PRECIO DE LA GASOLINA

¿Por qué la gasolina es más cara en España que en Alemania o Italia?

La gasolina ronda los dos euros por litro, uno de sus máximos históricos

2
Se lee en minutos

Desde que comenzó a finales de febrero la guerra entre Ucrania y Rusia, los precios de los carburantes han experimentado una fuerte subida, llegando a costar hasta más de dos euros por litro, lo cual supone un incremento del 22%, respecto al año pasado. A raíz de esto, se produjeron huelgas y parones en España, en el sector del transporte, a lo que el gobierno respondió con una rebaja de 20 céntimos al repostar.

Esta situación ha llevado a España a situarse como uno de los países donde el precio de la gasolina es más caro, superando el precio medio de los países miembros en 140 céntimos.

Según los datos del Ministerio para la Transición Ecológica. España se sitúa como el cuarto país en el precio de la gasolina más caro, tan solo por detrás de Holanda, Finlandia y Dinamarca.

La tendencia actual en la gasolina

En diciembre del año pasado, los consumidores españoles comenzaron a notar la subida del precio de los carburantes a la hora de recargar el tanque de sus vehículos. Especialmente, en estas fechas, España se desmarcó del resto de países europeos como Italia, Francia y Alemania.

En estos países, solamente hubo una caída de hasta 34 céntimos por litro, mientras que en el país únicamente se registraron descensos mínimos en torno a tres céntimos por litro. Una diferencia mínima y más reducida sí la comparamos con el resto de los Estados miembros de la eurozona.

Noticias relacionadas

Esto posiciona a España como uno de los países de la Unión Europea, que más se están viendo afectados por la crisis de combustibles, disparando el precio de repostaje en las estaciones de servicio. También, se piensa que la diferencia de precio que ofrecen las gasolineras automáticas ha aumentado un 8% durante los últimos meses, lo que supe entre las estaciones de servicio convencionales y estas, una diferencia de hasta 20 céntimos al recargar.

Efectos en los consumidores

Al final, los que más sufren este tipo de consecuencias de la crisis son los trabajadores dedicados al transporte, aunque los usuarios también notan estos efectos. Por ejemplo, respecto a 2021, rellenar un depósito de 50 litros era sobre 20 euros más caro de recargar, en la actualidad. Aun así, las estaciones de servicio y gasolineras, también se ven afectadas por la crisis.