DE GUANTE BLANCO | SÉPTIMA ENTREGA

Vuelve el timo que usa la imagen de Dani Rovira y Pablo Motos: estafan 54.500 euros a un empresario de Barcelona

Usan el nombre de famosos y el 'love bombing' para lograr que sus víctimas inviertan en Bitcoin: una mujer fue "convenciendo" con argucias románticas a un ejecutivo hasta que le entregó sus ahorros

Vuelve el timo que usa la imagen de Dani Rovira y Pablo Motos: estafan 54.500 euros a un empresario de Barcelona
6
Se lee en minutos

Publican anuncios y fake news (noticias falsas) en internet usando como gancho la imagen de Dani Rovira, Pablo Motos, Alberto Chicote o David Broncano. Aseguran que estos famosos se han embolsado grandes cantidades de dinero gracias a sus inversiones en Bitcoin, una criptomoneda y sistema de pago digital. Así atraen a sus víctimas y los animan a que confíen sus ahorros a esta "laguna dorada". Varios inversores denunciaron haber sido estafados mediante este método en 2019. Tres años después, los timadores han vuelto a las andadas, según ha podido saber CASO ABIERTO, el portal de investigación y sucesos de Prensa Ibérica.

Un empresario de Barcelona acudió a la Comandancia de la Guardia Civil de la Ciudad Condal el pasado 1 de marzo y denunció que, en apenas un mes, le habían estafado 54.500 euros. Según relató en su denuncia, a la que ha accedido este medio, el hombre estaba navegando en la sección de Economía de un periódico de tirada nacional el pasado 14 de enero cuando apareció en su ordenador una noticia: "La última inversión de Dani Rovira asombra a los expertos y aterroriza a los grandes bancos".

"Hazte rico desde casa"

El artículo, que incluía una foto de Pablo Motos y otra de Rovira, aseguraba que "hay españoles que se están embolsando millones de euros desde sus casas gracias a esta laguna dorada". El empresario, aficionado a invertir en divisas, pinchó en la noticia y dio su nombre y su teléfono para que le enviaran más información.

Pantallazo aportado por el denunciante ante la Guardia Civil con la noticia falsa utilizada por los estafadores. /

Entonces, "una mujer que hablaba español con acento inglés, me llamó desde un teléfono con prefijo de Reino Unido y se presentó como Mayya, me dijo que iba a ser mi asesora personal. Era muy amable, atenta y muy lista, tenía conocimientos de trading y, al tiempo que me orientaba sobre posibles inversiones, se preocupaba por mí, por cosas como si había comido o dormido bien", recuerda este ejecutivo catalán en declaraciones a CASO ABIERTO.

400 euros en una semana

Mayya lo convenció de que realizara una primera inversión de 500 euros y después le facilitó un nombre de usuario y una contraseña para que pudiera acceder a una página web "de tradeo" y ver a tiempo real cómo iba fluctuando su dinero. "Invertí en empresas de gas, de oro, en Amazon... tengo experiencia, no soy un novato en estas cosas, así que hice comprobaciones. Pero tienen tan bien montado el engaño que hasta los datos que iban ofreciendo del mercado eran reales, también la plataforma y la cuenta en la que me hicieron ingresar mi dinero, con lo que, de primeras, no sospechas que te están estafando", afirma el empresario.

En solo una semana, su inversión dio frutos: "De 500 euros pasé a tener 900, con lo que gané 400 euros en apenas unos días". Entonces, Mayya le pidió más dinero.

Vulnerable a la soledad

Para conseguir que él accediera, la mujer fue "convenciendo y enjabonando a la víctima con el método del love bombing" o bombardeo de amor, de acuerdo con la denuncia del empresario. La mujer "se aprovechó de la vulnerabilidad a la soledad que tiene" el hombre, de 53 años y viudo, y "poco a poco fue consiguiendo ganarse su confianza hasta entablar con él una relación pseudoromántica sin elementos sexuales". El empresario invirtió otros 6.000 euros. Y luego, 7.000 más, y otros 9.000... así hasta entregar 54.500 euros. Para alcanzar esa cifra, tuvo que pedir dos préstamos bancarios, de 20.000 y 15.000 euros, respectivamente.

