JUSTICIA

Seis años de cárcel para el exdirectivo del PSOE que gastó fondos de Empleo en prostíbulos

Condenan además a cinco años y tres meses de prisión a la ex directora económica-financiera de la fundación de Empleo, Faffe, por un delito de malversación

El exdirector de la Faffe, Fernando Villén, saliendo de los juzgados.

El exdirector de la Faffe, Fernando Villén, saliendo de los juzgados. / Eduardo Briones /EPC

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a seis años de cárcel al ex director general técnico de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), Fernando Villén, por la utilización de tarjetas bancarias de la fundación para el pago de los servicios en distintos locales de alterne. También ha condenado a cinco años y tres meses menos un día de prisión a la ex directora económica-financiera de la Faffe, Ana Valls.

Tras el veredicto de culpabilidad emitido por un jurado popular, la Audiencia de Sevilla condena al ex director de la Faffe como autor de un delito continuado de malversación y falsedad en documento oficial, en concepto de inductor, y le impone seis años de cárcel, multa de 7.200 euros e inhabilitación especial para el ejercicio de cargo o empleo público durante seis años. La ex directora económica-financiera de la Faffe está condenada por malversación y falsedad en documento oficial, igualmente como autora, imponiéndole la pena de cinco años y tres meses menos un día de prisión, 5.840 euros de multa e inhabilitación especial para el ejercicio de cargo o empleo público durante cinco años.

La sentencia, notificada este jueves a las partes y contra la que cabe interponer recurso ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), condena al exdirectivo de Empleo, que fue miembro de la ejecutiva regional del PSOE andaluz, a indemnizar a la Junta de Andalucía en la suma de 24.129 euros. Villén gastó 32.566 euros en prostíbulos pero devolvió 8.437 euros el día 25 de marzo de 2010.

La Audiencia Provincial considera probado que Villén, que fue nombrado director general técnico de la Faffe desde que la misma fue creada en el año 2003, "había autorizado que dispusiera de tarjeta de crédito contra las cuentas de la misma para el abono de gastos de representación". "Prevaliéndose de su cargo", el acusado "llevó a cabo de manera continuada una disposición ilícita de los fondos de dicha entidad, utilizándolos para abonar los servicios que había solicitado en distintos locales de alterne de Sevilla y otras provincias andaluzas, usando para ello la tarjeta que en cada momento dispuso como director contra las cuentas de la fundación". "Dispuso de dichos fondos públicos (32.566 euros) para su aprovechamiento y lucro personal, en actividades completamente ajenas a la función pública, sin que haya devuelto los gastos realizados a través de ninguna de sus cuentas bancarias ni tampoco en metálico a través de la caja central de la fundación”, señala la sentencia. La directa económica fue la responsable, dice la sentencia, de simular las devoluciones de los referidos gastos de tarjeta registrando ingresos fingidos de tales devoluciones en metálico en la referida caja de la fudación. Esos "gastos ficticios" eran registrados como dietas o desplazamientos.

El exdirigente socialista estuvo al frente de la Faffe entre 2003 y hasta que se extinguió en 2011, designado por el entonces Gobierno del PSOE, en una fundación que tiene otra pieza judicial abierta en los tribunales por un presunto caso de nepotismo y red clientelar, tras la denuncia del Sindicato Andaluz de Funcionarios de “enchufismo” aportando una lista de 85 personas que entraron a trabajar en la fundación y que tienen relación de amistad o familiar con cargos socialistas en aquel periodo.

Este caso de corrupción fue clave en las elecciones andaluzas de 2018, cuando el candidato del PP, Juan Manuel Moreno, decidió comenzar su campaña a las puertas de uno de los prostíbulos donde este exdirectivo socialista pagó una de las juergas más cuantiosas con dinero público. Esa fiesta en el 'Don Angelo' costó 14.737 euros la noche del 22 al 23 de marzo de 2010, justo cuando el que era consejero de Empleo, Antonio Fernández, fue cesado por el caso de los ERE, que ya lo acechaba y por el que hoy cumple condena en la cárcel, y salió del Gobierno. El PP siempre ha insinuado que esa gran orgía fue con la cúpula de Empleo pero el acusado nunca ha desvelado durante el juicio quién lo acompañó esa madrugada en el puticlub.