La revuelta de los precarios

Conductores se querellan contra Cabify por sus condiciones abusivas: "Nadie hace menos de 60 horas a la semana"

Los responsables de Vector Ronda, la filial de flotas, y la ETT Jobandtalent ya han declarado ante el juez

Conductores se querellan contra Cabify por sus condiciones abusivas: "Nadie hace menos de 60 horas a la semana"

Cabify

6
Se lee en minutos

Una veintena de antiguos trabajadores de Vector Ronda —la filial de flotas de Cabify— se ha querellado contra la empresa, sus responsables y la empresa de trabajo temporal Jobandtalent. Las acusan de tres delitos: contra los derechos de los trabajadores, coacciones y detención ilegal.

Es la primera vez que los conductores del primer 'unicornio' tecnológico español se plantan ante sus jefes y denuncian en grupo. "El proceso ha sido lento, pero ya está cogiendo velocidad", afirma con orgullo Jorge Oller, uno de los querellantes más activos. "Ahora que empieza a tener éxito se han apuntado unos cuantos de Auro y se está ultimando una nueva querella similar".

Auro es otra empresa de flotas de VTC, pero no pertenece a Cabify sino al ex jefe del taxi en Madrid, José Antonio Parrondo, y a varios emprendedores tecnológicos conocidos por haber fundado Tuenti: Félix Ruiz, Hugo Arévalo y Zaryn Dentzel. Félix Ruiz fue, a su vez, presidente de la ETT Jobandtalent.

Vector es 100% propiedad de Cabify. Nació como Maxi Mobility Spain. En 2017, el ex-Pepephone Rosauro Varo se hizo con el 44% de la empresa. En abril de 2019, dos meses después de los hechos por los que se querellan los conductores, Cabify la absorbió entera de nuevo.

La querella, a la que ha accedido EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, ha sido admitida a trámite. Los responsables de Vector declararon el pasado jueves 21 de octubre por videoconferencia ante el juzgado de instrucción número 22 de Barcelona. Los de Jobandtalent, el día 29. Por la parte de Vector, fueron llamados Fernando Gatell, ex director general, Beatriz Nogués, ex directora de recursos humanos, Javier de Pablos, ex director de operaciones y Marcos Izquierdo, actual director de operaciones. Por la parte de Jobandtalent, el fundador y CEO Felipe Navío y la gerente de desarrollo, Elena Mejías.

Cabify/Vector no ha querido hacer declaraciones a este medio, mientras que fuentes de Jobandtalent aseguran estar "muy tranquilas" por haber respetado los convenios y no haber recibido ninguna sanción de la inspección de trabajo. "Es difícil justificar que hemos tenido explotadas a estas personas", apuntan. Ambas compañías recibieron una multa en marzo de 2021 por cesión ilegal de trabajadores.

Los trabajadores denuncian que la empresa les obligó a recoger firmas de usuarios en apoyo a los VTC bajo amenaza de despido

Los trabajadores no solo van contra la empresa por las duras condiciones laborales que esta impone —jornadas de 60 horas semanales a cambio de 1.150 euros limpios al mes— sino por los hechos que tuvieron lugar durante las protestas de 2019 en Barcelona, cuando la Generalitat aprobó el decreto de precontratación de los VTC. Esa fue la llama que prendió la mecha.

Según explica la querella, la empresa obligó a los trabajadores a "ser parte activa del conflicto", a estacionar su vehículo en la Diagonal y a captar "firmas de usuarios en apoyo a los VTC" bajo la amenaza de pagarles menos ese mes o, directamente, despedirlos.

"En 2019 hubo una huelga de taxistas en Barcelona que continuó con otra nuestra en la que paramos los VTC. Se guardaron los coches en las bases y no salimos más", continúa Oller. "Fueron veinte días. Nos hacían ir por las mañanas y por las tardes a la base. En Vector éramos algo más de mil empleados, pero como nos contrataban por ETT la cifra iba disminuyendo. Y en marzo la cosa se torció".

En marzo, Vector presentó un ERE para despedir a todos los trabajadores que quedaban. La compañía ya había amenazado con cesar su actividad en Cataluña tras la aprobación del decreto, que obligaba a realizar las reservas de VTC con al menos quince minutos de antelación para no competir con el taxi (más tarde se amplió a una hora, pero en pocos meses el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña lo suspendió).

