ESTUDIO CIENTÍFICO

Minar bitcoin contamina más que la extracción de petróleo: 113 toneladas de CO2 por moneda

  • La minería de criptomonedas está multiplicando su huella ecológica, según alerta un nuevo estudio

  • Las emisiones de CO2 asociadas a esta actividad se han multiplicado por 126 en los últimos cinco años

Minar bitcoin contamina más que la extracción de petróleo: 113 toneladas de CO2 por moneda
1
Se lee en minutos
Redacción

La minería de criptomonedas tiene un impacto ambiental comparable con algunas de las actividades más contaminantes del planeta. Según apunta un nuevo estudio publicado este mismo jueves en la revista Scientific Reports, la minería de bitcoin tiene una huella ecológica comparable con la extracción de petróleo o la producción de carne de vacuno. "La minería de criptomonedas no se está volviendo más sostenible con el tiempo, sino que cada vez se está convirtiendo en algo más dañino para el clima", alerta la investigación.

El análisis evalúa la huella ecológica de la minería de bitcoin –el proceso de generar y almacenar estas criptomonedas– entre enero de 2016 y diciembre de 2021. Solo en 2020, el bitcoin utilizó una media de 75,4 teravatios la hora de electricidad; más de lo que consumen países como Austria (69,9) o Portugal (48,4). Ese año, además, se estima que por cada dólar que generó en el mercado esta criptomoneda se generaron el equivalente a 1,50 dólares en daños climáticos globales.

"A nivel mundial, la extracción o producción de Bitcoin está utilizando enormes cantidades de electricidad, principalmente de combustibles fósiles, como el carbón y el gas natural. Esto está causando enormes cantidades de contaminación del aire y emisiones de carbono, lo que tiene un impacto negativo en nuestro clima global y en nuestra salud", explica Benjamin A. Jones, investigador de la Universidad de Nuevo México y autor de este estudio.

Emisiones al alza

Noticias relacionadas

El análisis también apunta a que las emisiones de CO2 asociadas a la minería de bitcoins se han multiplicado por 126 en los últimos cinco años. En 2016, minar una criptomoneda emitía 0,9 toneladas de dióxido de carbono. En 2021, este proceso emitía cerca de 113 toneladas por moneda. Un reciente estudio también estima que las emisiones generadas por la minería de bitcoins son comparables con las generadas por ciudades tan grandes como Viena, Hamburgo o Las Vegas.

A partir de estos datos, la comunidad científica alerta –una vez más– del preocupante impacto medioambiental de esta industria digital. Los expertos advierten que con el actual modelo de producción, las 'monedas digitales' no son sostenibles. Por eso mismo, tras la publicación de este último estudio científico, los investigadores reclaman "cambios significativos" en la minería de criptomonedas, incluida la posible regulación de estos procesos para minimizar los daños graves ambientales asociados.