Antropología

Las piedras para construir las pirámides de Egipto se habrían transportado a través de un ramal del río Nilo

El ramal que se habría utilizado se encuentra hoy desaparecido

Las piedras para construir las pirámides de Egipto se habrían transportado a través de un ramal del río Nilo
3
Se lee en minutos
Pablo Javier Piacente

El ramal de Khufu del río Nilo una vez fluyó lo suficientemente cerca de Giza para transportar las piedras necesarias para construir las pirámides, que son uno de los sellos distintivos de la civilización egipcia, según un nuevo estudio. 

Un grupo de investigadores de Francia, China y Egipto ha concluido en un nuevo estudio, publicado recientemente en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), que el enigma en torno a la forma en que fueron transportadas las piedras utilizadas en la construcción de las pirámides de Egipto tendría una solución más sencilla y lógica que otras teorías y especulaciones previas: se habría empleado un brazo del río Nilo cercano a Giza, que actualmente ya no existe.

Según un artículo publicado en Phys.org, el hallazgo se basa en el análisis de los granos de polen fosilizados encontrados en los sedimentos alrededor de Giza, junto con la interpretación de la historia de esta rama del Nilo. De confirmarse, el descubrimiento terminaría con un largo misterio sobre la forma de transporte de las piedras que conforman las icónicas pirámides.

Revelando el misterio

Las pirámides de Giza constituyen uno de los paisajes culturales más emblemáticos del mundo y han fascinado a la humanidad durante miles de años. Por ejemplo, la Gran Pirámide de Giza (Pirámide de Khufu) fue una de las Siete Maravillas del Mundo Antiguo. Actualmente se acepta que los ingenieros del Antiguo Egipto explotaron un antiguo canal del Nilo para transportar materiales de construcción y provisiones a la meseta de Giza. Sin embargo, existe escasa evidencia ambiental sobre cuándo, dónde y cómo evolucionaron estos paisajes antiguos. 

Ahora, los científicos utilizaron muestras de sedimentos presentes en el área, que se recolectaron de varios sitios en Giza y sus alrededores a lo largo de los años. Posteriormente, observaron de cerca los granos de polen fosilizados atrapados en estos sedimentos durante miles de años. Los mismos pueden permitir a los especialistas “reconstruir” la imagen de un paisaje en su época de origen, aunque el mismo haya sido muy diferente al que se observa actualmente en la misma zona.

Combinando los nuevos trabajos con los resultados de estudios previos que estudiaron las capas de roca que rodean a las pirámides, descubrieron que podían reconstruir la historia del ramal de Khufu a medida que fluía y menguaba en el área durante los 8.000 años anteriores. 

Una vez obtenida esta información, pudieron apreciar la línea de tiempo y el flujo de la rama, encontrando que sus niveles eran lo suficientemente altos como para llegar casi hasta Giza, a 7 kilómetros del Nilo, durante los tiempos en que tres de las principales pirámides, específicamente Menkaure, Khafre y Khufu, fueron construidas hace aproximadamente 4.000 años.

Ubicación de los núcleos en la llanura aluvial de Giza. / Crédito: PNAS (2022).

Naturaleza adaptada al agua

Un detalle importante es que los fósiles de granos de polen que encontraron eran en su mayoría de pastos en flor, similares a aquellos que bordean el río Nilo en la actualidad. También encontraron evidencia de algunas plantas de pantano, que normalmente crecen en los bordes de los lagos. Todas estas son evidencias que muestran que el ramal de Khufu permaneció en niveles altos en el área el tiempo suficiente para que la naturaleza lo considerara como un curso de agua permanente.

En consecuencia, la presencia abundante del ramal en cercanías de Giza puede haber sido utilizada como la forma de transporte para las piedras que terminaron conformando las pirámides. Pero poco después del reinado de Tutankamón, que fue faraón del Antiguo Egipto entre los años 1.334 y 1.325 antes de Cristo, los niveles de este brazo del Nilo comenzaron a disminuir, generando un ambiente mucho más árido. Esto explica por qué nunca se había pensado previamente en esta solución al problema.  

Los investigadores también concluyeron que estudios de huesos y dientes de momias de la época también mostraron que el área se estaba volviendo mucho más seca, en parte debido a la desaparición del ramal de Khufu. Por último, los especialistas sugieren que otros científicos que utilicen las mismas técnicas podrían aprender más sobre cómo los cambios en el caudal de los ríos afectaron a otras civilizaciones antiguas.

Referencia

Nile waterscapes facilitated the construction of the Giza pyramids during the 3rd millennium BCE. Hader Sheisha el al. PNAS (2022). DOI:https://doi.org/10.1073/pnas.2202530119

Noticias relacionadas