Empresas

La inversión privada bate su récord en España y supera los 8.700 millones de euros en 2022

La primera estimación de Spaincap muestra cierta contención del capital riesgo, pero un crecimiento de casi el 35% entre las operaciones más conservadoras

La inversión privada bate su récord en España y supera los 8.700 millones de euros en 2022
2
Se lee en minutos
Paula Clemente

Cierre de año con regusto dulce en terreno inversor. Según la primera estimación de Spaincapagrupación española de firmas del sector, el capital privado movió en total 8.735 millones de euros en 2022 en España, un 15% más que en 2021 y cerca de un 2,5% más que en 2019, su mejor año hasta la fecha. Es decir, que pese a que muchos profesionales, empresas y fondos han comedido sus operaciones en los últimos meses, la euforia de principio de año ha podido más y el balance es positivo. Lo es, sobre todo, gracias a las operaciones más conservadoras, que, aunque no baten la marca anterior a la pandemia, sí superan en un 34,7% las cifras del año anterior.

“Pese a la ralentización de la economía que se está produciendo a nivel global, nuestra industria continúa optimista y apostando por nuevas empresas y sus equipos, con otro récord de inversión en volumen y número de operaciones”, ha sintetizado el presidente de la asociaciónOriol Pinya.

Los datos que maneja Spaincap indican que se ejecutaron 935 inversiones, una cifra también histórica pero muy similar a la del año anterior. La gran mayoría han sido operaciones de capital riesgo (más asociado a ‘startups’ o empresas en edad de crecer), aunque mueven cinco veces más de capital los 190 acuerdos en compañías más consolidadas, 7.257 millones de euros.

En este sentido, las mayores inversiones fueron la de CVC Capital Partners en La Liga, la de The Carlyle Group en Altadia, la de BainCapital y JBCapitalMarkets en ITP Aero y otra de CVC en Neolith.

En el capital riesgo, las principales rondas han sido la de Paack, la de Factorial, la de Typeform, la de TravelPerk y la de Impress, todas ellas, empresas catalanas. En cualquier caso, este sector exhibe más síntomas de resentimiento: en total, la inversión más centrada en empresas tecnológicas sumó 1.478 millones de euros en 2022, lo que representa un 30% menos que el año pasado.

El propio presidente de Spaincap, también fundador de Abac Capital, o reconocidos inversores como Carlos Blanco, ya advertían a mitad de año que la situación económica estaba empezado a resentir la dinámica que llevaba el capital riesgo en los meses previos, aunque eso no era necesariamente una mala noticia. “Se ha corregido la locura”, resumía entonces Blanco, que, igual que Pinya, asociaban la sensación de frenazo inversor con una situación general más delicada que siempre suele llevar a los profesionales del sector a parar, observar y endurecer las condiciones en las que prestan su dinero.

Capacidad de apoyo

Noticias relacionadas

De todos modos, Pinya ha dejado claro este jueves que no teme excesivamente lo que pueda pasar. “El sector del capital riesgo y del capital privado ha demostrado, a lo largo de periodos de ralentización anteriores, su capacidad de financiación y apoyo hacia las empresas en las que participa”, ha asegurado. “Seguiremos impulsando las ‘startups’ y pymes españolas, que en este momento necesitan capital por un futuro sostenible y un acompañamiento en su gestión”, ha añadido.

De nuevo según sus datos, las buenas noticias son que se mantiene el apetito de los fondos internacionales (el 80% del capital que se invirtió en España viene de fuera de sus fronteras), y que cada vez hay más grandes operaciones, una de las tradicionales debilidades del mercado nacional.