"Nos echaron a todos. 800 tíos a la calle, sin indemnización ni nada. Pusimos una demanda social y, un tiempo después, dijimos: esto es una estafa", relata el ex conductor. A partir de ahí los trabajadores se organizaron para denunciar sus condiciones, que ya habían sido documentadas en los medios, ante la Justicia.

Trabajar sin descanso

Los trabajadores del sector de las VTC en España no son autónomos, como los repartidores, sino que trabajan contratados por flotas que a su vez son contratadas por las plataformas, Uber y Cabify. Las condiciones son prácticamente iguales para todos: sueldos que apenas superan los 1.000 euros al mes y jornadas muy superiores a las 40 horas semanales reglamentarias. Precisamente Cabify advirtió a finales de 2020 sobre estas malas prácticas a sus subcontratas y aseguró que aumentaría los controles para evitar jornadas maratonianas, tal y como contó La Información.

"El sueldo bruto eran 1.258 euros; el neto, 1.152. La promesa era que si hacíamos más de 65 viajes a la semana cobraríamos una prima. Yo nunca cobré nada, ni sé de nadie que lo hiciera", afirma Oller. "Prometían muchas cosas. Pero el primer delito está en las horas. Los contratos que hace Jobandtalent son de ocho horas al día, 40 a la semana. Nadie hace menos de 60".

Los contratos son temporales, por eso van a través de la ETT. Jobandtalent es, como Cabify, otro 'unicornio' tecnológico español que con los años se ha especializado en la nueva economía: en contratar a repartidores de Amazon y Glovo, conductores de VTC o cargadores de patinetes. Cuando los conductores cumplen un año de contrato, explican, o pasan a indefinidos en Vector perdiendo su antigüedad o se van a la calle.

Los querellantes describen jornadas de doce horas, de ocho de la mañana a ocho de la tarde, en las que la empresa les imponía circular permanentemente por el Área Metropolitana de Barcelona como si fueran taxistas. Debían, además, acudir a las áreas donde más potenciales clientes hubiera.

El convenio bajo el que están contratados, denuncian, es el del taxi y vehículos de alquiler con conductor de Barcelona, que establece un máximo de ocho horas de jornada sin contar las de descanso, comida o desplazamientos (es decir: ocho horas prestando servicio de forma efectiva, no ocho horas estando disponible para prestar ese servicio). A eso se agarran en Jobandtalent: las doce horas no tenían por qué ser de servicio, sino de disponibilidad.

A diferencia de los taxistas, los conductores de VTC no tienen paradas para descansar en la ciudad. "Y la aplicación de Cabify detecta dónde estás", apuntan los querellantes. "No puedes simplemente estar disponible, no puedes ir a casa a comer, sino que debes dar vueltas por la calle buscando clientes". Tantas horas trabajando sin descanso, sostienen, son un peligro para la seguridad vial.

Fue organizándose para discutir sobre sus condiciones cuando tuvo lugar el episodio de la "detención ilegal" por el que también se querellan a los responsables de Vector y Jobandtalent. Durante los días de paros, varios trabajadores se reunieron en una sala de la base y el director les echó. "Dijo: 'Aquí no se puede reunir nadie'. Nos fuimos a la calle, pero por orden suya se cerró la puerta. Y ahí nos quedamos 400 personas encerradas. Llamamos a los Mossos, así que tiene que haber un parte".

La mayoría de los querellantes son hombres —solo hay dos mujeres— y mayores, de más de sesenta años: el colectivo que, junto a los inmigrantes, predomina en este tipo de apps. "El colectivo de conductores VTC es muy precario. Hay muchos inmigrantes a los que les ha costado conseguir los papeles. Gente de bancos a la que han prejubilado. Gente separada. Gente mayor, parecida a mí", explica Oller.

La querella argumenta que los abusos se cometieron aprovechando la situación precariedad de los trabajadores. A este respecto, desde Jobandtalent señalan que la gente está contenta, según sus encuestas de satisfacción. "El salario medio, con las primas, es de 1.500 euros. Había muchos inmigrantes a los que coger el coche les viene fenomenal y mucha gente mayor que no tenía otra alternativa. Es un puesto con sus cosas buenas y malas, pero, en general, es un trabajo agradable", zanjan.

* Fe de errores

Una versión anterior de este artículo señalaba que los representantes de Cabify declararon el pasado día 29. Quienes declararon fueron los representantes de Jobandtalent.

Noticias relacionadas
Temas

Cabify