LA NUEVA ESPAÑA

El espectacular premio que ha ganado un avilesino jugando al póker en un torneo (la cifra tiene seis ceros)

Sergio Aído, triunfador en Las Vegas, añade su nombre al de los pocos españoles que han logrado vencer en un campeonato de las Series Mundiales

Sergio Aído

Sergio Aído / LNE

Noé Menendez

Sergio Aído ha hecho historia. Este asturiano, criado en Las Meanas, acaba de hacerse con un premio de más de dos millones de dólares jugando al póker. El torneo no es uno cualquiera, ya que, como explica él mismo, es uno de los más codiciados entre los profesionales. "Todos lo anhelamos", asegura. Además, tiene un significado especial, porque al vencedor le entregan un brazalete, el primero de su carrera. "Es algo que hace mucha ilusión, es como ganar un Grand Slam de tenis", apunta.

Dentro de las Series Mundiales de póker que se celebran durante mes y medio en Las Vegas (Estados Unidos) uno de los premios más cotizados es el que acaba de ganar Aído. "Durante estos días se celebran cerca de cien torneos diferentes, con diferentes premios, y yo participo en unos veinte. El que he ganado es uno de los más caros y prestigiosos, porque se juntan los mejores jugadores del mundo", señala el avilesino. En este, cuya inscripción costaba cincuenta mil dólares, participaron un total de 177 jugadores. Algo especial que tiene el torneo es que no solo se sientan a jugar profesionales, sino que todo aquel que tenga el dinero para inscribirse puede participar. Como anécdota, el asturiano cuenta que Bruce Buffer, afamado "speaker" de la UFC, consiguió llegar a la mesa final y codearse con los tops del naipe.

ultima mano

ultima mano / lne

"He ganado otros premios, pero este es mi primer brazalete y es algo que ya me va a acompañar siempre en mi palmarés", celebra Aído, que en el camino a la final logró vencer al considerado mejor jugador de España, amigo y ex compañero de piso en Londres, Adrián Mateos, aunque es algo a lo que resta importancia. "Llevamos mucho tiempo jugando juntos y nos hemos enfrentado infinidad de veces", sostiene el jugador, que tardará mucho tiempo en olvidar la jugada que le ha encumbrado. "Tenía un nueve y un seis de picas. Me tiraron las tres primeras cartas y fueron espectaculares, un nueve y dos seises. Yo tenía un full house y mi rival, doble pareja de seises y nueves. Le resubí y él me pagó y, cuando sacaron una carta más, se le abrió proyecto de color. Estaba obligado a pagar y, aunque en la última ya había más dudas, pensaba que yo iba de farol y me igualó mi ‘all-in’. Yo tenía full house y él dobles parejas. Gané", relata.

Con este premio suma, a sus 35 años, ganancias por valor de 21 millones de dólares, y aunque hace años decía que el día que llegase a los dos "kilos" lo dejaría, tiene cuerda para rato. "Este mundo ha crecido mucho en los últimos años. Hay torneos de muy alta inversión que dan rédito. Por ahora sigo siendo competitivo y es algo que me sigue motivando, pero en los últimos años he bajado el número de eventos en los que participo, me lo tomo con más calma", señala Aído, que reparte su vida entre Las Vegas y Londres, donde tiene su residencia. Motivos para seguir tiene de sobra, ya que este está siendo su mejor año, pues ya lleva más de cinco millones en premios.

Ahora, tras participar en un torneo de las Series Mundiales cuya entrada eran cien mil dólares y quedar decimosexto, su cabeza empieza a pensar en el evento principal de las Series Mundiales, una competición abierta a todo el mundo que le llama mucho la atención. "Es algo que siempre quieres ganar, porque la inscripción es mas asequible y te puedes enfrentar a todo tipo de personas", afirma. Después llegarán las vacaciones, con parada prevista en su Avilés natal. Allí podrá presumir de su nuevo brazalete, galardón que le coloca en el Olimpo del mundo del póker.