COMUNIDAD DE MADRID

Los vecinos del conde homicida machista de Serrano denunciaron que usaba armas de fuego dentro del edificio

  • F.G.D.C. disparaba con una escopeta de perdigones en el patio interior del inmueble en el que asesinó a su mujer y a una amiga de esta

  • El asesino, que tenía los títulos de marqués y conde, también había exhibido armas cortas, una escopeta de caza, arcos y flechas delante de sus vecinos

  • Fue detenido en 2018 acusado de maltratar a su pareja y en 2009 su madre y su hermana le acusaron de lo mismo

El presunto doble homicida de Serrano, en una imagen de archivo. 

El presunto doble homicida de Serrano, en una imagen de archivo.  / FOTO CEDIDA POR ANTENTA 3

5
Se lee en minutos

F.G.D.C., el presunto asesino machista de la madrileña calle Serrano que acabó con la vida de su esposa y una amiga la mañana de este lunes, llevaba a sus espaldas un buen puñado de denuncias. Por maltrato, de su propia esposa y de otras mujeres de la familia. Y de algunos vecinos: tenía como costumbre amedrentar e intimidarlos con armas de fuego. Advertía, gritaba, apuntaba... los habitantes de la zona le conocían bien y, el que más o el que menos, había sido objeto de alguna amenaza, aunque fuese de forma velada, según atestiguan varios de ellos.

El presunto asesino había sido denunciado en 2009 por maltratar a mujeres. Concretamente a su madre y a su hermana. Un juez le impuso entonces una orden de alejamiento. En 2018 fue detenido por maltrato a su mujer. Su pareja, finalmente, retiró la denuncia y volvieron a convivir. Ahora, en el momento en que ha sido asesinada supuestamente por el marido con el que volvió a convivir, la mujer no tenía ninguna medida de protección.

Fue un vecino del bloque 205 de la citada calle quien alertó este lunes por la mañana a la Policía de que había oído varios disparos en su propio edificio, en el primer piso. Según la línea de investigación manejada por los agentes policiales, el presunto asesino habría utilizado una escopeta para terminar con su actual esposa, de 44 años, y una conocida de ésta, de 70. Después, con el mismo arma, él se habría quitado la vida.

Prácticas en el patio del del inmueble

En su bloque, el presunto homicida ya era conocido antes del atroz crimen machista por su carácter violento. "Se ponía a hacer puntería en el patio interior con una escopeta de perdigones", resumía a EL PERIÓDICO DE ESPAÑA uno de los residentes del inmueble, que además apuntaba que habían tenido que llamar alguna vez a la policía para denunciar este tipo de comportamientos.

F.G.D.C. residía en el 1ºC y desde allí gritaba por el patio de luces a todos los vecinos que osaban llamarle la atención. Generalmente en forma de amenazas. "Te voy a pegar un tiro" era la más repetida, de acuerdo a los testimonios de los residentes del bloque.

"Todos sabíamos quién era ese tío. Un personaje que solía amenazar a la gente a la mínima ocasión. Yo una vez me lo crucé por esta misma calle (Serrano). Él iba paseando su perro, un Yorkshire blanco, y yo el mío, un Labrador. Mi perro hizo amago de acercarse al suyo, que empezó a ladrar. Entonces me empezó a gritar y a decirme que si se acercaba el perro me pegaba un tiro", contaba otro vecino, sorprendido al conocer la identidad del homicida. "Me crucé ayer con él en la gasolinera del barrio y ni me conoció", concluye esta fuente.

Arcos y flechas

No solamente eran armas de fuego las que exhibía para intimidar. Dentro del grupo de personas que desfilaron por la puerta del 205 de Serrano durante el día de autos, al menos dos confirmaron que alguna vez "había amenazado a los vecinos mostrando un arco y unas flechas". Además, F.G.D.C. era cazador y tenía licencia de armas de fuego.

La Policía Nacional, en el portal donde se produjo el crimen, en el 205 de la calle Serrano.

/ JOSÉ LUIS ROCA

F.G.D.C. era dado a crear conflictos en su comunidad. Son varios los vecinos que recuerdan que "durante el confinamiento de la pandemia, solía sacar una bandera de España con el águila franquista y gritaba 'vivas a Franco'". Uno de ellos, incluso, asegura que "en algunas de las reuniones de vecinos pretendía obligar a los demás a cantar el Cara al Sol. Como no se le hacía caso, se enfadaba", explicaban a este periódico en la puerta del inmueble.

"Prepotente", "histriónico" o "provocador" son los adjetivos que más se repiten entre la gente que coincidió con él en el barrio. Presumía, además, de linaje. Porque F.G.D.C. era oficialmente, desde 2012, un 'Grande de España'. Ese fue el año en el que heredó, tras el fallecimiento de su progenitores, los títulos de Marqués de Perijá y Conde de Atarés. Un nombramiento que, tal y como sucede en estos casos, fue publicado en el BOE.

Platós de televisión

También se convirtió durante un tiempo en un habitual de las tertulias de televisión, en calidad de afectado por la caída de un producto financiero de la Banca Privada de Andorra que él había contratado, así como otros activos del ya extinto Banco de Madrid. F.G.D.C. se erigió en una especie de portavoz de los afectados, que acudía a los platós de televisión para explicar la problemática. Frente a las cámaras, en cambio, se esforzaba en transmitir una imagen de persona sosegada.

Pero F.G.D.C. mantenía la actitud irrespetuosa con casi todo aquel con el que se cruzaba. Salvo con los camareros del bar de debajo de su casa, que frecuentaba casi a diario. "Con nosotros se portaba muy bien. Siempre iba como alterado y hacía cosas raras. Con los clientes sí que ha tenido más de una enganchada, pero con nosotros no. Era un tipo peculiar al que le gustaba aparentar. Iba siempre muy bien vestido y tenía un Mercedes y una moto Ducati", cuentan en el establecimiento.

Teléfono contra la violencia machista

Las víctimas de la violencia machista y su entorno pueden pedir ayuda en distintos recursos activos todos los días de la semana y las 24 horas del día: el teléfono 016, el correo electrónico 016-online@igualdad.gob.es y el canal del WhatsApp en el número 600 000 016.

En una situación de emergencia se puede llamar al 112 o a los teléfonos de emergencias de la Policía Nacional (091) y de la Guardia Civil (062) y, si no es posible hacer sea llamada, en caso de peligro, existe también la opción de activar la aplicación ALERTCOPS, que envía una señal de alerta a la policía con geolocalización.

Noticias relacionadas