Catarros

Catarros: Las 10 preguntas que toda madre/padre querría hacerle a Lucía, mi pediatra

Nuestra pediatra de cabecera responde a las dudas más comunes que nos surgen en torno a los catarros de nuestros hijos

5
Se lee en minutos
María Dotor

¿Os da la impresión de que vuestros hijos empiezan con mocos en septiembre y no los sueltan hasta junio? Pues no es solo una impresión, es una realidad.

Según nos contó Lucía, mi pediatra en un directo en IGLive junto a nuestros amigos de Miniland, un niño en edad escolar, entre septiembre y junio, tiene una media de 5-6 catarros de vías altas. El motivo es que su sistema inmune es aún inmaduro y se defiende mal ante cualquier infección.

Ahora que ya sabemos que vamos a tener que lidiar con estos catarros, hemos querido trasladarle a Lucía Galán las 10 dudas más comunes e importantes sobre este tema.

1. ¿Este año hay más virus que otros años?

Lucía nos comentaba nada más comenzar el directo que “hay más de 200 virus que producen una sintomatología muy parecida”. Imaginaos si, con 200 virus circulando, no es fácil que nuestros hijos cojan varios de estos a lo largo del curso, y más si van a la escuela infantil, donde se juntan con otros veinte niños. “Cada niño trae su virus de casa. Y lo llevan a clase, el escenario perfecto para los virus: sitio cerrado, con las ventanas cerradas porque fuera hace frío…”. Y es ahí donde nuestros peques se contagian. “Al contrario de lo que se suele pensar, nuestros hijos no se resfrían en el patio porque allí haga frío, lo hacen en clase, donde están calentitos, pero rodeados de virus”.

¿Y qué ocurre este año que parece que hay más virus que el año pasado? “Pues que nos hemos quitado las mascarillas en interiores”, nos decía Lucía, lo que aumenta, “no solo el contagio de COVID-19, sino de todos los demás virus respiratorios”.

2. ¿Los niños se deben vacunar de la gripe?

Lucía contesta con un sí rotundo. “La Organización Mundial de la Salud lleva recomendado vacunar de la gripe a los niños desde 2012. El motivo es que en este virus, los niños son los grandes transmisores. Además, produce muchos ingresos. Y no solo en niños con factores de riesgo o con patologías previas, sino que 2 de cada 3 niños que ingresan por gripe en los hospitales no tienen factores de riesgo”.

Además, este año, el Ministerio de Sanidad ha aprobado la vacunación gratuita de la gripe en niños desde los 6 meses hasta los 5 años. Hasta ahora solo estaba financiada en niños con factores de riesgo. Pero, de momento, esta medida solo se ha implementado en tres comunidades autónomas: Andalucía, Galicia y Murcia. En el resto, tendremos que esperar al año que viene. ¿Podemos vacunar a nuestros hijos de gripe? Por supuesto, aunque no esté aun financiada, “la vacunación es una buena estrategia para proteger a nuestros hijos y a todos los familiares que están a su alrededor”.

3. Cuando nuestro hijo tiene tos, ¿qué nos debe poner en alerta?

“La tos es un mecanismo de defensa del organismo para expulsar la secreción. Por tanto, que los niños tosan durante un proceso catarral es totalmente normal”, nos dice Lucía. Aún así, hay 4 signos que nos deben alertar y tras los cuales debemos consultar al pediatra:

  • Toda tos que dura más de dos semanas.

  • Tos que impide respirar bien a nuestro hijo. En los bebés vemos que al respirar se les hunden las costillas.

  • Tos que le impide comer.

  • Tos que le impide descansar.

4. Mi bebé ha tenido bronquiolitis, ¿será asmático?

La bronquiolitis es una infección de las vías respiratorias inferiores causada, normalmente, por un virus. Esta afección es muy común en niños menores de 2 años, y en menores de 6 meses es una causa muy común de hospitalización.

“Es verdad que un niño que ha tenido bronquiolitis, tiene un 50% más de probabilidades de sufrir otros procesos similares como la bronquitis o broncoespasmos. Y los pediatras decimos que un niño tiene asma cuando ha tenido más de 3-4 episodios de estas infecciones en un invierno. En este caso, debemos poner un tratamiento. Esto no quiere decir que el niño, de adulto, vaya a ser asmático”.

5. ¿Por qué el pediatra no nos receta antibióticos?

“La inmensa mayoría de las infecciones respiratorias que vemos en invierno son víricas. Y los virus no se curan con antibiótico. Ese es el motivo por el que el pediatra no receta antibióticos. Dar antibióticos sería como dar agua, no serviría para nada, incluso sería contraproducente porque abusar de los antibióticos produce resistencia a estos medicamentos”, nos dice Lucía.

6. ¿Hay niños con más riesgo que otros de tener bronquiolitis?

Lucía nos dice que sí. ¿Y quiénes son estos niños?

  • Niños cuyos padres o cuidadores fuman en el hogar.

  • Niños prematuros, por un tema de inmadurez.

  • Niños con enfermedades de base que hace que su sistema inmune esté deprimido.

  • Bebés con hermanos que van al cole y traen los virus a casa.

7. Mocos, ¿recomiendas los lavados nasales?

“No recomiendo hacer lavados nasales por sistema, solo cuando el niño los necesita. Es decir, cuando están acatarrados”, nos dice Lucía. “Cuando tienen muchos mocos, hacer estos lavados les alivia porque les limpia, les quita la obstrucción y despeja la vía aérea. Muchas veces, con este lavado se quedan tranquilos, pero muchos no. Se les quedan muchos mocos dentro. En estos casos, recurrimos a la aspiración y quitamos el tapón”.

Es decir, ni hacemos lavados ni aspiraciones por sistema, solo cuando el niño lo necesita.

8. ¿Para qué patologías se recomienda el humidificador?

La laringitis es un proceso ideal para usar el humidificador. El motivo es que empeoran en ambientes secos. Por tanto, ante ambientes secos, está indicado el humidificador, porque aumenta la humedad dentro de la habitación.

El humidificador sienta mal en algunos niños con bronquitis, porque la humedad puede provocar broncoespasmos, pero en la laringitis es muy aconsejable.

9. ¿Todas las -itis son por virus?

Lucía nos dice que no. -Itis significa inflamación, pero puede ser de origen vírico, traumático (por un golpe), bacteriano o irritativo. “Los pediatras debemos buscar la causa para dar el tratamiento”, nos dice Lucía.

10. Meningitis ¿Cómo detectarla a tiempo?

La meningitis es una inflamación de la meninges (capa que cubre el cerebro).

Noticias relacionadas

Hay un porcentaje de meningitis que son víricas, que son más leves que las bacterianas. Estas últimas, las bacterias, son muy preocupantes. De hecho, nos dice Lucía, “un 10% de los niños fallece y un 30% que tiene secuelas graves, entre ellas sorderas y amputaciones”.

¿Signos de alerta?

  • Niños que empeoran muy rápidamente

  • Mal estado general (no come, no sonríe, respira mal, mal color de piel….)

  • Rigidez de nuca

  • Petequias (hemorragias que salen en la piel. Son rojas, parecen lunares, y al estirar la piel, no desaparecen).

Temas

Educación