INVESTIGACIÓN

Se busca a un asesino para dos desaparecidos

El rastro de Jesús González y Juan Miguel Isla se perdió en Manzanares (Ciudad Real), en 2019 y 2022, después de que ambos se citaran con el mismo hombre para cobrar por la venta de dos coches y una finca

Se busca a un asesino para dos desaparecidos
2
Se lee en minutos

La Guardia Civil pide colaboración ciudadana para encontrar a Juan Miguel Isla, un hombre de 58 años, casado y con hijos, que desapareció en Manzanares (Ciudad Real) el pasado 22 de julio. Había viajado la tarde anterior desde la Playa de San Juan, en Alicante, donde vivía con su pareja, hasta esa localidad manchega.

El hombre iba a cobrar en metálico 50.000 euros de la venta de una finca familiar. Fue acompañado de un intermediario con el que se había citado en un pueblo cercano, La Solana, para recoger el dinero.

Los investigadores han difundido un vídeo con las últimas imágenes del coche del desaparecido, un Renault Clio, saliendo de Manzanares por la carretera N430A en dirección a la localidad de Membrilla, por si algún testigo recordara algo.

Vídeo difundido por la Guardia Civil con imágenes de Juan Miguel Isla saliendo de Manzanares por la carretera N430A el día que desapareció. GUARDIA CIVIL

Otro desaparecido

Según ha sabido CASO ABIERTO, canal de investigación y sucesos de Prensa Ibérica, ese intermediario, la última persona que estuvo con Juan Miguel antes de que se lo tragara la tierra, está siendo investigado por otra desaparición, ocurrida tres años antes en la misma localidad de la provincia de Ciudad Real.

Un empresario de máquinas tragaperras de Vitoria, afincado en Manzanares, Jesús María González Borrajo, de 55 años, desapareció el 19 de junio de 2019 después de vender dos Mercedes de alta gama a un conocido suyo por 14.000 euros cada uno. En esa transacción, de acuerdo con las fuentes consultadas por este medio, hizo de intermediario el mismo hombre que tres años después ayudaría a Juan Miguel Isla a vender la finca de su familia.

Un "conseguidor"

El hombre, conocido entre los vecinos de la zona como una especie de "conseguidor" que intercede en "operaciones de compraventa de coches, casas y armas", es el nexo entre ambas desapariciones, la de Jesús y la de Juan Miguel.

Para la familia de Jesús no hay duda: "ambos casos están conectados, creemos que el autor de ambas desapariciones puede ser el mismo, que el mismo se los ha quitado de en medio", explica su abogado, Dionisio Muñoz.

Pagarés por 28.000 euros

Tras su desaparición, el hermano de Jesús María descubrió que el empresario había recibido, poco antes de que se le perdiera la pista, varios pagarés por valor de 28.000 euros que debía cobrar en fechas próximas al día en que dejaron de saber de él, el día que su teléfono se apagó. "Esos pagarés quedaron guardados en un cajón de la casa de Jesús María. Desapareció antes de poder cobrarlos, sin embargo él ya había entregado al comprador uno de los coches", afirma el abogado.

"El hermano de Jesús supo desde el principio que algo malo le había pasado, tenía comprado un billete de avión con destino a Paraguay, donde también tenía negocios, y debía viajar justo cuando se lo tragó la tierra", añade el letrado.

Batidas

La Guardia Civil está realizando batidas en Manzanares esta semana para buscar al segundo desaparecido, Juan Miguel Isla. Se centran en una zona de campo donde se perdió la señal de su teléfono móvil.

Noticias relacionadas

Al operativo se han unido efectivos de la UCO, la USECIC, el Seprona y la unidad canina del Instituto Armado. Buscan su cuerpo y cualquier pista que revele qué le ocurrió, aunque, como en el caso de Jesús, la principal hipótesis es que alguien le haya hecho daño. Quizás, la misma persona.