FONDOS EUROPEOS

Conexión naranja: un amigo de Rivera recibe 4 millones a dedo para montar el Mad Cool andaluz

El holograma de Albert Rivera fue creado por su amigo Rafa Coto, que montará el Mad Cool andaluz

El holograma de Albert Rivera fue creado por su amigo Rafa Coto, que montará el Mad Cool andaluz / EPC

  • Rafael Coto, empresario vinculado a Ciudadanos y a Rivera, se ha asociado al creador del Mad Cool

  • Juntos han conseguido un patrocinio de 4,2 millones de euros de fondos europeos de la Junta de Andalucía

  • Su festival contraprograma a otro anunciado antes y promovido por los ex-socios del creador del Mad Cool

11
Se lee en minutos

Ciudadanos, a través de la Consejería de Turismo de la Junta de Andalucía dirigida por el vicepresidente Juan Marín, ha reventado el mercado de los festivales de música concediendo a dedo una subvención de 4,2 millones de euros a Rafael Coto, un amigo de Albert Rivera recientemente asociado con los creadores del Mad Cool.

El contrato está financiado al 80% por la Unión Europea a través de los fondos FEDER. La empresa receptora es Andalucía Big Festival SL, una compañía creada hace menos de un año —en septiembre de 2021— por Coto, Javier Arnáiz y Francisco Castromán.

Arnáiz y Castromán son los administradores de Mad Cool Festival SL, la entidad que monta el festival madrileño y en la que Rafael Coto no tiene ningún cargo. Varias empresas de Coto han trabajado en el pasado para Ciudadanos, colaborando en la producción de sus campañas.

El festival respaldado por la Junta será en Málaga el 8, 9 y 10 de septiembre, se llamará Andalucía Big Festival by Mad Cool y presentó su cartel a principios de abril. Lo encabeza la banda californiana Rage Against the Machine.

Aprovechando su paso por España, Mad Cool se ha sacado un segundo festival de la manga ese mismo fin de semana en Madrid que también encabezará Rage Against The Machine.

"Es un cantazo", dice un promotor a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA. "Vas a Andalucía y haces un festival 'by Mad Cool', una marca de Madrid. Es como si montas en Valencia algo 'by BBK Live'. Y encima llevas a Rage Against The Machine a Madrid ese mismo fin de semana. Es muy sorprendente que lleven a la misma banda grande a la ciudad que más gente arrastra a competir contra Andalucía, que es quien pone la pasta".

Alberto Ortiz, responsable de la Empresa Pública de Turismo y Deporte dependiente de la Consejería de Marín, explica a este diario que los promotores presentaron el proyecto a la Junta el año pasado "antes del verano". No hace comentarios sobre la cercanía de Albert Rivera, el antiguo presidente de Ciudadanos, y el promotor Rafael Coto.

Asegura que "se estudiaron los impactos" que generaría el evento y se concluyó que era de interés para la comunidad, sobre todo por sus cabezas de cartel —además de RATM, Muse y Jamiroquai—, por el público europeo que puede atraer y por la fecha, al final de la temporada de verano.

Ortiz cree que el concierto de Rage Against The Machine en Madrid no competirá con el festival malagueño e insiste en que los 4,2 millones —3,5 + IVA— son de patrocinio, no de subvención, razón por la cual no han hecho concurso público.

El contrato fue desvelado desvelado el pasado mes de febrero por La Voz del Sur y discutido en marzo en el parlamento andaluz, donde la oposición lo cuestionó ("huele muy mal", dijo un diputado del PSOE) y Marín lo defendió ("los ERES también huelen muy mal", respondió).

El patrocinio es la fórmula habitual con la que las administraciones apoyan a los festivales y otros eventos culturales, si bien esta es una cuantía nunca vista.

"Son cifras desorbitadas. Creo que en España ningún festival ha conseguido algo así nunca", continúa el mismo promotor. "Y el sector lleva dos años pasándolo fatal. Que los fondos, encima europeos, se dediquen a un único promotor y evento no es ni ético ni estético".

Por comparar: la Diputación de Castellón concedió en 2019 145.000 euros al FIB y 165.000 euros al Arenal Sound, dos consolidados festivales españoles. El Primavera Sound, según información recopilada por Metrópoli Abierta, recibió entre 2018 y 2019 720.000 euros de varias administraciones. En Andalucía, el Starlite de Marbella recibió el año pasado 150.000 euros.

Madrid concederá este año 1,4 millones al Mad Cool, una cuantía que ha aumentado con los años y de la que fuentes municipales destacaron en el pasado que era la subvención "más alta destinada a un promotor cultural privado". Y, pese a todo, el patrocinio andaluz es más del doble.

