Boom inversor

El idilio de los famosos con el capital riesgo

Agencias

Agencias

Chiara Ferragni, Jessica Alba, Serena Williams, Leonardo Di Caprio o Piqué se rinden ante los encantos de los fondos

5
Se lee en minutos

La influencer mundialmente conocida Chiara Ferragni anunciaba la pasada semana en medios internacionales que buscaba un fondo de capital riesgo que ayudara a expandir su negocio internacionalmente. Con más de 26,1 millones de seguidores en Instagram, el caso de éxito de Ferragni lleva años estudiándose en prestigiosas universidades como Harvard y cuenta con una serie de Amazon Prime en la que participa junto a su familia (The Ferragnez). Con la futura entrada de un private equity en su negocio -que opera bajo la marca Fenice- pondrá la guinda a su millonario pastel de ingresos, que prevé que asciendan a 130 millones de euros este año. Por cada publicación en Instagram, la influencer italiana cobra entre 52.000 y 100.000 euros.

La apuesta de Ferragni por el capital riesgo no es novedosa, pues un amplio número de famosos de todo el mundo se han lanzado a trabajar con estos inversores para hacer crecer sus marcas. Un claro ejemplo de esto es el de la actriz Jessica Alba (Los cuatro fantásticos, Sin City) que lleva años haciendo crecer su empresa de cosmética natural Honest Co junto a L Catterton, el fondo de capital riesgo de LVMH. Esta firma es conocida en España por haber invertido en conocidas compañías de moda como El Ganso o Pepe Jeans, así como la cadena de hamburgueserías Goiko Grill (donde desembolsó 150 millones de euros en una de las transacciones más sonadas de la industria de la restauración nacional).

“Los contactos han abierto las puertas de muchos famosos al mundo inversor, no sólo para recaudar dinero, también para captar clientes", explican desde una consultora.

Otra conocida famosa también lleva años recibiendo el respaldo de inversores de capital riesgo: Gwyneth Paltrow. La actriz galardonada con el Óscar por su papel en Shakespeare in Love ha recibido el apoyo de fondos en su compañía Goop, una plataforma de comercio electrónico especializada en el bienestar, que en 2018 llegó a estar valorada en más de 200 millones gracias a la aportación de inversores como Lightspeed (que participa en Epic Games, la dueña del conocido videojuego Fornite), Felix Capital (accionista de la firma de moda Farfetch, de Deliveroo o de la famosa empresa de bicicletas estáticas Peloton) o Greycoft Partners (que ha invertido en el Huffington Post).

Goop, la plataforma online de la actriz Gwyneth Paltrow cuenta con el apoyo de fondos de capital riesgo.

/ Agencias

“Los contactos han abierto las puertas de muchos famosos al mundo inversor, no sólo a nivel de recaudación de fondos, sino a la hora de captar clientes o hacer sus negocios más conocidos. La realidad es que los inversores no sólo destinan capital a compañías por tener a un conocido famoso detrás, sino por que ven un negocio exitoso con posibilidades de crecimiento, pero pueden tener más facilidades a la hora de tener el primer contacto con ellos, que a veces para los empresarios anónimos es más complicado”, explican desde una consultora a esta publicación.

Cuando es el famoso el que invierte

Por otro lado, también se está produciendo la tendencia opuesta: cada vez más celebrities actúan como inversores particulares de determinadas compañías. En función de sus gustos o aficiones, de su experiencia o donde han detectado exitosas dinámicas de negocio. Actores como Will Smith o Asthon Kutcher; cantantes como Bono, el líder de U2, y Justin Bieber; o deportistas como Serena Williams son algunos de los mejores ejemplos de famosos que apuestan por el negocio del capital riesgo. En España, uno de los más activos en inversiones es el jugador del FC Barcelona, Gerard Piqué.

El central del equipo blaugrana cuenta con una amplia trayectoria como business angel (un inversor que proporciona capital a una empresa emergente a cambio de una participación accionarial), especialmente en negocios relacionados con el mundo del deporte. En este sentido, Piqué ha “apadrinado” la firma de fútbol fantasy Sorare junto a grandes fondos de capital riesgo como Accel Partners o Benchmark a través de su sociedad de inversión Kosmos. A través de esta plataforma también ha montado una agencia de representación de deportistas, es dueño del FC Andorra, ha comprado los derechos televisivos de la liga francesa en España y ha modernizado la Copa Davis.

El futbolista de Barça, Gerard Piqué, junto al presidente de Rakuten, Hiroshi Mikitani, en la Copa Davis.

/ Agencias

“Cada vez es más frecuente ver cómo altos patrimonios especializados en un determinado sector, ya sea por su trayectoria profesional o por sus aficiones, se lanza a invertir de manera directa en empresas. No es sencillo y requiere contar con un buen equipo detrás, pero para estos inversores es una de las mejores maneras de diversificar su patrimonio en industrias que conocen o en las que creen que pueden aportar valor y devolver parte de lo recibido”, explican desde una firma de asesoramiento a esta publicación.

Otra de las fórmulas -y de las más ambiciosas- es montando su propia gestora de capital riesgo, como ha hecho la tenista Serena Williams. A través de su fondo Serena Ventures invierte sus recursos en startups de diferentes sectores. Frente a esto, está el caso de Leonardo Di Caprio, que en septiembre de 2020 tomó una participación en el fondo Struck Capital, que persigue el objetivo de convertir Los Ángeles (Estados Unidos) en un nuevo hub de empresas tecnológicas. De hecho, este actor se ha sumado recientemente a una de las últimas modas inversoras: las SPACs.

Su estrategia de inversión es distinta: algunos invierten directamente en empresas, otros montan fondos de capital riesgo y otros lo hacen a través de gestoras de terceros

Esta estrategia de inversión consiste en constituir una empresa que salga a bolsa a recaudar capital con el único objetivo de que luego compre o se fusione con otra. En esta línea, Di Caprio ha aportado capital para una fintech denominada Aspiration junto con otros famosos reconocidos mundialmente como Orlando Bloom, Cindy Crawford o la multimillonaria familia Arnault (dueños de LVMH), entre otros.  

Noticias relacionadas