FERTILIDAD

Investigadores buscan microplásticos en semen humano y los encuentran en todas las muestras analizadas

El esperma expuesto al poliestireno, el polímero más frecuente, ha demostrado una mayor motilidad progresiva de los espermatozoides

El factor masculino representa la mitad de los casos de infertilidad en las parejas

Los microplásticos también llegan al semen.

Los microplásticos también llegan al semen. / EFE

María G. San Narciso

María G. San Narciso

Alrededor del 15% de las parejas experimentan infertilidad. El factor masculino representa ya la mitad de los casos, ya que en las últimas décadas ha aumentado el deterioro de la calidad del semen de las personas con pene. Con todo, la causa de la alteración de la espermatogénesis -el proceso por el cual se producen los espermatozoides- sigue sin identificarse en aproximadamente cuatro de cada 10 hombres. Así que un grupo de investigadores ha querido saber hasta qué punto la exposición a microplásticos, cada vez más alta, puede estar detrás de esto.

La producción de plástico no para de aumentar y no se prevé que lo haga. Al revés: a nivel mundial, está previsto que se triplique a más de 1.100 millones de toneladas anuales para 2050. Esto hace que todos los ecosistemas de todo el mundo estemos cada vez más expuestos a los microplásticos, ya de por sí omnipresentes, según los autores de este trabajo.

El tamaño de los microplásticos es tan pequeño que ingresan con facilidad en las cadenas alimentarias por vías como la contaminación de los mariscos, los suministros del agua o el aire. Así que partiendo de que es muy probable que todos ingiramos microplásticos de forma regular, y que los estudios indican que su exposición puede causar inflamación y estrés oxidativo en los sistemas gastrointestinal y respiratorio, los investigadores quisieron saber si también podrían tener efectos en la reproducción y la fertilidad. Para eso analizaron 36 muestras de semen. Todas, absolutamente todas, tenían microplásticos, y eso que eran individuos sin exposición ocupacional, es decir, no trabajaban con ellos.

El poliestireno

Las muestras de semen les sirvieron para examinar la presencia, abundancia, tipos de polímeros y asociaciones de microplásticos con parámetros de calidad del semen.

En concreto, los investigadores localizaron dos partículas por muestra de identificaron ocho polímeros distintos, siendo el poliestireno (31%) el más frecuente. Los autores del estudio, que se ha publicado en la revista Science of The Total Environment, aseguran que el semen expuesto a este microplástico demostró una mayor motilidad progresiva de los espermatozoides en comparación con el grupo expuesto al cloruro de polivinilo.

También observaron anomalías morfológicas del esperma, pero no se asociaron significativamente con tipos de plástico específicos, por lo que resaltan la necesidad de realizar más investigaciones sobre los posibles impactos reproductivos por la exposición a los microplásticos.

El trabajo llega solo unas semanas después de que otra investigación, publicada en la revista Toxicological Sciences, también barajase la posibilidad de que la presencia de microplásticos y nanoplásticos en los testículos humanos esté relacionada con la disminución del número de espermatozoides en las personas con pene.