¿De dónde sale el amigo de Rivera?

Andalucía ha concedido un insólito patrocinio millonario a una empresa para que organice un macrofestival. Los socios de esta empresa son tres: Rafael Coto, Javier Arnáiz y Francisco Castromán, un productor gallego que lleva años asociado a Arnáiz.

El primero, Rafael Coto, tiene claros vínculos con Ciudadanos, el partido que a la postre le ha concedido el dinero. El segundo, Javier Arnáiz, lleva tiempo montando festivales que contraprograman a los de sus antiguos socios, los vascos Last Tour International (promotores del Azkena Rock Festival y el BBK Live, entre otros).

Curiosamente, Last Tour organiza un festival en Mijas —a media hora de Málaga— el fin de semana antes del Andalucía Big Festival.

Rafael Coto y Javier Arnáiz no tienen ninguna relación empresarial anterior al Mad Cool andaluz, según datos del Registro Mercantil revisados por este periódico.

Beatriz Tajuelo, la ex de Rivera, Albert Rivera y Rafael Coto

/

Rafael Coto Barrios es empresario y fundador de la productora audiovisual Crazy4Fun. EL PERIÓDICO DE ESPAÑA contactó por él vía Linkedin para solicitar una entrevista. Coto derivó la petición al servicio de prensa del festival Mad Cool, que no contestó a varias solicitudes de información. EL PERIÓDICO DE ESPAÑA volvió a contactar con él por Linkedin y le envió una batería de preguntas que no han sido respondidas en el momento de escribir esta información.

Además de formatos musicales para RTVE, como La Hora Musa o una gala navideña en 2018, Crazy4Fun fue la encargada de producir el inicio de campaña de Ciudadanos para las elecciones catalanas de 2017. Así lo contó la propia empresa en su Instagram, en un vídeo promocional en el que Coto aparece caminando detrás de Albert Rivera.

Posteriormente, en el inicio de campaña para las generales de 2019, Crazy4Fun fue la encargada de crear el holograma que permitió a Albert Rivera 'saltar' de una plaza de pueblo a la sede del partido. Lo anunció el mismo Coto en Twitter.

Pero los lazos entre el ex mandatario de Ciudadanos y el empresario no terminan ahí. Rafael Coto trabajaba como mánager del cantaor de flamenco Miguel Poveda, con quien Albert Rivera y su ex pareja Beatriz Tajuelo fraguaron una gran amistad. Lo contó el expolítico cuando acudió al programa de Bertín Osborne, en el que Poveda apareció de invitado sorpresa.

Tajuelo, según han reportado varios medios de la prensa rosa, trabajó para una empresa de Rafael Coto y para Miguel Poveda como asesora. Estas relaciones laborales terminaron cuando cortó con Rivera.

Miguel Poveda fue, según contó Vanitatis, quien introdujo a Albert Rivera en el círculo de su actual pareja, la cantante Malú. Y, por lo que se observa en sus redes sociales, ahora Rafael Coto trabaja con ella además de prepararse para montar el Mad Cool andaluz. Coto saca a Malú en varias publicaciones de su Instagram en las que habla de que presentan juntos su disco y su gira.

En el pasado, Coto también ha subido fotos de cena con Albert Rivera y con otras 'celebrities', como el futbolista Nolito o el empresario Kike Sarasola, que cedió un piso de lujo al expolítico durante dos años. El equipo de Rivera no ha contestado a una solicitud de información de este diario.

José Javier Arnáiz López, segundo socio en discordia, es un viejo conocido en el sector de los festivales españoles.

Arnáiz se dedicaba a vender coches fúnebres antes de fundar Last Tour International, uno de los grandes operadores del mercado de festivales, junto a otros dos socios (Alfonso Santiago y Xabier Arretxe). Crearon el Azkena Rock en Vitoria y el BBK Live en Bilbao y en 2013 intentaron saltar a Madrid con el Electric Weekend, que encabezaron Metallica y Rage Against the Machine.

Ese festival solo duró una edición. A Arnáiz se le quedó una espinita clavada. Quería montar un festival en la capital y en 2015, ya fuera de Last Tour y con el apoyo de Live Nation, empezó a dar forma al festival Mad Cool.

Mad Cool ha contraprogramado al BBK Live en varias ocasiones. En 2018, el Mad Cool cambió la fecha que tenía prevista y coincidió sospechosamente con el BBK Live. El director de comunicación de Last Tour declaró haber "flipado, porque además lo ha montado un exsocio nuestro".

