Crisis del coronavirus

Los europeos afrontan otra Navidad con restricciones

De nuevo toca encerrarse. Los europeos afrontamos una segunda Navidad condicionada por la pandemia. A la espera de que lo que decida el gobierno holandés (un posible confinamiento total y cierre de actividades no esenciales), en Francia se han quedado sin celebraciones callejeras de Nochevieja. El disparo de los contagios ha llevado al ejecutivo galo a tomar ésta y otras medidas, como la prohibición a los no franceses de viajar a o desde el Reino Unido, a no ser que se justifiquen motivos urgentes. La prohibición entra en vigor hoy, así que en la víspera la estación londinense de la que parten los trenes del canal de La Mancha se colapsaba. Pero los viajes entre países comunitarios también están complicados. Alemania impone cuarentena a los no vacunados procedentes de zonas de riesgo, entre los que han incluido a Francia. Todo viajero debe presentar una prueba negativa de covid-19 para entrar en Portugal, Italia, Grecia e Irlanda. En este último país, desde mañana se cierran los restaurantes y bares a las ocho de la tarde. También mañana Dinamarca cierra teatros, cines, conciertos o museos. Y a partir del lunes, en Suiza se exigirá pase covid en muchos espacios públicos.