Tómatelo en serie

'The Lazarus Project': la serie sobre viajes temporales que vuela cabezas y parte corazones

Hablamos con el guionista Joe Barton ('Giri/Haji'), creador de este aplaudido drama de ciencia ficción con Paapa Essiedu ('Podría destruirte') como protagonista

'The Lazarus Project': la serie sobre viajes temporales que vuela cabezas y parte corazones
4
Se lee en minutos
Juan Manuel Freire

Algo más de medio año después de su estreno en Reino Unido, llega por fin a nuestras pantallas 'The Lazarus Project' (AMC, lunes, día 23), drama de ciencia ficción sobre una enigmática organización, la que da título a la serie, dedicada a prevenir y deshacer eventos de extinción masiva a través de medios diplomáticos, científicos o militares. Si todo eso falla, siempre pueden hacer que el tiempo retroceda. Así de sencillo. 

Su creador, el ascendente guionista Joe Barton, se acerca a los bucles y viajes temporales con el mismo ingenio con que abordó el 'thriller' yakuza en la aclamada serie 'Giri/Haji: Deber/Deshonor' o el 'folk horror' en la película premiada en Sitges 'El ritual'. Según nos explica por videollamada, le gusta "coger un género reconocible e intentar subvertirlo o usarlo como punto de partida para una historia, sobre todo, de personajes". Para esto último cuenta aquí con apoyo de Marco Kreuzpaintner, director experimentado en ciencia ficción emocional: firmó un par de episodios de 'Soulmates', entre ellos el que convertía a Laia Costa en vértice de un curioso triángulo amoroso. 

Atrapado en el tiempo (y el duelo)

En la serie, Paapa Essiedu (Kwame, mejor amigo gay de Arabella, en 'Podría destruirte') interpreta a George, un desarrollador de 'apps' que, un poco como el Bill Murray de 'Atrapado en el tiempo', despierta pensando que ese día le suena. ¿No es el mismo de meses atrás? Para bien y, sobre todo, para mal, lo sucedido desde entonces es historia, incluyendo su matrimonio con Sarah (Charly Clive, imborrable víctima de un TOC de carácter sexual en 'Pure').

Para acabar de enrarecer las cosas aparece la misteriosa Archie (Anjli Mohindra), quien le asegura que reconocer los saltos temporales es un privilegio de mutantes y que si vuelve a sucederle, debería darle un toque. Normalmente, esa habilidad es creada y se les da a los candidatos adecuados, gente con habilidad para la acción. Como la que acaba conociendo George en su primer día en la más rara oficina: la islandesa Greta (Salóme Gunnarsdóttir), el explícitamente apodado El Danés (Lukas Loughran) o el escocés Blake (Lorn Macdonald, coprotagonista de 'Beats'). Hay otro 'mutante residente' aparte de George, el esquivo Shiv (Rudi Dharmalingam). 

The Lazarus Project solo puede deshacer desastres (como la catástrofe nuclear que prepara el terrorista Rebrov, encarnado por Tom Burke, galán tóxico de 'The souvenir') si existe peligro de extinción global. Cuando George sufre la extinción de un ser querido, le asaltan los dilemas: ¿es tan importante el destino de una sola persona como el de miles de millones de ellas? ¿Puedes trastocar tantas vidas para recuperar solamente una?

Drew Barrymore vs. Christopher Nolan 

Nuestro entrevistado no esconde, ni mucho menos, el influjo de 'Atrapado en el tiempo' o su variante de ciencia ficción bélica 'Al filo del mañana', de la que ha tomado "un montón de técnicas narrativas y de montaje", según confiesa. "Hay una parte de esa película en la que Tom Cruise y Emily Blunt están intentando salir de una playa para llegar a otro punto, y cada vez que avanzan un poco, se mueren, e intentan hacerlo otra vez. Al principio estás con ellos, pero después, a través del montaje, entiendes que empiezan a llevar meses haciendo esto. Hemos usado técnicas bastante parecidas". Influencia quizá más inesperada: '50 primeras citas', aquella comedia romántica sobre una mujer (Drew Barrymore) que olvida todo cada veinticuatro horas y el hombre (Adam Sandler) obligado a conquistarla cincuenta veces. "¡Es bastante buena, en realidad!", recuerda Barton. 

Drew Barrymore vs. Christopher Nolan 

Nuestro entrevistado no esconde, ni mucho menos, el influjo de 'Atrapado en el tiempo' o su variante de ciencia ficción bélica 'Al filo del mañana', de la que ha tomado "un montón de técnicas narrativas y de montaje", según confiesa. "Hay una parte de esa película en la que Tom Cruise y Emily Blunt están intentando salir de una playa para llegar a otro punto, y cada vez que avanzan un poco, se mueren, e intentan hacerlo otra vez. Al principio estás con ellos, pero después, a través del montaje, entiendes que empiezan a llevar meses haciendo esto. Hemos usado técnicas bastante parecidas". Influencia quizá más inesperada: '50 primeras citas', aquella comedia romántica sobre una mujer (Drew Barrymore) que olvida todo cada veinticuatro horas y el hombre (Adam Sandler) obligado a conquistarla cincuenta veces. "¡Es bastante buena, en realidad!", recuerda Barton. 

Noticias relacionadas

Se podría pensar también que Barton es fan de Christopher Nolan, y lo es, pero más por 'Origen' que por 'Tenet': "Cuando se estrenó, todo el mundo decía que era muy complicada. Yo no creí que fuera a tener problemas. Era fan del director. ¡Pero no, no entendí nada!". Jugar con el tiempo tiene sus complicaciones, como Barton ha aprendido de primera mano: "Es un deporte complicado. Recuerdo entrar en la sala de montaje y ya con el primer episodio detectar un error. Sarah, la mujer de George, sabía que algo que no se suponía que debía saber, o algo así. Al final logramos hacer un apaño con el montaje. Pero ahora estoy escribiendo la segunda temporada y, en serio, esta clase de cosas me hacen perder el sueño [risas]".

Guionista en ascendencia 

Quédense, si no lo han hecho ya, con su nombre, porque Joe Barton está llamado a ser alguien más que importante. Así se presenta su futuro inmediato: "Estoy trabajando en una secuela de 'Monstruoso' con J. J. Abrams. Espero que entre en producción, pero con las películas nunca se sabe. Es la esperanza. También voy a presentar ideas a un par de franquicias y podrían ser aceptadas. Lo próximo de tele será, con suerte, 'Amadeus', una especie de versión en miniserie de la película de Milos Forman y la obra de Peter Shaffer. Es algo muy distinto para mí: pelucas y pianos".