SECTOR INMOBILIARIO

Gonzalo Bernardos (UB): “El problema de 2023 van a ser los bancos, que van a cortar el crédito para la vivienda”

  • Según el Profesor Gonzalo Bernardos, toda la vivienda de obra nueva que salga al mercado se seguirá vendiendo porque no satisface la demanda actual

  • Para 2023, las estimaciones realizadas son una caída de las compraventas de viviendas del 15% y de precio del 3%-7%

Gonzalo Bernardos (UB): “El problema de 2023 van a ser los bancos, que van a cortar el crédito para la vivienda”
4
Se lee en minutos

El problema de 2023 van a ser los bancos, que van a cortar el crédito para la vivienda”. Así de rotundo resume el panorama inmobiliario para el próximo año Gonzalo Bernardos, Profesor titular de Economía de la Universidad de Barcelona y consultor económico e inmobiliario. Bernardos espera que los bancos recorten el número de hipotecas otorgadas en los próximos meses y entrar en una “ligera recesión”, en el peor de los casos.

Los principales afectados de la parada en la financiación serán los más jóvenes. “El corte del grifo no le afectará al que cobra 4.000 euros y se quiere cambiar de una vivienda a otra mejor. Esto le afectará a la pareja joven que quiere comprar una vivienda de 120.000 euros en Lugo o Cáceres”, explicó el Profesor de la Universidad de Barcelona, en una ponencia organizada por Bnew. Los grandes perjudicados serán la gente humilde y la vivienda de segunda mano. Además, Bernardos cree que le afectará mucho menos a las zonas céntricas de las grandes ciudades que a la periferia o los municipios más pequeños.

Los pronósticos del Profesor son cerrar 2022 con los tipos de interés dictados por el Banco Central Europeo entre el 2,25% y el 2,50%, lo que elevaría el Euríbor hasta el 3,5%. Bernardos califica la política de contener la inflación del BCE como “un gran error” y deja en manos de este organismo la entrada en una crisis de España. “En 2023, España podría entrar en recesión durante dos o tres trimestres y el mercado inmobiliario se verá afectado en una caída de las transacciones de viviendas hasta de un 15% y de precios de entre el 3% y el 7%”, añade.

A pesar de los problemas que viven los mercados financieros globales, con caídas en el S&P 500 que rondan el 21%, el mercado de la vivienda muestra un comportamiento diferencial: despega y retrocede lento. “El inicio de la pandemia fueron dos meses en los que no se vendieron viviendas, sin embargo, las transacciones solo retrocedieron un 14,5% y los precios un 5%”, recuerda el Profesor Bernardos.

Vivienda de obra nueva

Gonzalo Bernardos coloca a las promociones de vivienda de obra nueva como los activos más resilientes en los próximos meses: “La vivienda de obra nueva no está sobrevalorada porque la demanda es muy superior a la oferta. En 2022, como mucho se van a iniciar 135.000 nuevos inmuebles que, comparados con los 725.000 que se iniciaron en 2006, son poquísimos. Para 2023 y 2024 estima que los visados de inicio de obra serán muy similares a los de 2021 y 2022; mientras las previsiones de venta de este tipo de unidades será toda la oferta disponible.

A raíz de esto, Gonzalo Bernardos cree que las promotoras de pisos de primera mano no van a tener problemas: “Los pequeños y grandes promotores tienen el 60% de las viviendas del año que viene vendidas y el 40% de las del año 2024”. Aedas Homes, una de las mayores promotoras de España, cuenta con un 89% de sus proyectos vendidos a entregar hasta marzo de 2023 y el 62% hasta marzo de 2024. También Neinor Homes, otra de las grandes cotizadas, suma 2.636 preventas, el 96% de las que finalizará en 2022 y el 51% de las de 2023. Solo en caso de catástrofe económica en en país podrían no convertirse estas preventas en ventas.

Ley de Vivienda y control de alquileres

Gonzalo Bernardos también tuvo tiempo durante Bnew para hablar de la nueva Ley de Vivienda, que continúa aún en tramitación en el Congreso de los Diputados. El Profesor fue muy crítico con la nueva regulación a la que tildó de horrorosa: “Si tienes un inquilino que no puede pagar la renta y es vulnerable, te lo comes porque no hay vivienda social donde alojarlo”. Además, Bernardos cree que ninguna política que lleve limitación de rentas será positivo: “Hay excesiva demanda para la oferta que hay. Lo racional sería aumentar la oferta, pero se fastidia al propietario para reducirla. En todos los lugares donde se ha intentado un control de rentas ha fracasado”.

El economista calificó la política en materia de vivienda social en España como “una vergüenza”. También recordó que en todos los sectores en los que se han impuesto topes, como el caso del gas, se ha compensado a las empresas; mientras en el residencial se ha prohibido elevar los alquileres por encima del 2% y no se ha compensado a nadie. El Profesor cree que la consecuencia inmediata de esta medida es que va a haber gente enfadada que venda su vivienda, causando una bajada en la oferta y una subida en los precios.

“Todos los partidos dicen que van a generar mucha vivienda en alquiler y luego nada. De las 110.000 nuevas viviendas que se iniciaron en 2021, hay 5.000 destinadas a alquiler social. Esto es completamente insuficiente. ¿Tienen intención de hacer más? No, ninguna”, aseguró tajantemente. Gonzalo Bernardos cree que la Administración pública ha dejado en manos de los privados las viviendas de protección oficial. “Se quiere hacer populismo con la vivienda y el mercado del alquiler no va a ser controlable”.

Noticias relacionadas