Tráfico de drogas

Interceptan un narcovelero que se dirigía a España con 6 toneladas de hachís

La organización criminal pretendían introducir la droga en el país tras haberla cargado en un punto del litoral marroquí | La embarcación ha sido interceptada en Huelva con tres tripulantes

1
Se lee en minutos
EFE

Agentes de la Policía Nacional, en colaboración con Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria, han interceptado en aguas internacionales del Atlántico un narcovelero con tres tripulantes a bordo que se dirigían, con unas seis toneladas de hachís, hacia la costa suroeste de España.

La operación, denominada Bibi por el nombre de la embarcación, supone, según ha informa la Policía este martes, un golpe policial a las organizaciones criminales del Este, líderes en el tráfico de drogas por vía marítima.

El velero, tras una larga investigación, fue interceptado a 130 millas de la costa de Huelva, por donde sus tres tripulantes, que fueron detenidos, pretendían introducir la droga en el país tras haberla cargado en un punto del litoral marroquí.

La investigación comenzó a principios de 2021, cuando las fuerzas de seguridad pudieron confirmar que uno de los grupos criminales más activos en España se disponía a adquirir un velero para su uso en el narcotráfico.

Mediante la cooperación internacional con la National Crime Agency de Reino Unido y con las autoridades italianas pudieron identificar el velero y coordinar la actuación policial sobre la organización investigada.

La embarcación, de nombre Bibi y presunto pabellón maltés, se desplazó el pasado mes de febrero a Italia, desde donde se trasladó un mes después a España, estableciéndose en las costas levantinas como base de operaciones antes de acometer la carga del estupefaciente en África.

Noticias relacionadas

Tras salir de España, el narcovelero navegó hasta el punto de la costa marroquí donde recogió la droga con la intención de retornar a España para introducirla en Europa a través del sur de la península.

Finalmente la embarcación fue interceptada en aguas del Atlántico, donde los agentes también intervinieron, además de las seis toneladas de hachís, un dron, cámaras de seguridad y un detector de radiofrecuencia.