Arnáiz ayudó, además, a montar el Download Festival en Madrid, un festival muy parecido estilísticamente al Azkena Rock de sus antiguos socios y al que también contraprogramó en 2016.

Dos festivales muy parecidos

El Mad Cool andaluz parece otro claro caso de contraprogramación. En este caso el afectado es Cala Mijas, un festival promovido por el Ayuntamiento que se presentó antes.

El PSOE de Mijas tenía "el compromiso electoral" de llevar un festival al municipio. "Es muy turístico y nos faltaba un gran referente con el que pudiéramos llegar al público nacional e internacional", dice la concejala de fiestas Tamara Vera. Tras la pandemia se pusieron manos a la obra y licitaron un concurso para encontrar promotor.

No es habitual que las administraciones monten sus propios festivales —la fórmula más común, ya vimos, es el patrocinio— pero el consistorio mijeño optó por esa opción. Al concurso se presentaron varios promotores y lo ganó Last Tour. Este año, el Ayuntamiento pagará 950.000 euros por la organización.

Cala Mijas se celebrará el primer fin de semana de septiembre y el cartel lo encabezan Arctic Monkeys, The Chemical Brothers y Liam Gallagher. Uno de los argumentos del consistorio es que se escogió esa fecha para alargar la temporada turística.

"Escogimos septiembre para no molestar ni hacer la competencia [a otros festivales]", dice Vera. "Venimos a sumar".

Este es también uno de los argumentos de la Junta para montar el Mad Cool andaluz. El estilo musical e incluso la estética de los carteles son muy similares.

"Se dañan el uno al otro. Están a una semana, a una distancia mínima, tiene dos cabezas de cartel cada uno, similitud de precios y la misma cohorte de público", reflexiona una persona con amplísima experiencia montando festivales en Andalucía. "Desconozco cómo surgió cada uno. Solo sé que el Andalucía Big Festival llegó de la noche a la mañana".

Fuentes bien informadas añaden, además, que la idea original de Arnáiz y Coto era llevar a Rage Against the Machine a Málaga y a Basauri, en Bilbao. En este municipio se formó un gran revuelo al recibir la noticia de un posible macrofestival y las administraciones le dieron carpetazo. Madrid fue el segundo plato y ahora competirá directamente con Málaga.

"Usan fondos europeos para prácticas especulativas"

Los 4,2 millones de dinero público con los que cuenta el Andalucía Big Festival aumentan considerablemente su presupuesto. Organizar un festival de ese nivel cuesta más de diez millones de euros, según fuentes del sector. En 2019, por ejemplo, el Mad Cool costó 15 millones, de acuerdo a las cuentas depositadas en el Registro Mercantil.

Con ese dinero, los organizadores se pueden permitir pagar más a los artistas y desestabilizar el mercado. "Han ido a cuchillo, duplicando y triplicando ofertas. Son los que más van a pagar a Rage Against the Machine en toda Europa", dicen estas fuentes bien informadas. "Que se use el dinero europeo para estas prácticas especulativas y competencia insana no es bueno para nadie".

Han ido a cuchillo. Son los que más pagarán a RATM en Europa

Esta queja no es nueva en el sector. "Se ha creado un 'revival' de aquellas luchas extremas de 2008, incluso vuelven los nombres de Metallica y Rage Against the Machine, pero es menos traumático porque cada festival tiene su público. No parece tan claro que se estén robando público los unos a los otros", sostiene el periodista David Saavedra, autor de una completa guía sobre festivales en España. "Quizá la lucha sí sea encarnizada para robarse cabezas de cartel, pero no sé si eso al público le interesa ya mucho".

Quienes sí están disgustados son los promotores andaluces, que han asistido perplejos a cómo dos promotores que nada tienen que ver con su tierra se han llevado a dedo un contrato millonario y a que su vicepresidente defienda que el festival "aportará prestigio" y "dará proyección internacional a la marca Andalucía".

Los promotores hubieran preferido que ese dinero se repartiera entre todos, sobre todo después de dos años de sequía.

Noticias relacionadas

"Mire a su alrededor, señor Marín. Andalucía está a rebosar de propuestas con esos objetivos que usted ahora cita", le interpelan en una carta abierta y firmada por once festivales andaluces. "Y muchos de ellos, por no decir su casi totalidad, no han recibido de su Consejería ni siquiera unas palabras de agradecimiento en todos estos años de existencia".

Con información de Fran Extremera, periodista de La Opinión de Málaga.

* Fe de errores

En la información del holograma se decía erróneamente que Light Sound Group era una empresa de Rafael Coto, cuando solo es una proveedora de su compañía Crazy4Fun

Temas

Ciudadanos