Arqueología

Habitantes del neolítico usaban plantas estupefacientes curativas hace 7.500 años

Lo revela el análisis de unas hoces en las que se han encontrado restos de esas especies vegetales

Habitantes del neolítico usaban plantas estupefacientes curativas hace 7.500 años
3
Se lee en minutos
Redacción T21

Los habitantes de un yacimiento neolítico hoy sumergido a 8 metros de profundidad en las aguas de un lago italiano, utilizaban plantas que tenían efectos psicoactivos y estupefacientes para usos curativos hace 7.500 años.

El yacimiento neolítico de La Marmotta (Anguillara Sabazia, Italia), localizado en las aguas del Lago Bracciano, se encuentra sumergido a unos 300 metros de la orilla actual y a unos 8 metros de profundidad, si bien los niveles arqueológicos están a 3 metros por debajo del fondo del lago, lo que permite su conservación de manera natural.

Se trata de un asentamiento compuesto por casas de morfología rectangular, con compartimentos internos y un hogar central. Las casas presentan un tamaño de entre 10-8 metros de largo y 6 metros de ancho. Su ordenación espacial sugiere un modelo inicial de protourbanismo, informa el CSIC.

Ocupado entre el 5600 y el 5200 a.C. (neolítico antiguo), los restos de animales y vegetales documentados en el yacimiento de La Marmotta indican que sus ocupantes formaban una comunidad con una economía doméstica muy consolidada.

Su cabaña ganadera estaba compuesta especialmente por cabras y ovejas, y en menor medida por buey y cerdo. Asimismo, cultivaban distintas especies de trigo y cebada, así como diversas leguminosas (lentejas, habas y guisantes) y quizás incluso la vid y el opio. También cazaban y recolectaban.

Junto a los restos consumidos para su subsistencia, La Marmotta contiene miles de útiles de piedra, madera y hueso, ornamentos y recipientes cerámicos y de cestería, que dan una idea de las múltiples actividades que realizaban las personas que lo habitaron.

Nueva investigación

La más reciente investigación sobre este yacimiento, publicada en la revista Scientific Report-Nature, se ha centrado en tres mangos de hoces excepcionalmente bien conservadas, con dientes de sílex y masilla utilizada para fijar las hojas. Los datos arrojados por el estudio interdisciplinar dan cuenta del modo de vida de hace más de 7.500 años.

El examen reveló que los mangos estaban hechos de roble y una planta de la familia Maloideae (probablemente un árbol frutal), mientras que para la masilla se utilizó resina de pino mezclada con polvo de carbón.

El estudio del desgaste presente en los dientes de pedernal confirmó asimismo que las herramientas se utilizaban principalmente para cortar el grano doméstico, probablemente arrasado hasta el suelo, para recoger la totalidad de la paja.

Sin embargo, los arqueólogos descubrieron también algo sorprendente: en la masilla de una de las hoces había el polen de una planta del género Oenanthe, unas especies acuáticas, muy extendidas en el entorno del lago Bracciano.

Las tres hoces analizadas en el curso de una nueva investigación. / Universidad de Pisa.

Medicinales y algo más

Estas plantas, utilizadas durante mucho tiempo con fines medicinales en Asia, si se consumen frescas y en pequeñas cantidades, pueden producir un estado mental similar a la embriaguez, pero también provocan náuseas, vómitos y convulsiones, explican los autores de esta investigación.

“Aunque es posible que el polen se haya infiltrado tras el abandono de los artefactos en las aguas del lago, es posible pensar que las hoces, o al menos una de ellas, además de cortar cereales, servía para ocasionalmente recolectar otras plantas para uso médico-terapéutico o narcótico”, explica Niccolò Mazzucco, investigador del Departamento de Civilización y Formas de Conocimiento de la Universidad de Pisa e investigador principal de esta investigación.

“No olvidemos -añade Mazzucco- que en este mismo yacimiento se han encontrado las cápsulas de opio domésticas más antiguas de Europa”.

Bosque cercano

No obstante, este hallazgo anómalo carece de una interpretación fácil por el momento, reconocen los investigadores en su artículo. Añaden que este hallazgo puede sumarse a la lista de taxones 'inusuales' identificados en La Marmotta, hasta ahora conocidos a través del registro macrofósil, como Papaver somniferum, Carthamus lanatus y Silybum marianum, que son especies con propiedades medicinales.

Otro dato revelador es que el registro palinológico (de polen y esporas) indica la presencia de un bosque caducifolio mediterráneo en el entorno del yacimiento hoy sumergido, pero también con especies propias de hábitats acuáticos.

Noticias relacionadas

Los investigadores concluyen que las hoces de madera del sitio sumergido de La Marmotta son algunos de los hallazgos arqueológicos más impresionantes asociados con la expansión del Neolítico en el Mediterráneo. Esta contribución proporciona una visión significativa de la vida de estas herramientas, desde su producción hasta su uso.

Referencia

Multiproxy study of 7500-year-old wooden sickles from the Lakeshore Village of La Marmotta, Italy. Niccolò Mazzucco et al. Scientific Reports, volume 12, Article number: 14976 (2022). DOI:https://doi.org/10.1038/s41598-022-18597-8