Astronomía

Más de 60 radiotelescopios integrados nos mostrarán la estructura real del Universo

Las observaciones a una escala cósmica más grande podrían revelar los grandes misterios de la cosmología

Más de 60 radiotelescopios integrados nos mostrarán la estructura real del Universo
3
Se lee en minutos
Pablo Javier Piacente

Una enorme red de radiotelescopios su sumará a la innovadora tecnología del observatorio de radio más grande del planeta (SKAO), aún en construcción, para observar el Universo desde una nueva perspectiva: aplicando una escala cósmica ampliada, logrará ver a las galaxias y su evolución con un nivel de detalle sin precedentes.  

Un equipo internacional de astrónomos, liderado por científicos de la Universidad de Manchester, en Reino Unido, ha combinado por primera vez la potencia de 64 radiotelescopios para observar la estructura primaria del Universo. El objetivo es comprender la evolución y el contenido del cosmos, junto con los mecanismos que impulsan la expansión acelerada del Universo. 

Para ello, se requiere observar la estructura del Universo en las escalas cósmicas más grandes: a esa dimensión, las galaxias enteras se pueden considerar como puntos únicos y el análisis de su distribución revela pistas sobre la naturaleza de la gravedad, como así también de fenómenos misteriosos como la materia oscura y la energía oscura.

Un trabajo en red

Según una nota de prensa, estas nuevas observaciones serán posibles gracias al telescopio MeerKAT, con sede en Sudáfrica, que integrará la actividad de 64 radiotelescopios en todo el planeta y la combinará con la nueva tecnología del observatorio de radio más grande del mundo, el Observatorio SKA, actualmente en construcción en Jodrell Bank, Cheshire (Reino Unido). Una vez concluido, el SKAO sumará al telescopio MeerKAT y su red como parte de su propia estructura de trabajo. 

Estas nuevas técnicas astronómicas de trabajo en red ya han dado excelentes resultados: recientemente, un enfoque similar se utilizó en el llamado Event Horizon Telescope (EHT) Collaboration, un esfuerzo que integró ocho observatorios de radio existentes en todo el mundo para formar un único telescopio virtual mucho más poderoso. Como resultado, se obtuvo la primera imagen de Sagitario A*, el agujero negro supermasivo de la Vía Láctea.

Ahora, la red que unirá al telescopio MeerKAT, a 64 radiotelescopios independientes y al nuevo Observatorio SKA promete descubrimientos de la misma trascendencia. Por ejemplo, se buscará detectar las débiles señales de gas de hidrógeno neutro en escalas cosmológicas. Este componente primario del cosmos puede aportar una valiosa información a los astrónomos sobre las características del Universo en sus comienzos.

Buscando respuestas

Es precisamente en esos inicios dónde podrían hallarse las respuestas para gran parte de las incógnitas sobre el comportamiento del cosmos, su expansión y aquellos fenómenos que aún no han podido explicarse en profundidad, como la naturaleza de la materia oscura o el papel de la energía oscura en el Universo. Al mismo tiempo, las observaciones a una escala cósmica ampliada brindarán nuevas precisiones sobre las galaxias y el contexto de su formación. 

De acuerdo a lo explicado por el líder de la investigación, Steven Cunnington, y a lo expresado en un nuevo estudio publicado en arXiv, el grupo de investigadores ha logrado la primera detección cosmológica utilizando esta nueva técnica, llamada “de plato único” porque integra las observaciones realizadas en radiotelescopios ubicados en cuatro continentes y hace posible que toda esa estructura funcione como un único gran telescopio.

El nuevo estudio ha demostrado que la red es capaz de detectar estructuras cósmicas a gran escala: las galaxias observadas trazan la materia general del Universo y son el comienzo de una nueva etapa, que podría derivar en la resolución de buena parte de los enigmas que aún limitan nuestra comprensión del cosmos.

Referencia

HI intensity mapping with MeerKAT: power spectrum detection in cross-correlation with WiggleZ galaxies. Steven Cunnington et al. ArXiv (2022). DOI:https://doi.org/10.48550/arXiv.2206.01579

Noticias relacionadas