Las Palmas

Un testigo excusa al acusado de perseguir a una menor con el pene al aire en Las Palmas

La víctima asegura, no obstante, que no tiene ninguna duda sobre la identidad de quien supuestamente la agredió en una calle

Un testigo excusa al acusado de perseguir a una menor con el pene al aire en Las Palmas
3
Se lee en minutos
Christian Afonso

El hombre acusado de perseguir con los genitales al aire a una menor en una calle de Miller BajoLas Palmas de Gran Canaria, en noviembre de 2019 negó este jueves los hechos durante el juicio celebrado en su contra en la Audiencia Provincial de Las Palmas. Según su versión, se encontraba en un taller arreglando su vehículo en el momento en el que la víctima sitúa los acontecimientos. La joven, en cambio, se mostró totalmente segura de que quien se sentaba en el banquillo era la persona con la que se topó aquella tarde y que identificó en una rueda de reconocimiento en dependencias policiales unos días después, diligencia que la defensa impugna por considerar que presenta irregularidades.

Durante la vista, el acusado respondió al Ministerio fiscal, que solicita cuatro años de prisión por un delito de abuso sexual a menor de 16 años, que no estaba en la calle Saraza Ortiz de Miller Bajo sobre las dos y veinte de la tarde del 6 de noviembre de 2019 -lugar y hora en que sitúa la menor los hechos-. Además, negó conocer a la víctima de haberla visto antes en el barrio, a diferencia de lo que esta relató previamente en el juicio. "Yo estaba en el taller en ese momento porque mi coche tenía un ruido extraño y fui a ver lo que pasaba", señaló.

Precisamente, el dueño del establecimiento dijo ante el tribunal -presidido por el magistrado Pedro Herrera- que cuando él se fue a comer ese día -sobre las 14.30 horas-, el acusado se encontraba todavía en el taller, esperando a que le viniera a recoger una conocida que actuaba como si fuera su "tutora" desde hacía años. El joven, natural de Sierra Leona y que llegó hace más de una década a la isla a bordo de una patera, quiso dejar claro, tanto en su testimonio como en su derecho a la última palabra, que en ningún momento quiere hacer ver que la joven se inventara la acusación, sino que pudo haberse confundido de persona en un barrio en el que hay mucha presencia de personas migrantes. Una idea que reiteró su abogada defensora, María Rosa Díaz Bertrana, en su informe final.

La defensa impugna la rueda de reconocimiento policial

"No ponemos en duda los hechos que relata la víctima, pero dio unos datos para identificar a su presunto agresor que no han sido confirmados y que parten de un error, que ya arrastra a todo el proceso de identificación... Quizás no haya podido reconocer a esa persona, ya que es muy difícil diferenciar", argumentó la abogada. Asimismo, impugnó la rueda de reconocimiento que se llevó a cabo en dependencias policiales días después de los hechos relatados por la menor, puesto que "faltó información sobre la edad o la procedencia de quienes estaban ahí".

Esta versión choca con la seguridad que demostró la joven, que en el momento de los hechos tenía 14 años, a la hora de identificar a la persona que la siguió aquella tarde. De hecho, contó que se había encontrado con el acusado en otros momentos, tanto antes como después del presunto ataque. "Tengo secuelas desde entonces, siento ansiedad... Y, cuando le vi en los pasillos del juzgado, volví a sentir miedo", indicó.

La madre de la víctima durante su declaración ante el juez, con el acusado de perseguir a su hija con los genitales al aire a su izquierda. /

Noticias relacionadas

Ese estado ansioso fue confirmado por su madre, que declaró en calidad de testigo, y quien explicó que su hija llegó a casa aquel día "llorando y agitada" y que le relató cómo un hombre la había perseguido varios metros con los genitales al aire después de encontrársela en una calle cercana a su inmueble. La menor confirmó que el chico "ya venía tocándose" desde lejos y que llegó a rozarle el muslo con su miembro antes de que ella emprendiera la huida.

Tras la lectura de las conclusiones finales, el juicio quedó visto para sentencia.