Investigación

"No la envenenamos", dice la pareja de Luis Lorenzo, acusada de asesinar a su tía

Un hermano de la víctima, residente en Avilés, pidió que se exhumase el cadáver y se analizase el cuerpo, en el que se hallaron restos de cadmio y manganeso

"No la envenenamos", dice la pareja de Luis Lorenzo, acusada de asesinar a su tía
3
Se lee en minutos
Luis Ángel Vega / Sara Arias

María Isabel Suárez Arias, una mujer que residía en los últimos tiempos en Grado (Asturias), falleció en junio del año pasado, con 85 años, en la casa de Rivas-Vaciamadrid de su sobrina Aránzazu Palomino Suárez y la pareja de ésta, el conocido actor madrileño Luis Lorenzo Crespo. Lo que parecía la muerte natural de una mujer aquejada de demencia senil, ha resultado sin embargo un posible envenenamiento de carácter homicida, al hallarse en la sangre de la anciana grandes cantidades de cadmio y manganeso.

La Guardia Civil, que detuvo este miércoles a la pareja, sostiene que Aránzazu Palomino, Arancha, y Luis Lorenzo, conocido por su participación en series como 'El Comisario', 'La que se avecina' o 'La familia Mata' –un título de lo más premonitorio–, asesinaron a la anciana para hacerse con la herencia de la mujer, sin hijos y con propiedades en Grado y Valduno, en Las Regueras. En los tres meses meses que la mujer vivió con la pareja en Madrid, entre marzo y junio de 2021, se habrían evaporado de la cuenta de la mujer unos 30.000 euros. Este viernes pasaron a disposición delJuzgado número 9 de Arganda del Rey, cuya titular decretó la puesta en libertad de la pareja, investigada por asesinato y maltrato de obra. Tendrán que presentarse semanalmente en el Juzgado y se les ha retirado el pasaporte para que no puedan huir fuera del país.

La fallecida nació en Sorribas (Grado), aunque luego vivió en Valduno (Las Regueras) con su marido, ya fallecido, con el que no tuvo hijos. En los últimos años se había comprado un piso en Grado, en la calle Arroyo Naranjo. Los vecinos recuerdan cómo la sobrina acudía muchas veces a la vivienda y se producían grandes discusiones por dinero. En los últimos tiempos, la anciana iba a veces a la casa de su sobrina en Madrid. Uno de sus hermanos, José María, residente en Avilés, comenzó a extrañarse de que la mujer empeorase en su estado cuando viajaba a la capital.

En marzo del año pasado, la mujer volvió a Madrid, pero esta vez no regresó. Terminó falleciendo el 28 de junio. Fue enterrada dos días más tarde en el cementerio parroquial de valduno. Sin embargo, José María empezó a sospechar al haber descubierto que en los tres meses precedentes a su fallecimiento habían desaparecido 30.000 euros de la cuenta de la mujer, y que ésta había cambiado su testamento para beneficiar a su sobrina. El hermano pidió que se realizase una autopsia al cadáver. Un juzgado de Grado autorizó la exhumación, lo que permitió encontrar los restos anormales de cadmio y manganeso.

La detención de la pareja se produjo este mismo miércolesUn día antes, el martes, Arancha y Luis Lorenzo estuvieron en Grado, junto a varios niños, en un local hostelero situado junto al mercado de ganados, según varios vecinos. Fue a su regreso a Madrid cuando fueron arrestados por agentes de Tres Cantos.

Este viernes por la mañana fueron conducidos ante el Juzgado número 9 de Arganda. “No envenenamos a nadie”, declaró Aránzazu Palomino, una mujer en la treintena, que estuvo asistida por el letrado ovetense Francisco Pérez Platas. El abogado también asistió a Luis Lorenzo, quien prefirió acogerse a su derecho a no declarar. La sobrina de la mujer supuestamente asesinada sostiene que las sustancias halladas en la sangre de la anciana pueden tener origen en cualquier alimento en mal estado, o incluso en medicamentos.

Y en cuanto al dinero, Aránzazu sostiene que los 30.000 euros que falta de la cuenta no han sido tocados, al igual que la herencia de la fallecida. Algunos medios sostienen que, cuando Isabel falleció, el actor dijo a sis conocidos: “la tía ha fallecido, ahora podremos comprar la casa que queremos”.

Noticias relacionadas