Investigación

Los expertos en toxicología desmienten la versión de la muerte natural de una víctima de Jorge Ignacio Palma

El juicio contra el acusado aborda la muerte de Arliene Ramos

Los expertos en toxicología desmienten la versión de la muerte natural de una víctima de Jorge Ignacio Palma
4
Se lee en minutos

Este lunes se ha celebrado una nueva sesión del juicio contra el presunto asesino en serie Jorge Ignacio Palma, acusado de los asesinatos consumados de Arliene Ramos, Lady Marcela Vargas y Marta Calvo y de los intentados sobre ocho mujeres más en el plazo de 15 meses y medio, administrándoles cocaína de altísima pureza por vía genital bajo engaño.

En esta quinta sesión del juicio estaba previsto que declarara una testigo amiga de Arliene Ramos que había sido localizada in extremis el pasado viernes y que finalmente no ha podido llegar a tiempo a la vista. Su declaración se ha aplazado sin fecha todavía.

Arliene, primera víctima mortal del encausado, fue agredida en intoxicada mortalmente. Esta testigo no pudo ser localizada en la fase de instrucción pero, el pasado viernes se anunció su testimonio en el proceso.

A lo largo de la jornada han intervenido varios agentes de la unidad de Policía Científica del Cuerpo Nacional de Policía que han expuesto las conclusiones de la recogida y análisis de huellas dactilares del apartamento de la Gran Vía Marqués del Turia, 78, así como de los restos de ADN hallados en el lugar.

Dos agentes del laboratorio de la Policía Nacional han contado que recibieron unos vestigios del lugar de los hechos donde se encontró convulsionando a la víctima. Según detallan las muestras analizadas correspondían a un vial con un líquido de color pardo, recogido de una copa de cristal, y un tubo con una sustancia blanca pulvurolenta, que resulta ser cocaína con una riqueza del 81,6%. El experto de la policía remarca la pureza de la droga, “no se identifica ninguna sustancia de corte ni adulterante”. Los expertos del laboratorio de Toxicología de la Policía Nacional han narrado que lo habitual es que una vez llega la droga al país esta sea cortada y adulterada. La defensa de Jorge Ignacio ha cuestionado el trabajo realizado por los peritos de la policía argumentando de por qué no se llevaron los análisis de esta sustancia “a los organismos oficiales”, como si el Laboratorio Químico Toxicológico de la Unidad Central de Análisis Toxicológico de Policía Científica, al que pertenecen ambos peritos, no lo fuera.

Los dos peritos policiales han explicado cómo llegaron a la conclusión de que dos de las huellas, una de un dedo anular izquierdo y la otra del dedo índice izquierdo, pertenecían a Jorge Ignacio P. J., el presunto asesino en serie. “A nosotros nos llegan las huellas dubitadas, que no sabemos de quién son, procedentes de la inspección ocular técnico policial”, relata uno de los expertos de la policía. “Las cargamos en el Sistema Automático de Identificación Dactilar (SAID), que se alimenta con personas con antecedentes penales, y el sistema te da candidatos”, ha explicado.

También han intervenido los forenses que realizaron la autopsia del cadáver de Arliene Ramos, la mujer brasileña de 32 años, a la que el acusado abandonó agonizando en una casa de citas de la plaza Cánovas de Valencia. La forense María José Llobell, ha reconocido que inicialmente en el informe de autopsia, con fecha del 4 abril 2019, concluyó que la muerte era por causa natural, simplemente porque no apreciaron concentraciones en sangre suficientes que hagan pensar que se trataba de una intoxicación por drogas. Y que con el explante de los órganos de la víctima (se le extrajeron corazón, ambos pulmones, una cuña de bazo y una cuña de páncreas) no se podían tomar muestras al cuerpo porque hubiera salido afectadas por el citado explante. “Para determinar que la muerte es por una intoxicación por drogas debe de haber una cantidad suficiente de concentración, que en este caso no se da”, ha aclarado la perito; primera prueba practicada durante las seis sesiones del juicio que beneficia a la defensa, y a la que seguramente se aferrará en su informe de conclusiones. La forense ha concluido que de tratarse de una muerte por intoxicación por cocaína “hubiera muerto de forma fulminante”. Aunque obvia que Arliene estuvo agonizando durante varios minutos y de nos ser por los trabajos de reanimación de los servicios médicos de emergencias habría muerto en el lugar de los hechos.

Los expertos en toxicología de Barcelona han contrarrestado la declaración de la forense del Instituto de Medicina Legal de València que descartó la intoxicación como causa de la muerte de Aliene. “Es importante el momento en el que se tomó la muestra, ya que la concentración sería muy superior en las horas anteriores". Y reconocen que la concentración de metabolitos no era especialmente elevada, en ese caso transcurrieron entre seis y siete horas desde la intoxicación hasta la toma de la muestra, y durante ese tiempo se habría metabolizado y bajado su concentración en sangre. Y añaden, "deberíamos pensar que la concentración de cocaína sería mucho mayor, teniendo en cuenta que los fluidos que le fueron suministrando, como sueros, favorecen su disolución y ayuda a su eliminación”, argumentan los expertos en Toxicología, lo que contradice lo dicho anteriormente por la forense del Instituto de Medicina Legal de València que descartó la intoxicación como causa de la muerte de Arliene.

Mañana en el juicio abordarán la muerte de Lady Marcela Vargas

Este martes en el juicio abordarán la muerte de Lady Marcela Vargas, segunda supuesta víctima mortal de Jorge Ignacio. P. J. Declararán una testigo que encontró el cadáver, la inspectora jefe del grupo de Homicidios de la Policía Nacional y varios agentes relacionados con la inspección ocular técnico policial.

Noticias relacionadas