Realidad virtual

Facebook lanza en España su primer intento de construir el 'metaverso'

La plataforma Horizon Worlds permite a los usuarios interactuar en un espacio de realidad virtual en el que jugar y socializar, un proyecto ya operativo en Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y Francia

Facebook lanza en España su primer intento de construir el 'metaverso'
1
Se lee en minutos
Carles Planas Bou

Meta, el gigante tecnológico propietario de Facebook e Instagram, ha lanzado en España la plataforma Horizon Worlds, que pretende ser el primer paso de la compañía para construir el ansiado 'metaverso', un espacio de realidad virtual al que conectarse para jugar y socializar con los demás.

Así lo ha anunciado Mark Zuckerberg, cofundador y director ejecutivo del mayor imperio de las redes sociales, en una publicación en la que ha compartido una imagen de su avatar –su personaje virtual dentro de la plataforma– junto a réplicas, poco conseguidas, de la Sagrada Familia de Barcelona y la Torre Eiffel de París.

A partir de este miércoles, Horizon Worlds estará disponible para los usuarios mayores de 18 años tanto en España como en Francia, siendo así los primeros países europeos donde la nueva plataforma social de Meta desembarca tras hacerlo ya en Estados Unidos, Canadá y el Reino Unido, donde acumulan más de 300.000 usuarios mensuales.

Horizon Worlds es tan sólo una de las aplicaciones de realidad virtual que Meta ha puesto en marcha para empezar a diseñar el llamado 'metaverso', concepto de moda en la industria tecnológica que recoge las aspiraciones de crear un internet inmersivo en el que el usuario se sumerge como si de un videojuego se tratase. La compañía pretende que ese espacio se convierta en una realidad paralela donde cada vez más personas pasen el tiempo –charlando, viendo conciertos virtuales o realizando reuniones de trabajo– y donde gasten su dinero, un sueño que aún queda lejos.

El pasado octubre, Zuckerberg anunció que la empresa matriz propietaria de Facebook, Instagram, WhatsApp, Messenger y Oculus, entre otras, pasaba a llamarse Meta. El movimiento sirvió para ilustrar el viraje de la compañía al pasar su apuesta por las redes sociales a la realidad virtual, pero también para tratar de silenciar el escándalo causado por las revelaciones que expusieron que la plataforma alimenta el odio y golpea la salud mental de las menores.

Noticias relacionadas