Ciencias Planetarias

La arena verde de Marte confirmaría que en el pasado tuvo agua y, quizás, vida

Los hallazgos geológicos insinúan condiciones similares a las registradas durante el surgimiento de la vida en la Tierra y, quizás, en Marte

La arena verde de Marte confirmaría que en el pasado tuvo agua y, quizás, vida
3
Se lee en minutos
Pablo Javier Piacente

La arena verde puede parecer algo extraño de encontrar en el planeta rojo, pero eso es exactamente lo que descubrió un grupo de investigadores en imágenes del rover Perseverance: indicarían que en algún momento estuvo en contacto con agua, comprobando su presencia en la historia marciana. De esta forma, aumentan las posibilidades de que en Marte haya existido alguna forma de vida en el pasado.

Una investigación realizada por científicos de la Universidad Purdue, en Estados Unidos, concluye que en Marte las arenas son tanto rojas como verdes, de acuerdo al análisis de imágenes captadas por el rover Perseverance de la NASA. Esto indicaría que en algún momento estuvieron mojadas, marcando una nueva evidencia de la existencia de agua, y quizás de alguna forma de vida, en el pasado del planeta rojo.

No tan rojo

Nuestra imagen mental de Marte es la de un árido planeta dominado por rocas rojas y cráteres en toda su extensión. Este paisaje, similar al que podemos hallar en algunos desiertos de la Tierra, es el que esperaban encontrar los científicos cuando hicieron que el rover Perseverance comenzara a explorar el cráter Jezero. Se trata de un lugar estratégico para saber más sobre Marte: el cráter habría sido un enorme lago y parte de un rico sistema fluvial, cuando Marte tenía agua líquida, aire y un campo magnético protector.

Sin embargo, el rover no encontró exactamente lo esperado. En lugar de las rocas sedimentarias que los especialistas pensaban hallar, arrastradas por los ríos y acumuladas en el fondo del lago, descubrieron que muchas de las rocas son de naturaleza volcánica. Específicamente, están compuestas por grandes granos de olivino, un grupo de minerales de tono verdoso que puede encontrarse en las playas de Hawái, por ejemplo.

De acuerdo a una nota de prensa, las rocas y la lava que está examinando el rover Perseverance en Marte tienen casi 4.000 millones de años. Aunque en la Tierra existen rocas tan antiguas, las mismas están increíblemente erosionadas, debido a la acción de las placas tectónicas activas en nuestro planeta y a los efectos causados por miles de millones de años de viento, agua y vida. Por el contrario, en Marte estas rocas son prístinas y mucho más fáciles de analizar y estudiar.

Comprendiendo la vida antigua

En dos nuevos estudios publicados recientemente en la revista Science, los científicos estadounidenses indicaron que una de las razones por las que no tenemos una gran comprensión de dónde y cuándo evolucionó la vida por primera vez en la Tierra es porque esas rocas en su mayoría ya no están o se encuentran muy deterioradas. En consecuencia, es muy difícil reconstruir cómo eran los antiguos ambientes en nuestro planeta.

Por el contrario, las rocas que está registrando Perseverance en la zona del cráter Jezero han estado más o menos asentadas en la superficie marciana durante miles de millones de años, manteniéndose casi idénticas a cómo se presentaban al inicio de su historia. Por estas condiciones, Marte es un verdadero laboratorio para comprender el Sistema Solar primitivo, ayudándonos a entender cómo podrían haber surgido formas de vida antiguas en el planeta roja y cómo se habría iniciado la vida en la Tierra. 

En definitiva, los científicos comprobaron que parte del suelo en el crácter Jezero no está conformado por rocas sedimentarias, sino que consiste en rocas ígneas alteradas por el agua. La unidad expuesta más baja, denominada informalmente Séítah, es una roca rica en olivino, gruesa y cristalina, que se acumuló en la base de un cuerpo de magma. Esta “arena verde” y la presencia de lava antigua estarían marcando, según los científicos, que Marte habría sido un planeta mucho más acuoso y habitable de lo que pensamos hasta hoy, por lo menos en algún momento de su historia.

Según un artículo publicado en Universe Today, se necesitan más estudios sobre el entorno del cráter Jezero para confirmar si podría haber sido habitable. Sin embargo, el estudio de las imágenes y la posterior llegada de las muestras a la Tierra podrían ayudar a los científicos a comprender la historia de la antigua vida microbiana en Marte.

Referencias

Noticias relacionadas

An olivine cumulate outcrop on the floor of Jezero crater, Mars. Y. Liu et al. Science (2022). DOI:https://doi.org/10.1126/science.abo2756

Aqueously altered igneous rocks sampled on the floor of Jezero crater, Mars. K. A. Farley et al. Science (2022). DOI:https://doi.org/10.1126/science.abo2196