ENTREVISTA

Ana Pastor ('Los Borbones: una familia real'): "Ni pedimos permiso ni perdón por hacer nuestro trabajo"

Hablamos con la periodista, Aitor Gabilondo y José Antonio Antón sobre la nueva serie documental de la familia real de Atresplayer

Aitor Gabilondo, Ana Pastor y José Antonio Antón en la presentación de ’Los Borbones: una familia real’.

Aitor Gabilondo, Ana Pastor y José Antonio Antón en la presentación de ’Los Borbones: una familia real’. / Yotele

5
Se lee en minutos
Sergio López Merillas

'Los Borbones: una familia real' llega esta noche a laSexta y Atresplayer Premium tras más de dos años de trabajo. Ana Pastor y Aitor Gabilondo unen sus fuerzas en la primera serie documental sobre la Familia Real Española, que mostrará una mirada única y sin precedentes sobre la realeza, a partir del archivo histórico, imágenes y documentos inéditos, recreaciones y los testimonios de historiadores, escritores, periodistas, colaboradores y personas cercanas a la Casa Real. YOTELE habla con Ana Pastor, Aitor Gabilondo y José Antonio Antón, director de contenidos de Atresmedia, sobre el estreno de 'Los Borbones: una familia real'.

¿Qué vamos a ver 'Los Borbones: una familia real' a partir de este martes?Ana Pastor: Vais a ver la primera serie documental que se hace de la familia real española en la que, por primera vez, se va a mostrar la trastienda. No vamos a contar lo que ya se ha contado, sino información, hechos y una narración que te da una mirada diferente, pero complementaria, a la que teníamos de nuestra "segunda familia" durante todos estos años.

Dijisteis en la rueda de prensa que el objetivo era encontrar el equilibrio entre "la guillotina y la felación". Además de esto, ¿cuál ha sido el mayor reto de este proyecto?Aitor Gabilondo: Creo que ha sido acercarnos a una familia y quitarnos prejuicios y temores. También lo ha sido el hecho de documentarnos mucho, encontrar los conflictos internos e identificar bien a los personajes para intentar perfilarlos. Es como al revés de una ficción. Tú lo escribes y luego buscas los personajes. Nosotros teníamos que elaborar un relato comprensible, plausible y emocional con el escaparate que teníamos y las imágenes que hemos encontrado. Creo que eso ha sido un trabajo. Es más fácil de hablar de una familia cualquiera de clase media. Entiendes los códigos de cómo se relacionan entre ellos, aquí no. Lo hemos tenido que descifrar gracias a un equipo de documentación muy grande para entenderlos y darle una coherencia narrativa.

Este documental también con un amplio cartel de invitados. ¿Cómo se organización esa búsqueda de testimonios partiendo del objetivo de encontrar ese equilibrio entre "la guillotina y la felación"?Ana Pastor: Se consigue de una manera orgánica y profesional. Al final, a mí en particular, me gusta que me descoloquen. Que no me den la razón. Como espectadora, no me gustaría haber visto este documental reafirmándome en mis posiciones. Me gusta la sorpresa que te provoca escuchar a alguien muy monárquico hacer una crítica, que duele precisamente por dónde viene, a la institución o a Juan Carlos I en este caso. Y al revés, gente poco monárquica o república haga un ejercicio de entendimiento.

Aitor Gabilondo: Creo que hay que agradecer mucho a los testimonio porque todos, cada uno en su estilo, han sido muy claros. No han estado de bulto.

José Antonio Antón: Se ve la honestidad. A mí me ha gustado mucho lo que ha dicho Ana. Que ciertas testimonios de un lado o del otro te descoloquen. Cuando hablas con el corazón y la honestidad salen las cosas así.

Durante los últimos años, ha habido más transparencia y acceso a información, pero, ¿esta serie documental hubiera sido posible hacerla, por ejemplo, a finales de los 90 o principios de los 2000?Ana Pastor: Yo prefiero no especular. Creo que todo ha evolucionado, aunque no me atrevería a decir cómo hubiera sido esto en los 90. Hubiera sido diferente seguro, pero creo que era muy necesaria en esa época, y eso lo hace más necesaria ahora.

¿La Casa Real se ha puesto en contacto con vosotros? ¿La han llegado a ver?Ana Pastor: No la han visto todavía. Estoy en contacto permanentemente con Atresmedia, especialmente estos últimos días porque me dedico a la información e intento obtener información a todas horas de todo, pero no ha habido ni una pregunta sobre la serie documental. Han tenido la oportunidad de hacerlas, pero no la han hecho.

Es decir, no había contacto con la Casa Real salvo para solicitar que hubiese un equipo vuestro en algunos actos oficiales, ¿no?Ana Pastor: Incorporar a un cámara sí, pero no. Nada. Hombre, nos hubiera encantado tener una entrevista con algunos de los Reyes, pero a partir de ahí ni pedimos permiso ni pedimos perdón. Hacemos nuestro trabajo como lo hacemos en nuestros otros proyectos.

La Casa Real es una institución que está de actualidad prácticamente a diario pero, ¿qué periodo de tiempo abarca este documental?Aitor Gabilondo: Prácticamente, 100 años. Desde Alfonso XII hasta Felipe VI y un poco la Princesa Leonor. Respecto a actualidad, hemos tenido que parar porque entonces tendríamos que hacer el último capítulo en directo (risas).

José Antonio Antón: Se trata toda esa familia durante todos esos años pero con aproximación que no es cronológica ni con una voluntad historicista, sino como una foto global de todos estos años. El resultado se podrá ver perfectamente ahora como dentro de 50 años porque es una historia que existe y se cuenta.

El CIS no pregunta por la monarquía en sus encuesta desde el año 2015. ¿'Los Borbones: una familia real' puede llegar a ser un termómetro para pulsar la opinión de los españoles sobre la jefatura del Estado?Ana Pastor: Creo es mucho decir. Es un poco decir qué opina España. No lo sé. Pretendemos generar debate. Aunque particularmente para mí no tiene ninguna credibilidad, si el CIS hace una encuesta en estos momento me daría bastante igual. Hay encuestas de institutos privados. Más allá de mi opinión, que es irrelevante, la corona está por encima de los miembros de la familia, y eso es una pauta que se ha repetido tantas veces que eso les vaya a condicionar para que sigan heredando la jefatura del Estado, incluso si hubiese una buena encuesta diciendo que su índice de popularidad está muy bajo.

Noticias relacionadas