DIVISAS DIGITALES

La plataforma de criptomonedas FTX se declara en bancarrota y su jefe dimite

La decisión confirma el colapso total de le empresa, una de las más importantes del sector, que llegó a estar valorada en 32.000 millones de dólares y que en los últimos días se vino abajo por falta de liquidez

La plataforma de criptomonedas FTX se declara en bancarrota y su jefe dimite
3
Se lee en minutos

La crisis de liquidez de FTX se ha saldado de la peor manera posible para una empresa con la declaración de bancarrota. La plataforma de intercambio de critopmonedas, con sede en Bahamas, ha sucumbido a la falta de liquidez y su fundador, el criptomillonario Sam Bankman-Fried, ha dimitido de su puesto. El propio Bankman-Fried había reconocido esta semana que la compañía tenía un agujero de 8.000 millones de dólares. La retirada masiva de fondos por parte de los clientes ha provocado una situación insostenible para las cuentas de la empresa. El resto de actores del mercado tampoco ha querido hacerse cargo y nadie ha querido adquirir la compañía. Binance en un primer momento estudió la adquisición, pero tras estudiar las cuentas aseguró que no era posible. El hundimiento de una de las principales plataformas del sector de las criptomonedas deja en el aire los fondos de alrededor de un millón de usuarios, y deja un panorama de consecuencias imprevisibles en el universo 'cripto'.

El bitcoin, una de las criptomonedas más populares, está sufriendo caídas en torno al 4% y cada unidad está valorada por debajo de los 17.000 dólares. Ethereum, otra de las grandes del mercado, también retrocede y ahora cotiza en unos 1.200 dólares por unidad. Estas pérdidas contrastan con las ganancias que registraban estos criptoactivos en las primeras horas del viernes. Por ejemplo, a las 10.30 horas, bitcoin cotizaba a 17.348 dólares (16.925 euros), un 3,97% más, en tanto que ethereum se revalorizaba un 5,15%, hasta los 1.277 dólares (1.245 euros).

En un comunicado, FTX aseguró que la declaración de bancarrota es la medida adecuada para gestionar los activos de la compañía y proteger los intereses de sus accionistas. El proceso afectará a unas 130 empresas afiliadas, incluida su firma de inversiones Alameda Research, pero no a las filiales Ledgerx.LLC, FTX Digital Markets, LTD, FTX Australia y FTX Express Pay.

La compañía anunció que el cargo de consejero delegado será asumido por John J. Ray III y dijo Bankman-Fried y numerosos empleados de la firma continuarán trabajando para asistir al nuevo máximo responsable y a profesionales independientes durante el proceso de quiebra. El movimiento se dio a conocer horas después de que las autoridades de Bahamas, donde FTX tiene su sede, congelasen los activos del grupo y diesen los primeros pasos para nombrar a un encargado de liquidar una de sus entidades.

FTX desembarcó en Bahamas en 2021 desde Hong Kong, donde había comenzado a operar y se había establecido como una de las plataformas de más éxito en el sector de las criptomonedas. En los últimos días, las dudas sobre la solvencia de la compañía se dispararon por varias informaciones, lo que llevó a muchos usuarios a apresurarse a retirar su dinero, dejando a FTX sin liquidez y en busca de un rescate.

Renuncia de Binance

La situación de FTX se complicó aún más el miércoles, cuando Binance -la principal plataforma de intercambio de monedas del mundo- anunció que retiraba la oferta de compra que había anunciado un día antes, cuando se había ofrecido a acudir en apoyo de su rival. "Nuestra intención en un principio fue la de apoyar a los clientes de FTX en su búsqueda de liquidez, pero el asunto escapa a nuestro control y nuestra capacidad de ayuda", señaló Binance en un comunicado.

El movimiento provocó un nuevo desplome del FTT, el activo digital de FTX, y fuertes caídas en todo el mercado de criptomonedas, justo un año después de que el bitcoin -la criptodivisa más importante- alcanzase su máximo histórico.

Finalmente, este jueves Bankman-Fried pidió disculpas y admitió que cometió errores a la hora de calcular los niveles de liquidez que eran necesarios, así como a la hora de dar explicaciones sobre la situación de la plataforma una vez que se desató la crisis.

Noticias relacionadas

El multimillonario, de 30 años, dijo entonces estar haciendo todo lo posible para obtener liquidez y evitar una quiebra que finalmente se materializó hoy, con un agujero financiero que se estima en unos 8.000 millones de dólares.

Mientras tanto, han ido saliendo a la luz numerosos detalles sobre el funcionamiento de la plataforma, entre ellos el hecho de que FTX usó miles de millones de dólares depositados por sus clientes para financiar arriesgadas inversiones. FTX, según dijo una fuente a The Wall Street Journal, prestó el dinero a su firma de inversiones, Alameda Research, que lo usó en agresivas operaciones y que ahora debe a la plataforma unos 10.000 millones de dólares.