Investigación

Denuncian el ataque a una joven con una jeringuilla en un tren en Alicante

La Guardia Civil investiga el caso de una chica de 19 años que tuvo que tumbarse el suelo tras sentir mareos y náuseas

Denuncian el ataque a una joven con una jeringuilla en un tren en Alicante
2
Se lee en minutos
P. Cerrada

La Guardia Civil de El Campello investiga una denuncia presentada por el presunto ataque con una jeringuilla a una joven de 19 años cuando viajaba en el TRAM desde Alicante hasta el municipio campellero. Fuentes cercanas a la investigación aseguran que no se han registrado en El Campello más denuncias sobre este tipo de ataques, que están causando psicosis en otros países como Francia por la proliferación en los últimos meses de pinchazos con jeringuillas o alfileres en discotecas y conciertos, donde hay grandes aglomeraciones de personas.

No obstante, recientemente sí se presentaron denuncias por hechos similares ante la Policía Nacional de Dénia, pero las pruebas médicas descartaron que un joven inyectara alguna sustancia, como éxtasis líquido, a varias chicas mientras se encontraban en una discoteca del municipio dianense. En cualquier caso, la Comisaría de Dénia sigue investigando el caso, que causó cierta alarma entre numerosos jóvenes de la ciudad.

El padre de la joven afectada por el ataque denunciado en El Campello ha explicado a este diario que los hechos ocurrieron el pasado 11 de junio sobre las once de la noche. Su hija cogió el TRAM en la estación del Mercado en Alicante y se dirigió a su domicilio en El Campello. No sabe en qué punto exacto le pincharon pero ocurrió después de que una amiga suya que viajaba con ella se apeara en la estación de Colonia Romana en la Albufereta.

"El TRAM iba a tope de gente y de repente empezó encontrarse mal", indica el padre de la joven. La cabeza le daba vueltas y tenía ganas de vomitar, por lo que tuvo que tumbarse en el suelo del vagón y llamó por teléfono a su familia para que la recogieran en la parada.

En un primer momento la joven no se percató del ataque, pero un día y medio más tarde acudió a una clínica de Alicante al ver que le había salido un moratón en una pierna. «Pensamos que podría haber sido por un mosquito, pero en el hospital nos dijeron claramente que se trataba de un pinchazo con una jeringuilla», afirma el progenitor.

Al haber pasado tiempo desde el incidente la analítica no pudo confirmar si le inyectaron alguna sustancia o fue solo el pinchazo. No obstante, se activó un protocolo preventivo para estos casos y en la clínica le suministraron medicación contra el VIH y contra la hepatitis.

Tanto en Francia como anteriormente en el Reino Unido, esta oleada de ataques está causando inquietud porque, salvo en dos casos confirmados de éxtasis líquido, se desconoce qué tipo de sustancia se ha suministrado a las víctimas.

Noticias relacionadas