Paleontología

Una explosión de vida siguió a la mayor extinción masiva de la Tierra

Los animales supervivientes se volvieron más ágiles e inteligentes después de la hecatombe

Una explosión de vida siguió a la mayor extinción masiva de la Tierra
4
Se lee en minutos
Eduardo Martínez de la Fe

La extinción masiva de especies ocurrida hace 252 millones de años dio origen a una explosión de vida debido a una serie de cambios evolutivos simultáneos que hicieron más ágiles e inteligentes a los animales terrestres y marinos supervivientes.

Un estudio realizado por paleontólogos del Reino Unido y China ha descubierto que las especies que sobrevivieron a la Gran Mortandad, un evento de extinción masiva que ocurrió hace más de 252 millones de años, se volvieron más ágiles e inteligentes y se adaptaron rápidamente a las nuevas condiciones.

La extinción masiva del Pérmico-Triásico (PT), llamada también la Gran Mortandad,​ marca el límite entre los períodos Pérmico y Triásico. Fue la mayor extinción ocurrida en la Tierra: aniquiló al 95 por ciento de las especies marinas y al 70 por ciento de las especies terrestres. Las causas de la hecatombe biológica aún son desconocidas para la ciencia.

La nueva investigación se ha centrado en lo que pasó con las especies supervivientes después de la Gran Mortandad y ha descubierto que el mundo natural se recuperó vigorosamente después de la hecatombe planetaria.

Sangre caliente, la clave

La clave de este cambio fue que los antepasados ​​triásicos de los mamíferos y las aves actuales se convirtieron en animales de sangre caliente (endotérmicos), ha podido establecer la nueva investigación, poniendo una nueva fecha al origen de la endotermia en aves y mamíferos, algo que los biólogos todavía no saben muy buen cuándo ocurrió exactamente.

Gracias a este cambio biológico, que mejora los procesos orgánicos, los animales terrestres supervivientes fueron capaces de moverse más rápido, mientras que los peces, las langostas, los gasterópodos y las estrellas de mar, se volvieron asimismo más rápidos y fuertes que sus antepasados, después de la extinción masiva.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores, Michael James Benton, de la Universidad de Bristol, y Feixiang Wu, del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados en Pekín, analizaron conjuntos de peces fósiles del Triásico descubiertos en China, que incluyen muchos tipos de depredadores. Los análisis realizados muestran cómo aparecieron nuevos modos de caza mucho antes de lo que se pensaba hasta ahora.

Cambios revolucionarios

Descubrieron tiburones de estilo moderno y restos del extinto pez largo Saurichthys, que era muy común en todo el Triásico y un eficaz cazador de emboscada. Este pez, de un metro de largo, acechaba en mares turbios y poco profundos y se lanzaba para atrapar todo tipo de presas en sus mandíbulas llenas de dientes.

También descubrieron que varios grupos importantes de peces triásicos, e incluso algunos reptiles, se convirtieron en trituradores de conchas, con grandes pavimentos de dientes. Incluso descubrieron al pez volador más antiguo del mundo, que piensan desarrolló sus alas para escapar de los nuevos depredadores.

En tierra también hubo cambios revolucionarios, observaron los investigadores. Los últimos reptiles del Pérmico generalmente se movían despacio y usaban una especie de postura extendida, como los lagartos modernos, donde las extremidades sobresalían a los lados. Cuando caminaban, podían ir deprisa o despacio, y correr o respirar, pero no ambas cosas a la vez. Esto limitaba su resistencia.

Sin embargo, cuando aves y mamíferos triásicos se volvieron de endotérmicos después de la gran extinción masiva, provocaron uno de los momentos más extraordinarios en la historia de la vida: un renacimiento espectacular de la vida en la tierra y en los océanos.

Otros indicios

La endotermia en aves y mamíferos en el Triásico temprano a medio habría sido propiciada también por otros dos cambios: sus antepasados ​​adoptaron principalmente una postura erguida en este momento.

Al pararse sobre sus extremidades, como los perros, caballos y pájaros modernos, podían dar zancadas más largas. Esto probablemente va de la mano con cierto nivel de endotermia para permitirles moverse rápido y por períodos más largos, consideran los investigadores.

En segundo lugar, los ancestros de aves y mamíferos del Triásico temprano y medio tenían algún tipo de característica propia, como pelos en la línea de los mamíferos, o plumas en la línea de las aves.

Si esto es cierto, y los nuevos descubrimientos de fósiles parecen confirmarlo, toda la evidencia apunta a que ocurrieron cambios importantes en estos animales a medida que el mundo se reconstruyó después de la extinción masiva del final del Pérmico.

Dinámica nueva

Eso significa que, tanto los animales terrestres como los oceánicos, entraron en una dinámica nueva que afectó tanto a presas como depredadores: si el depredador se mueve más deprisa, la presa también evoluciona para poder escapar.

Y en el mar, esta misma dinámica provocó que algunos animales desarrollaran caparazones protectores más gruesos o desarrollaron espinas disuasorias, y también que se volvieran más rápidos en su movimiento para poder escapar.

“Estas no son ideas nuevas”, dice Michael Benton, en un comunicado. “Lo que es nuevo es que ahora estamos descubriendo que aparentemente todos esos cambios estaban ocurriendo al mismo tiempo, a lo largo del Triásico. Esto enfatiza una especie de aspecto positivo de las extinciones masivas. Las extinciones masivas, por supuesto, fueron noticias terribles para todas las víctimas. Pero la limpieza masiva de los ecosistemas en este caso brindó un gran número de oportunidades para que la biosfera se reconstruyera, y lo hizo con mayor octanaje que antes de la crisis”, concluye.

Referencia

Triassic Revolution. Michael J. Benton, Feixiang Wu. Front. Earth Sci., 17 June 2022. DOI:https://doi.org/10.3389/feart.2022.899541

 

Noticias relacionadas