"Mayya me llamaba por teléfono al menos tres veces al día y nos escribíamos por whatsapp a todas horas", recuerda. Muchas de esas conversaciones y mensajes están ya en poder de la Guardia Civil. La mujer iba alternando whatsapp de índole personal con consejos sobre operaciones financieras, que ejecutaba ella misma con las claves del hombre, con mensajes para animar al empresario cuando alguna inversión salía mal: "Hola, cariño. Muy buenos días... no has dormido para nada. Tienes que dormir, cariño, cuídate, sé que todo va a mejorar".

Consecuencias de ser rico

En algunos de esos mensajes se ve cómo el hombre duda o le pide que "frene con las operaciones" y vaya "más despacio". Incluso confiesa a la mujer, tras varias noches sin dormir preocupado por las transacciones: "Estoy un poco estresado y tenso". Entonces ella le pregunta por qué y él contesta: "No sé, todo, me siento así, estoy nervioso, pero bueno, confío en que se irá pasando, necesito un masaje". Mayya responde: "estas son las consecuencias y las necesidades de ser rico", y le envía un corazón.

El empresario incluso llega a pedirle que le envíe una foto suya, pero ella contesta: "jaja, aquí (se refiere a la oficina) no la puedo mandar".

Dos millones por San Valentín

El 22 de febrero, unos días después de que Mayya felicite al denunciante por el día de San Valentín con corazones a través de whatsapp, el hombre despierta con una sorpresa y escribe a su gestora: "He mirado la cuenta y tenía dos millones de euros. ¿Esto es real, cariño? Debo estar soñando. Por favor, despiértame de lo que estoy viviendo, cielo , no sé qué decir. No tengo palabras. Hasta que no vea el dinero no me lo creo".

No vio ni un euro. "Le pedí sacar parte del dinero y ella me respondió que para poder hacerlo tenía que pagar antes un una comisión del 2,5% a su empresa. Es decir, para poder obtener un millón de euros del dinero que supuestamente había ganado, primero tenía que darles 25.000 euros", denuncia el empresario, representado por el abogado José Antonio Tuero y asesorado por Alberto Mondragón, responsable de la web denuncioestafa.com.

"Me di cuenta del fraude. Le dije que de mi cuenta no salía ni un duro más. Que primero me dieran mi dinero y de ese dinero yo les pagaba a ellos, le ofrecí pagar el triple de la comisión que pedían, pero nada. Al día siguiente, me bloquearon la cuenta".

Irlanda y EEUU

Con ayuda de un informático, el empresario ha conseguido averiguar que los estafadores operan desde servidores alojados en Irlanda y Estados Unidos, lo que dificulta a los investigadores su localización. En mayo de 2019, Pablo Motos ya denunció en 'El Hormiguero' que estaban utilizando su imagen para engañar a muchos usuarios:  "Se trata de una publicación en la que aparece una imagen mía sin mi consentimiento y un supuesto modo de ganar dinero fácil a través de un enlace. Insisto: es una estafa y aprovecho para denunciarlo aquí porque no tengo cómo defenderme". El presentador añadió: "A la empresa no la localizamos ni nosotros ni mis abogados. Está la Guardia Civil de delitos informáticos en ello, porque se camuflan en dominios distintos en diferentes partes del mundo".

Desde que interpuso su denuncia, el empresario de Barcelona ha seguido recibiendo llamadas desde teléfonos similares al de Mayya en las que tratan de sacarle más dinero: "En una de esas llamadas se hicieron pasar por la hacienda británica, querían reclamarme una deuda, pedían que pagara impuestos por haber operado en su país y por querer extraer mi dinero".

Noticias relacionadas