CRISIS ENERGÉTICA

La escalada histórica de precios lleva a la quiebra a decenas de empresas de luz y gas

El año pasado 44 comercializadoras de electricidad y de gas cesaron su actividad en España y otras 15 más han desaparecido en lo que va de 2022, según los registros de la CNMC

Torres de alta tensión de transporte de electricidad.

Torres de alta tensión de transporte de electricidad. / REE

3
Se lee en minutos

La escalada histórica de la electricidad y del gas ha puesto en situación límite a muchas compañías del sector. El ascenso desorbitado de los precios hasta niveles récord en los últimos meses ha puesto en tensión las cuentas de muchas energéticas independientes que no cuentan con el respaldo ni el músculo financiero de un gran grupo para aguantar el golpe. Casi 60 comercializadoras de luz y de gas natural han desaparecido en plena crisis energética.

Durante el año pasado, fueron 44 las comercializadoras de electricidad y de gas las que cesaron su actividad, según recoge la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) en un informe en el que se avanzan algunos impactos de la crisis energética en el sector de la la venta minorista. Nueve de estas comercializadoras fueron inhabilitadas a propuesta de la CNMC por incumplir sus obligaciones de pago y en el caso de las otras 35 se trató de ceses voluntario.

En lo que va de 2022 la sangría ha continuado y otras 15 comercializadoras más han desaparecido, según los registros con todas las compañías de luz y gas que operan en el mercado español que elabora y actualiza de manera permanente la CNMC. Se trata de ocho comercializadoras del mercado eléctrico y de otras siete del sector gasista.

La desaparición de estas compañías tiene impacto directo en las cuentas de los sistemas eléctrico y gasista en su conjunto y también para las decenas de miles de clientes que se quedan sin compañía. El cese de actividad de estas comercializadoras ha provocado la existencia de una deuda millonaria -que Competencia no desvela- que acaba soportando el resto de compañías como gastos del sistema. En España operan cerca de 300 comercializadoras de luz y otras 90 de gas.

Además, el parón del negocio de estas compañías provocó sólo el año pasado que unos 34.000 clientes tuvieran que se trasladados a un suministrador de último recurso, la solución de urgencia y de transición que por ley se le da como medida de protección a los consumidores que se quedan sin compañía por causas sobrevenidas.

GOLPE MÚLTIPLE EN PLENA CRISIS

Aunque no todos los ceses de actividad sean consecuencia de la quiebra de las compañías, lo cierto es que buena parte de las comercializadoras de luz y de gas se están encontrando con una combinación de factores que suponen un golpe directo a su salud financiera.

Los precios récord dispara el coste que han de asumir para comprar la electricidad y del gas; en algunos casos se están encontrando con impagos o retrasos en los abonos de sus clientes; la subida de precios eleva también el coste de las garantías que han de presentar para operar en los mercados energéticos; el retraso de meses en las lecturas del consumo por parte de los distribuidoras han hecho que las comercializadoras no puedan cobrar a sus clientes…

La intensidad del golpe de la subida de la electricidad y del gas en las cuentas de las comercializadoras depende de la estrategia comercial (si pueden trasladar al cliente parte de la subida o no) y de la estrategia compras de energía de cada compañía (si cuentan con cobertura y han comprado la electricidad a un precio inferior al que actualmente marca el mercado). Pero las comercializadoras no integradas en grandes grupos energéticos reconocen que la tesorería de muchas empresas se está tensionando por la espiral de precios.

Gobierno y CNMC sí que han tomado medidas para relajar algunas exigencias a las compañías para evitar más quiebras, aliviando las cargas financieras que deben afrontar en forma de garantías cuando realizan sus operaciones de compra y venta de electricidad en el mercado eléctrico, facilitando la detección temprana de impagos y garantizando la cobertura de los costes derivados de posibles reducciones de compras en mercado diario.

En paralelo, desde la Asociación de Comercializadores Independientes de Energía (ACIE) se ha venido alertando también del impacto de algunas reformas adoptadas por el Gobierno. Las comercializadoras han estado cobrando a sus clientes el IVA al 10% por la rebaja aplicada por el Ejecutivo pero pagando a las distribuidoras al 21%, lo que ha provocado un roto que las compañías que no cubrirán hasta que Hacienda devuelva ese exceso de IVA en mayo o junio de este año.  

Noticias relacionadas