Cuarta jornada del juicio por el parricidio de Vilanova

La acusada de inducir al asesinato del padre de Ismael se siente incómoda, nerviosa, mientras su exnovio confirma su capacidad intimidatoria, tanta, que no era capaz de distinguir entre la verdad y la mentira. La madre de Ismael ha lamentado cómo se distanció de amigos y familia, y ha detallado la sangre fría de Alba después de la muerte de su marido. También ha declarado la hermana, entre llantos, contando la simulación de un disparatado secuestro. Otro sin sentido más en este delirante caso.