CRISIS ENERGÉTICA

¿La venganza de los PIGS?: la batalla política entre Alemania y los países del sur por los recortes de gas agita las redes

Viñeta alemana que representa a España como un cerdo que consume el dinero de Bruselas

Viñeta alemana que representa a España como un cerdo que consume el dinero de Bruselas / Trumble

5
Se lee en minutos

El drama de la guerra continúa en Ucrania. Y las consecuencias económicas que conlleva la contienda se extienden también fuera del territorio ocupado por Rusia. De hecho, las derivadas de la crisis energética provocada por la decisión de Vladimir Putin de utilizar el gas como un arma más han empezado a dividir a Europa, abriendo una brecha entre el norte y el sur. La amenaza del Kremlin de cortar el suministro de gas en cualquier momento, ha hecho que los países europeos comiencen a trazar un plan para ahorrar energía que puedan utilizar en invierno. El plan de Bruselas es que todos los países europeos ahorren un 15% del gas, de manera lineal, hasta la primavera de 2023.

Esto supondría cortes de energía o pasar más frío en invierno. Unas consecuencias que los países del sur no están dispuestos a asumir. El motivo: mientras los países del norte como Alemania dependen mucho del gas ruso, los países del sur como España o Portugal importan la mayoría de su gas de Argelia y, además, alegan que han hecho inversión en los últimos años para garantizar suministro de otro tipo de energías.

El ahora llamado "frente del sur" reclama que los recortes sean diferentes en cada país dependiendo de la situación de cada cual, pero Bruselas quiere aplicar la medida a todos los países de idéntica forma, argumentando que, en estos momentos complicados, la solidaridad debe ser aún más fuerte en Europa. Desde gobiernos como el español se replica que esa solidaridad es indispensable, pero que hay fórmulas solidarias alternativas a un sacrificio lineal entre Estados y se propone, entre otras cosas, incrementar la aportación de energía al continente que España puede obtener de Argelia o de Estados Unidos, por ejemplo. La vicepresidenta del Ejecutivo, Teresa Ribera, protestó oficialmente por limitar la iniciativa a un recorte de uso de gas igual entre países: “Entendemos perfectamente que hay que ser solidarios cuando un Estado miembro lo pasa mal y cuando hay muchos pasándolo mal, pero para ser eficaces en la respuesta hay que plantear bien las cosas”, dijo.

Pero mientras las autoridades europeas se preparan para un debate que es complejo y está lleno de matices, el 'otro debate', el de las redes sociales, comienza a agitarse con este asunto. De hecho, abundan los recordatorios sobre los momentos en que Alemania se burlaba de los países del sur apodándolos PIGS (cerdos), dada su necesidad de ayudas durante la crisis económica.

Tira cómica alemana en la que Merkel espera para sacrificar a los PIGS del sur

/ Redes sociales

PIGS, LA BURLA A LOS PAÍSES DEL SUR

'Pigs' significa 'cerdos' en inglés. Y, durante muchos años así apodó el norte al sur de Europa haciendo un juego de palabras con las iniciales en inglés de Portugal, Italia, Grecia y España.

Era una expresión muy utilizada por determinados medios de comunicación del norte de Europa durante la crisis económica, cuando el sur necesitaba rescates, préstamos y ayuda financiera para superar el bache de la anterior crisis que, ahora, se recupera con fuerza en internet. De hecho, son muchos los ejemplos de tiras cómicas en las que se representaba a España, Portugal, Grecia e Italia como cerdos que comían gracias al alimento alemán, como animales que sea provechaban de los países más ricos o como gorrinos que necesitaban disciplina.

Tira burlesca publicada en medios del norte de Europa

/ Redes Sociales

Estigmatización

Junto a estas burlas, llegó una enorme estigmatización hacia el frente del sur. Los países más boyantes en esa época, acusaban a estos de "haber vivido por encima de sus posibilidades" antes de la crisis, por lo que se les consideraba culpables de su mala trayectoria económica. Alemania lo resumió diciendo que España "no había hecho sus deberes".

Aunque hubo acusaciones más duras. Jeroen Dijsselbloem, Ex ministro de Finanzas de los Países Bajos, directamente acusó a los países del sur de vividores y mujeriegos: "Los países del sur no pueden gastar en alcohol y mujeres y después pedir ayuda", dijo.

Eso acabó traduciéndose en que calara el estereotipo de que las personas del sur de Europa eran vagas, impuntuales e indisciplinadas. Y así se les representaba en varias portadas de la época que se hicieron célebres, como vagos que vivían tumbados al sol mientras en el norte trabajaban.

Esa, es una de las espinas clavadas en los países del sur y que aún hoy siguen saliendo a colación. "A diferencia de otros países, los españoles no hemos vivido por encima de nuestras posibilidades desde el punto de vista energético”, ha resumido la Ministra Ribera haciendo una referencia al trato que recibió España durante la crisis.

RECORTES

Noticias relacionadas

También son muchos los que han recordado en las redes sociales como hace unos años Bruselas, a diferencia de lo que ha hecho con los fondos 'Next Generation' por la pandemia - ofrecía ayudas a los países del sur a cambio de drásticos recortes en sanidad, educación, en empleo público o en pensiones, lo que llevó a una situación aún más precaria en el país, especialmente en el área social.

Además, Bruselas se reservaba el derecho de vigilar la economía española y de retirar las ayudas si España "no hacía sus deberes" e incumplía el mandato económico de Europa. Ahora, son muchos los que piden que España haga lo mismo: que imponga unas duras condiciones a los países más dependientes del gas de Putin para obtener las ayudas y que, si incumplen el trato, se retiren. Otros, incluso se niegan a cualquier tipo de solidaridad y les recomiendan "que se compren mantas".