VIDEOJUEGOS

Un abogado pierde el caso por no jugar lo suficiente a Call of Duty y el juez se lo recrimina

La acusación de plagio a Infinite Warfare termina por causar una situación inédita en las cortes estadounidenses

La acusación de plagio a Infinite Warfare termina por causar una situación inédita en las cortes estadounidenses

2
Se lee en minutos
Elric Ruiz / Elsotanoperdido

Una acción, cuanto menos insólita, ha llamado la atención sobre un Tribunal de Distrito en California, Estados Unidos. Todo comienza con la demanda interpuesta por la compañía Brooks Entertainment, la cual denunció a Activision Blizzard Inc. alegando prácticas de plagio en el multimillonario ‘Call of Duty’. Sin embargo, no solo han perdido la demanda, además su abogado ha sido abroncado por el juez, que le ha recriminado no haber jugado lo suficiente al videojuego.

En noviembre de 2021, Brooks interpuso una denuncia en la que explica cómo Activision había copiado algún personaje de uno de sus videojuegos de disparos en tercera persona. Según refleja el demandante, los creativos del título bélico habían emulado el personaje de Shon Brooks, convirtiéndolo en Sean Brooks. Se justifica a partir de aquí que los héroes tienen nombres similares además de compartir “recursos como misiles ilimitados y ambos llevan a los ladrones ante la justicia”, además también “viajan a Marte”. En los mismos términos, el estudio demandante trata como plagio la existencia de "escenas de batalla guionizadas en un centro comercial de gama alta".

A partir de aquí se desata una guerra en los juzgados. En primer lugar, el abogado de Activision Blizzard escribe al del demandante, afirmando que la "denuncia contiene tergiversaciones graves y errores de bulto" por lo que solicita retirar la demanda. Se explica que, para empezar, Sean Brooks no es protagonista, ni comparte atributos físicos. Y aunque hay un gran centro comercial, el soldado no participa en ninguna batalla dentro de esta localización. Después de rechazar la solicitud, Activision presentó sus alegaciones ante el abogado de Brooks y expuso que casi todas las acusaciones eran inexactas. En julio de este año, el juez accedió a ambas alegaciones y desestimó la demanda. Además, ordenó al abogado del demandante reembolsar al demandado los honorarios y costes legales incurridos en el litigio. Sin embargo, lo peor viene después, cuando el juez recrimina al abogado de Brooks no haber investigado los hechos denunciados.

“El abogado del demandante no ha realizado una investigación razonable previa a la presentación de los hechos materiales alegados en la demanda. Porque, entre otras cosas, Call of Duty: Infinite Warfare es un juego de disparos en primera persona, no en tercera persona como se afirma, y Sean Brooks no dirige una escena de batalla con guion en un centro comercial de alto copete. El abogado del demandante debería haber verificado estos hechos antes de presentar alegaciones sin fundamentos fácticos, tal como este Tribunal ha podido comprobar fácilmente dentro de la primera hora y media de juego”, recriminó el juez al abogado que según parece, nunca ha jugado un ‘Call of Duty’.

Call of Duty: Infinite Warfare – Lanzamiento

Noticias relacionadas
Temas

Videojuegos