Atención deportistas acuáticos

Los ataques de tiburones a humanos aumentan durante la Luna llena

No se sabe por qué, pero podría ser por las señales electromagnéticas lunares

Los ataques de tiburones a humanos aumentan durante la Luna llena
4
Se lee en minutos
Eduardo Martínez de la Fe

Los ataques de tiburones a humanos que ocurren en todo el mundo aumentan considerablemente durante la Luna llena, aunque no se sabe por qué. Señales electromagnéticas lunares podrían explicar este comportamiento.

Una nueva investigación de la Universidad de Luisiana (LSU) y la Universidad de Florida ha comprobado que los ataques de tiburones a los seres humanos ocurren con mucha más frecuencia durante las fases de la Luna llena.

La Luna llena es una fase que se produce cuando nuestro planeta se encuentra situado entre el Sol y la Luna, casi alineados. En esta etapa el satélite natural de la Tierra brilla de una manera especial.

Aunque la Luna no tiene luz propia, la vemos porque refleja la luz del Sol. En determinado momento de su órbita, la mitad lunar queda mirando a nuestra estrella y se ilumina especialmente. La llamamos Luna llena.

Como la Luna afecta a las mareas de la Tierra a través de ciclos que se corresponden con sus fases, históricamente se ha hablado del efecto lunar para referirse a una supuesta relación, nunca demostrada, entre el ciclo lunar y los cambios fisiológicos de los seres vivos, incluidos los humanos.

Nueva aproximación

La nueva investigación se suma a los estudios que han buscado en el pasado comprobar la relación entre los ciclos lunares y los seres vivos, en este caso los tiburones.

Aunque los investigadores no atribuyen una relación de causa y efecto entre las fases de la luna y el comportamiento de los tiburones, lo que han comprobado es que sus ataques a seres humanos son mucho más frecuentes durante la Luna llena que en otras fases de la órbita de nuestro satélite.

Concretamente, han observado que todas las veces que ha habido más ataques de tiburones a seres humanos de lo que podría esperarse, la iluminación lunar era un 50% superior.

También que todas las veces en las que hubo menos ataques de tiburones a humanos de lo esperado, la iluminación lunar era un 50% inferior.

Fases lunares

Los investigadores destacan también que diferentes estudios anteriores han observado comportamientos en el mundo animal que están relacionados con las fases lunares.

Sin embargo, pocos estudios hasta la fecha han analizado las conexiones entre las fases lunares y los ataques de tiburones a los seres humanos, destacan los autores de esta investigación.

Lo que hace que esta investigación sea importante es la abundancia de datos analizados, añaden.

Sus hallazgos se basan en un registro global de ataques de tiburones recopilado durante 55 años, entre 1960 y 2015, por el Archivo Internacional de Ataques de Tiburones ubicado en el Museo de Historia Natural de Florida, en la Universidad de Florida.

Clara correlación

El análisis detallado de los numerosos ataques de tiburones en todo el mundo en el transcurso de varias décadas reveló una clara correlación entre las fases lunares y los ataques de tiburones a los seres humanos, aunque las razones siguen siendo desconocidas.

“No es una cuestión de más luz en la noche para que los tiburones vean. La mayoría de los ataques de tiburones ocurren durante el día. Sin embargo, la Luna puede ejercer otras fuerzas sobre la Tierra y sus océanos de maneras mucho más sutiles", explica Steve Midway, profesor asociado de LSU e investigador del proyecto, en un comunicado.

En un artículo publicado en Frontiers in Marine Science, los autores aclaran al respecto que está establecido que los tiburones sienten y responden a los estímulos electromagnéticos.

¿Estímulos electromagnéticos?

Explican que los cambios en la actividad geomagnética terrestre creados por la Luna podrían relacionarse con la capacidad comprobada de los tiburones para responder a los estímulos electromagnéticos, ya sea para migrar o reproducirse.

Y añaden: aunque la fase lunar no influya directamente en la agresión o la depredación de los tiburones, las señales electromagnéticas lunares que desencadenan la migración o la fisiología de su reproducción, hipotéticamente podrían influir en sus interacciones con los seres humanos.

En consecuencia, concluyen que sus hallazgos brindan evidencia de que los ataques de tiburones pueden estar relacionados con la fase lunar, y que dicha constatación podría ser útil para evaluar el riesgo de ataque y desarrollar recomendaciones para actividades recreativas acuáticas en mar abierto.

Referencia

Shark Side of the Moon: Are Shark Attacks Related to Lunar Phase? Lindsay A. French et al. Front. Mar. Sci., 01 December 2021. DOI:https://doi.org/10.3389/fmars.2021.745221

 

Tiburones, representación artística. / Stefan Keller. Pixabay.

Caen los ataques de tiburones a humanos en todo el mundo

Los últimos tres años han marcado una caída abrupta en los ataques de tiburones a seres humanos en todo el mundo, según el último resumen anual elaborado por el Archivo Internacional de Ataques de Tiburón de la Universidad de Florida.

El número de ataques a humanos cayó a 57 en 2020, en comparación con 64 ataques en 2019 y con los 66 registrados en 2018. El promedio global de cinco años más reciente se redujo a 80 incidentes anuales.

De acuerdo con las tendencias a largo plazo, Estados Unidos lidera el ranking mundial de ataques de tiburones a humanos, con 33 incidentes, aunque con una caída del 19,5 % con respecto a los 41 ataques del año anterior. Australia le sigue en el mismo ranking con 18 incidentes, lo que representa un ligero aumento del promedio de cinco años más reciente del país, que es de 16 ataques por año.

Gavin Naylor, director del programa de investigación de tiburones del Museo de Historia Natural de Florida, piensa que la menor cantidad de muertes en 2020 probablemente sea una anomalía.

No está claro si los confinamientos originados por COVID-19 y un año lento para el turismo podrían haber contribuido a una cantidad inusualmente baja de los ataques de tiburones, o si la caída refleja la dificultad para obtener datos durante una pandemia.

Noticias relacionadas