Ríe y piensa

La ciencia también se ocupa de lo aparentemente absurdo y divertido

El estrés de los rinocerontes que vuelan, la obesidad de los políticos o cómo aparcar mejor un coche, son algunos ejemplos

La ciencia también se ocupa de lo aparentemente absurdo y divertido
6
Se lee en minutos
Eduardo Costas, catedrático de Genética, UCM

La ciencia no solo es seria, sino también entretenida y a veces hasta divertida. Bajo el lema “ríe y piensa”, una revista informa de las investigaciones más estrambóticas y graciosas, sin por ello perder su rigor. Los IG Nobel premian estas incursiones de la ciencia en lo aparentemente absurdo. Contamos algunos ejemplos.

La ciencia es una actividad extremadamente seria. Por culpa de su extremo rigor, a menudo los científicos tenemos que dar malas noticias sobre pandemias, cambio climático, extinción de especies, contaminación, etc., advirtiendo de los sacrificios que se avecinan.

Por supuesto no nos gusta. Entre los científicos abundan las personas alegres y con ganas de disfrutar. Una buena manera de aproximarse a la cara más divertida de la investigación es leer “Annals of Improbable Research”, una revista que, bajo el lema “ríe y piensa”, recoge las investigaciones más estrambóticas, siempre que resulten graciosas, y por supuesto sin perder ni una pizca de su rigor.

También existe un premio para este tipo de investigaciones. Se trata de los premios “IG Nobel”, una parodia humorística de los premios Nobel, que, entregados por ganadores del premio Nobel verdadero, galardonan a las investigaciones más excéntricas que a su vez tienen la mayor gracia.

Rinocerontes estresados

Por ejemplo, el premio “IG Nobel de Transporte” de 2021 fue para el Dr Robin Radcliffe y sus colaboradores, un grupo de veterinarios africanos que estudiaron el estrés que sufrían los rinocerontes negros mientras eran transportados por el aire colgados de las patas bajo un potente helicóptero.

La investigación resulta chocante. ¿No tenían estos veterinarios nada mejor que hacer que transportar rinocerontes patas arriba con un helicóptero? A más de uno podría parecerle incluso un flagrante caso de maltrato animal de una crueldad innecesaria para colmo efectuada con unos animales a punto de extinguirse. Pensando mal parece que esta investigación solo sirve para hacer reír a una serie de desalmados. Pero, por más chocante que nos resulte, la realidad es que se trata de un brillante trabajo que podría salvar a los rinocerontes de su extinción.

En la actualidad el hábitat de los rinocerontes está muy fraccionado. Sobreviven en pequeños grupos aislados unos de otros. Unos cuantos individuos habitan en fragmentos de tierra salvaje de poca extensión, aislados de otros grupos por barreras que les resultan infranqueables como autopistas, alambradas que protegen terrenos agrícolas, ciudades, etc.

En estos pequeños grupos la consanguinidad aumenta peligrosamente hasta el punto de que podrían llevarlos a la extinción. La solución es transportar periódicamente a rinocerontes desde el grupo donde nacieron hasta otro grupo donde se reproduzcan con individuos que no sean sus parientes. Pero transportar a un animal salvaje de 1.500 kilos no es tan fácil. Sufren estrés y muchos mueren, Y resulta fatal llevarlos tumbados de costado en una camilla a medida, pues a menudo se ahogan. Sorprendentemente lo mejor es llevarlos en helicóptero colgados de sus patas.

 Aunque en principio nos sorprenda se trata de una investigación esencial para la conservación de una especie emblemática.

Políticos obesos

Hablar de estos orondos animales nos conduce a la investigación del Dr Blavatskyy, ganador del “IG Nobel” de Economía, quien se dedicó a investigar la gordura de los políticos en distintos países. El trabajo demostró que hay grandes diferencias entre naciones. En algunas sus políticos son significativamente más gordos que en otras. También hay grandes diferencias entre los distintos partidos.

El Dr. Blavatskyy dedicó mucho esfuerzo y tiempo a conseguir pesos y alturas de una larga serie de políticos de distintas naciones y partidos. Pero, ¿perdió el tiempo con esta investigación? ¿Es relevante medir cuán metidos en carnes están nuestros políticos? Y si esto es así ¿es mejor que los políticos sean gordos o flacos?

