Supernovas fecundas

Grandes explosiones cósmicas propiciaron la aparición de la vida en la Tierra

Su impacto se detecta en los sedimentos orgánicos de los océanos

Grandes explosiones cósmicas propiciaron la aparición de la vida en la Tierra
3
Se lee en minutos
Eduardo Martínez de la Fe

Explosiones de supernovas ocurridas hace 3.500 millones de años llenaron la atmósfera terrestre de rayos cósmicos que influyeron en las nubes y el clima y propiciaron la aparición de la vida en la Tierra, revelan los sedimentos orgánicos de los océanos.

Una investigación desarrollada en la Universidad Técnica de Dinamarca (DTU) sugiere que la vida en la Tierra surgió gracias a la explosión de muchas supernovas.

Una supernova es la mayor explosión conocida que ocurre en el universo y representa el último halo de vida de una estrella moribunda. Los astrónomos creen que cada siglo hay unas dos o tres supernovas en galaxias como la Vía Láctea.

Lo que ha apreciado la nueva investigación es que la aparición de la vida en la Tierra está estrechamente relacionada con estos espectaculares episodios cósmicos.

Desarrollada por Henrik Svensmark, esta investigación ha establecido una estrecha relación entre la materia orgánica sedimentaria de los océanos y las explosiones de supernovas ocurridas en el entorno de la Tierra en los últimos 3.500 millones de años.

Este proceso se habría iniciado, por tanto, más de 1.000 millones de años después de la formación de nuestro planeta, pero según el autor de esta investigación, se habría estado gestando previamente durante al menos 500 millones de años.

Añade que la relación que ha podido establecer entre las rocas sedimentarias orgánicas y las supernovas generaron las condiciones necesarias para la vida en nuestro planeta. Los resultados se publican en la revista Geophysical Research Letters.

Supernovas y clima

La clave está, según esta investigación, en que las supernovas afectan al clima de la Tierra.

Una enorme cantidad de supernovas explotando en el entorno cósmico de nuestro planeta provocaron un clima frío con diferencias de temperatura significativas entre el ecuador y los polos.

El resultado de este proceso, según esta investigación, es una mezcla de fuertes vientos y océanos, que son importantes para llevar nutrientes a los sistemas biológicos.

Esas altas concentraciones de nutrientes aumentan la bioproductividad y la incrustación más extensa de materia orgánica en los sedimentos.

Henrik Svensmark explica al respecto en un comunicado: el resultado fascinante es que el transporte de materia orgánica al sedimento es una fuente indirecta de oxígeno, base de toda la vida compleja en la Tierra.

Supernovas y vida

Eso significa que las supernovas controlan indirectamente la producción de oxígeno y que por ello no es concebible imaginar la vida en la Tierra sin su implicación directa en los procesos que la hicieron posible.

Para comprobarlo, Svensmark midió oligoelementos en pirita incrustada en esquisto negro en el fondo del mar, comparando los niveles del átomo de carbono-12, más liviano y propicio para la vida, con el átomo de carbono-13, más pesado. La relación entre los dos cambia según la cantidad de biomasa en los océanos del mundo.

Para explicar su relación con las supernovas, Svenmarsk aclara: “cuando las estrellas pesadas explotan, producen rayos cósmicos hechos de partículas elementales con energías enormes”.

"Y cuando golpean la atmósfera de la Tierra, esos rayos cósmicos la ionizan, lo que hace que se formen aerosoles y aumente la cantidad de nubes. Obviamente, eso afecta a la cantidad de energía solar que puede llegar a la superficie de la Tierra", destaca Svenmarsk.

“La nueva evidencia apunta a una extraordinaria interconexión entre la vida en la Tierra y las supernovas, mediada por el efecto de los rayos cósmicos en las nubes y el clima”, añade.

Clave sedimentaria

Los sedimentos son la clave de este descubrimiento. Están formados por restos de materia inorgánica y orgánica que se depositaron sobre la corteza de la Tierra, tanto en los continentes como en el fondo del mar.

Los sedimentos constituyen un registro fiel de las condiciones del medio ambiente y de los organismos que han existido a través de la historia del planeta.

Los sedimentos de los fondos marinos son como una especie de libro que contiene mucha información sobre la evolución del clima y de los océanos a lo largo del tiempo.

Que los sedimentos marinos nos hablen de supernovas no es extraño, ya que las estrellas son las fábricas del universo:  en sus núcleos, convierten elementos simples como el hidrógeno en elementos más pesados, necesarios para la vida.

Y cuando ocurren supernovas explosivas, las estrellas distribuyen elementos estelares por todo el espacio. La nueva investigación ha constatado su impacto en los sedimentos marinos y concluido que les debemos en gran parte la aparición de la vida en nuestro planeta.

Referencia

Supernova Rates and Burial of Organic Matter. Henrik Svensmark. Geophysical Research Letters, Volume 49, Issue1, 16 January 2022. DOI:https://doi.org/10.1029/2021GL096376

Noticias relacionadas