Robos

Finge un atropello en Zaragoza para intentar robar la cartera al conductor

El dueño del coche retuvo al sospechoso y llamó a la Policía Nacional para detenerle. El individuo mostró gran resistencia en su arresto y agredió a los agentes

Finge un atropello en Zaragoza para intentar robar la cartera al conductor
2
Se lee en minutos
L. M. G.

La imaginación de los delincuentes no tiene límites. Un hombre acabó ayer detenido en Zaragoza, después de fingir un atropello para intentar robar las pertenencias al conductor durante un despiste. Este le pilló y llegó a inmovilizarle contra el suelo a la espera de que la Policía Nacional llegara.

Ocurrió sobre las 19.15 horas en la calle Laguna de Rins, en el centro de Zaragoza. Un joven de 19 años llamó a la sala del 091 para que mandaran un coche patrulla porque un hombre había intentado robarle.

Hasta allí se trasladó una dotación de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía de Aragón que se encontró a un chico de 19 años que tenía inmovilizado contra el suelo a un hombre de 62 años que trataba de levantarse. Inmediatamente fueron a separarles, mientras preguntaban qué era lo que había pasado.

El más joven les explicó que iba circulando tranquilamente cuando sintió un golpe y vio que caía sobre el capó de su turismo el otro hombre. Pensó que se le había atropellado y salió, preocupado, para prestarle ayuda sin saber las intenciones que había detrás.

El hombre de 60 años trató de aprovechar esta situación para robarle la cartera, siendo sorprendido por el propio conductor, quien le recriminó su actitud y le dijo que esperara al Cuerpo Nacional de Policía. Que le iba a contar él mismo lo que había hecho. Como pretendía irse de allí, este decidió echarle al suelo y retenerle.

Hasta ese momento la acción del sospechoso no era ni delito porque no había conseguido cometer el hurto, pero comenzó a agredir a los agentes dándoles patadas y puñetazos. Eso sí constituyó un delito de atentado a agentes de seguridad, siendo arrestado M. P. C., de origen cubano y de 62 años.

El hombre cuenta con un único antecedente policial por un delito de lesiones ocurrido hace un año. El hombre durmió en los calabozos del Cuerpo Nacional de Policía, mientras los agentes fueron examinados, si bien no presentaron lesiones de gravedad.

Ahora se iniciará una investigación por si es la primera vez que el individuo lleva a cabo este modus operandi para hurtar o si lo ha cometido en otras ocasiones y así poderle imputar más robos. De momento, ante el juzgado de guardia tendrá que responder por la agresión a los agentes de la Policía Nacional.

El Código Penal considera que los atentados serán castigados con las penas de prisión de uno a cuatro años y multa de tres a seis meses si el atentado fuera contra autoridad y de prisión de seis meses a tres años en los demás casos. Se considera agravado y, por ende se imponen penas superiores al grado, en los casos en los que hay uso de armas u otros objetos peligrosos, haciendo uso de un vehículo de motor o cuando los hechos se lleven a cabo con ocasión de un motín, plante o incidente colectivo en el interior de un centro penitenciario.

Noticias relacionadas