En contra de lo que pueda parecer a primera vista, el estudio de Blavatskyy y otros en el mismo campo, resultan extremadamente útiles y arrojan claves de a quiénes nunca deberíamos votar. Existe una elevada correlación altamente significativa entre gordura y corrupción. Los países que tienen políticos más gordos son también los países más corruptos. Asimismo, los partidos políticos con más gordos entre sus dirigentes son más corruptos que los que están dirigidos por flacos.

Por supuesto un político rollizo podrá ser la más integra de las personas mientras el más esmirriado de ellos podrá batir récords de corrupción. Pero cada kilo de sobrepeso que tenga un político incrementa considerablemente la probabilidad de que meta mano en la caja.

Las islas de chicle son núcleos de bacterias interesantes para la ciencia. / Ryan McGuire en Pixabay.

Islas de chicle

Sorprendentemente eso no pasa en otras profesiones. Pero la combinación de gordura y dedicación a la política parece especialmente peligrosa para la integridad. La clave está en las matemáticas de los grandes números.

El IG Nobel de Ecología lo ha recibido asimismo la Dra Leila Satari y colaboradores por sus brillante estudio de un peculiar ecosistema de islas. Desde que Charles Darwin encontrase en las Islas Galápagos pruebas de la evolución, la biología de islas ha aportado una ingente cantidad de conocimientos a la biología de poblaciones.

Las islas que estudia el grupo de la Dra Satari son muy peculiares: se trata de los chicles masticados escupidos en las aceras. Cada isla de chicle, totalmente aislada de otras por un mar de cemento y baldosas mantiene su particular conjunto de bacterias. Son extremadamente diferentes y en realidad se trata de ecosistemas extraordinarios.

Por supuesto no todas las investigaciones que te hacen reír y pensar son galardonadas con un premio IG Nobel. La gran mayoría no tienen ese privilegio, aunque algunas son buenísimas.

Mejor aparcamiento

Por ejemplo, los Drs. Marks y Moylan investigaron cuales son los patrones más eficientes para aparcar coches en las calles. Contra todo pronóstico, dado que los coches son de distinto tamaño, la peor estrategia posible es la que se sigue en nuestras ciudades: marcar con pintura en el suelo el espacio donde un coche tiene que aparcar y que todos estos espacios sean del mismo tamaño.

Mediante un sofisticado modelo matemático, estos investigadores demuestran que hay 4 estrategias que aprovechan mucho mejor el espacio. Por ejemplo, en función del tamaño el coche se debería aparcar más o menos cerca de las esquinas. Pero incluso si no pintasen rayas y cada uno aparcase como le diera la gana, esta estrategia sería significativamente mejor que la de pintar rayas en el suelo delimitando espacios iguales.

Esta investigación demuestra que mejorar el erróneo patrón de aparcamiento de nuestras ciudades podría incrementar hasta en un 15% el número de plazas de aparcamiento de nuestras ciudades sin gastar ni un duro.

Detector casero de radiación

Recientemente los Drs. Anna Mrozik y P. Bilski explican que, si se desatase una hecatombe nuclear, es muy poco probable que tengamos a mano dosímetros que nos permitan medir la dosis de radiación a la que estaremos expuestos. Se les ocurrió investigar varios objetos personales de usos común que podrían utilizarse como dosímetros de emergencia.

Entre ellos destacan las pastillas de ibuprofeno y paracetamol que son perfectos como sensores de radiación. Cuando se exponen a la radiación ionizante muestran una fuerte señal de luminiscencia, cuya intensidad aumenta linealmente con la dosis de radiación absorbida.

Dicho de otra forma, métase una pastilla de ibuprofeno o de paracetamol en el bolsillo, y haga su vida. Transcurrido un tiempo vaya a una habitación totalmente oscura. Si transcurrido un rato la pastilla brilla de forma tenue, mal asunto. Habrá estado sometido a una dosis peligrosa de radiación. Pero si brilla intensamente mucho peor. Estará contemplando su sentencia de muerte en los próximos días.

Cruising peligroso

Noticias relacionadas

A menudo muchas investigaciones son asombrosas. En un trabajo de este año, Levi García-Romero y colaboradores explican que el “Cruising”, una práctica de interacción social consistente encuentros sexuales anónimos en espacios públicos abiertos: ocurren a menudo en zonas de dunas costeras y playas.

Desafortunadamente, esta actividad causa un grave impacto ambiental en la vegetación de algunos sistema de dunas costeras protegido, especialmente sobre 8 especies vegetales, tres de las cuales son endémicas.