SECTOR INMOBILIARIO

La sueca Intrum cierra la compra de la histórica inmobiliaria de Sabadell

  • Intrum ha adquirido el 20% de Solvia que aún estaba en manos de la entidad desde hace tres años

  • Solvia cuenta con más de 150.000 activos inmobiliarios en España bajo gestión

La sueca Intrum cierra la compra de la histórica inmobiliaria de Sabadell

Intrum

3
Se lee en minutos

Fin de la adquisición. La compañía sueca Intrum ha cerrado la absorción de Solvia, la histórica inmobiliaria de Banco Sabadell. Intrum ya era dueña del 80% de las acciones desde 2019, cuando pagó 241,4 millones de euros, que incluía un acuerdo para que años más tarde se completase la adquisición. Esta mañana la empresa cotizada en la Bolsa de Estocolmo ha confirmado la operación.

"Con esta transacción, Intrum refuerza su apuesta por el mercado español y su liderazgo en la industria del Servicing, manteniendo una estrecha relación con Banco Sabadell, entidad con la que colabora desde hace más de ocho años en la gestión de créditos y activos inmobiliarios", señalan en el comunicado enviado a los medios de comunicación. En la actualidad, Solvia gestiona más de 150.000 activos inmobiliarios en España.

Esta operación permite a Banco Sabadell liquidar su exposición al sector inmobiliario, derivada de la anterior crisis. Sin embargo, el consejero delegado de la entidad, César González-Bueno, deja la puerta abierta a mantener la alianza que tiene con Intrum. Solvia se dedica a la gestión de deudas impagadas, con o sin colateral inmobiliario. Aunque no haya una ola de impagos como hubo entre 2008 y 2012, siempre existirán y los bancos necesitarán socios externos para esto.

Todos los bancos españoles contaban con su compañía especializada en este tipo de activos. Banco Santander creó Aliseda y Altamira, que finalmente acabó vendiendo a Blackstone y Do Value, respectivamente, aunque guarda un porcentaje de ambas. Ahora, la entidad presidida por Ana Botín ha creado otra, Diglo. Otros fondos internacionales han visto negocio en este sentido en España, como KKR, que empujó Hipoges y ha crecido rápidamente. Precisamente, Anticipa (Blackstone), Aliseda (Blackstone y Santander) e Hipoges son los actuales gestores de la cartera del Sareb, el banco malo que se creó tras el estallido de la crisis bancaria para oxigenar a la banca.

Como en el caso de Sabadell, CaixaBank mantiene una posición del 20% en Servihabitat, después de vender el 80% al fondo Lone Star por 3.974 millones de euros, en 2018. El porcentaje que queda en manos de la entidad, previsiblemente, será traspasado en los próximos años.

Habrá más fusiones

La compra de Solvia no será la última en los próximos años. El sector de lo servicers, así se conoce a la industria encargada de la gestión de estos activos, se encamina hacia una consolidación, que no es otra cosa que fusión entre compañías para mejorar su eficiencia. El mercado está muy atomizado, con compañías en una situación muy privilegiada y otras que no.

Noticias relacionadas

Aliseda y Altamira están bajo el paraguas de Blackstone, que les posiciona como dos de las compañías de referencia en el mercado. También Hipoges, por el accionista que tiene detrás y por ser más joven. Servihabitat, propiedad del fondo Lone Star (80%) y CaixaBank (20%) también está entre las más fuertes. Completan esta lista Altamira, propiedad de la empresa especialista do Value, e Intrum, con una carrera de años.

Entre las peor posicionadas está Haya Real Estate, actualmente en manos del fondo Cerberus. Esta compañía, en los últimos meses, ha perdido importantes contratos como la gestión de los activos de Sareb o el de Unicaja. En junio de este año, el periódico especializado Brainsre.news aseguraba que Cerberus estaba buscando una venta de la compañía y que entre los principales interesados estaban Hipoges y Altamira do Value, aunque después se uniría a la puja Intrum. Meses más tarde, esta información fue confirmada por el consejero delegado de la empresa, que reconoció estar analizando el futuro de la misma. VozPopulí publicó que la hipotética operación podría alcanzar los 500 o 600 millones; pero, según El Confidencial, no habría en el mercado el interés suficiente para alcanzar esa cuantía