INVESTIGACIÓN

Un arsenal de armas y drogas en la casa del fugitivo detenido en Málaga

David Ungi y sus socios tenían tres pistolas, una de ellas ametralladora, munición, 15 kilos de cocaína, 19 de hachís y 123 gramos de cogollos de marihuana. Una cuarta pistola fue intervenida durante los arrestos

2
Se lee en minutos
Jose Torres

Tres pistolas, una de ellas ametralladora, sus correspondientes cargadores, munición de varios calibres, 15 kilos de cocaína, otros 19 de hachís y 123 gramos de cogollos de marihuana. Este es el balance del registro domiciliario que la Policía Nacional hizo en la vivienda de Coín (Málaga) en la que vivía David Ungi, el fugitivo británico buscado en su país por el asesinato en 2015 de un joven en Liverpool. Según las autoridades británicas, el prófugo abandonó Reino Unido menos de 24 horas después de que Vinny Waddington fuera tiroteado desde un coche que previamente lo embistió su moto por la zona de Garston. Pese a que dos hombres fueron condenados por el crimen, pero Ungi seguía en la lista de la policía Merseyside. Siete años después, ha sido arrestado junto a sus tres acompañantes cuando entraban a un gimnasio del centro comercial del pueblo malagueño. Durante los arrestos, los agentes ya localizaron en una riñonera otra pistola municionada, como ya informara este periódico el pasado sábado.

David, también conocido en su país como el asesino con cara de niño, fue localizado tras una investigación cuyo origen son las mediáticas campañas publicitarias con las que Reino Unido difunde los rostros de sus delincuentes más buscados. Esto permitió a los investigadores de ambos países obtener datos que fijaban la residencia del fugitivo en Coín en la que convivía con tres compatriotas. Según ha informado la Dirección General de la Policía, los agentes confirmaron este extremo pese al estilo de vida de Ungi. "Llevaba una vida muy sigilosa y sólo facilitaba la entrada al domicilio a sus consortes", han explicado antes de añadir que extremaba las medidas de seguridad, hasta tal punto que siempre portaba una bandolera consigo que hacía sospechar de que siempre iba armado, incluso dentro de su domicilio.

Las detenciones se precipitaron el pasado 5 de mayo. Los investigadores detectaron un desplazamiento de Unge y sus tres amigos desde su residencia hasta el gimnasio en el que querían inscribirse en el centro comercial del pueblo. La actuación cogió por sorpresa a los investigados, interviniéndose la bandolera con el arma preparada para disparar (cargada y sin seguro), además de 350 euros en efectivo y calzado deportivo, entre otros efectos. Una vez practicadas las detenciones, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 1 de Coín autorizó el registro de la vivienda del grupo donde se localizaron las armas y las drogas. Además de una orden internacional de detención al principal investigado, a los detenidos se les ha arrestado como presuntos responsables, según el caso, de delitos de depósitos de armas, municiones y explosivos, tráfico de drogas y falsedad documental. La autoridad judicial competente ha decretado el ingreso en prisión de todos los arrestados.

La detención de Ungi fue el broche a una semana brillante para las autoridades británicas, ya que han cazado a tres objetivos prioritarios en apenas cinco días. El sábado 30 de abril, Alex Male, buscado por narcotráfico y al que la policía británica llegó a situar en Marbella, fue detenido en el aeropuerto de Lisboa cuando llegaba de Estambul, donde las autoridades turcas le negaron la entrada por viajar con un pasaporte falso. Dos días después, Callum Halpin, buscado por un asesinato en Mánchester, fue localizado en policía judicial portuguesa cerca de Vilamoura, localidad del Algarve que se encuentra entre Albufeira y Faro.

Noticias relacionadas