Qué fue de Pablo Díaz, la misteriosa (y tranquila) nueva vida del ganador del millonario último bote de Pasapalabra

El joven no ha vuelto a aparecer públicamente

Pablo Díaz en ’Pasapalabra’.

Pablo Díaz en ’Pasapalabra’. / Antena 3

2
Se lee en minutos
R. P.

Pasapalabra es uno de los concursos más exitosos de la televisión. Por no decir el que más. Cada día cientos de miles de personas se dan cita al otro lado de la pequeña pantalla para disfrutar de la experiencia y la sabiduría de quienes tratan de llevarse el gran bote de este formato de Antena 3 que durante años se emitió en Telecinco.

De hecho los datos respaldan, y mucho, al programa que ahora presenta Roberto Leal. Cada noche el formato consigue hacerse con el minuto de oro, el que más gente se reúne delante del televisor de las 24 horas que tiene el día. Más de cinco millones de personas han llegado a sentarse ante Antena 3 para ver algún rosco. Normalmente la cantidad de audiencia tiene mucho que ver con el concursante que lucha por llevarse el premio. Los hay muy mediáticos y que atraen a mucha gente.

Hace años uno de los que más triunfaba y que finamente se acabó llevando un premio de más de un millón de euros era Fran González, un vecino de Colloto (Oviedo) licenciado en Biología que soñaba con montar su propio laboratorio y ayudar a sus padres, algo que parece haber conseguido. Ahora mismo es Orestes el joven que triunfa en el programa de Roberto Leal. Pero tiene muchos y muy duros competidores.

Antes que él el último ganador del concurso fue Pablo Díaz, un violinista que se metió al público en el bolsillo y que supo ganarse el favor de todos. No en vano sus sonrisa y su timidez hicieron que fuera cada vez ganando más adeptos en el programa.

Participó durante meses. De hecho fue uno de los que más tiempo estuvo en el concurso. Tanto que al final consiguió llevarse el bote y casi un récord de audiencia. La final en la que ganó el premio consiguió el minuto de oro, se colocó entre lo más visto de todo el mes en televisión y, lo más importante de todo, provocó que el joven se embolsara una importante cantidad de dinero. En concreto nada más y nada menos que casi dos millones de euros.

Pero, a partir de ahí... ¿qué fue de su vida? Pues la verdad es que poco más se sabe de su vida. El joven ya no está del todo activo en redes sociales: de hecho hace meses que no publica nada en su Twitter ni en su Instagram. Ha decidido centrarse en Twich, que es una red social de vídeos en la que está en contacto con la gente más joven y en donde toca canciones al violín (su gran pasión) que combina con la de jugar al Mario en la Nintendo también ante sus fans.

Noticias relacionadas