EDUCACIÓN

Profesores de inglés dando matemáticas: los maestros de primaria de Madrid se rebelan

Centenares de docentes se movilizan en una plataforma para exigir a las administraciones que respeten las especialidades académicas en la educación pública

Profesores de inglés dando matemáticas: los maestros de primaria de Madrid se rebelan
3
Se lee en minutos

Maestros especialistas en inglés o música dando clases de matemáticas o ejerciendo de tutores. Y no de manera puntual para cubrir una baja de corta duración sino de manera estructural. Esto es lo que está sucediendo en muchos colegios públicos de la Comunidad de Madrid, que de esta manera ahorran un considerable dinero. En lugar de convocar a profesores de primaria (capacitados por oposición para impartir tutorías, matemáticas, lengua, ciencias y plástica), utilizan docentes especialistas (capacitados por oposición a impartir su especialidad, ya sea inglés, educación física, música, pedagogía terapéutica o audición y lenguaje). Más allá del evidente problema laboral que significa para los docentes, la situación repercute de manera negativa en la calidad de la enseñanza.

Así lo denuncia la plataforma Primaria existe Madrid, de la que ya son socios unos 300 docentes. La asociación están lanzando tentáculos a todas las comunidades autónomas para tomar el pulso al panorama educativo y comprobar si la situación se repite. En Cataluña, la portavoz de Ustec, Iolanda Segura, aclara que esta disfunción no se da en el sistema educativo catalán.

La lucha de los docentes es, lógicamente, laboral. Pero también colectiva porque el baile de maestros repercute en la calidad de la enseñanza.

Primaria existe pretende llevar el conflicto a las autonomías y a las direcciones escolares. Su objetivo es que las administraciones modifiquen un real decreto de 2011 que permite la habilitación de docentes de otras especialidades para impartir asignaturas propias de la especialidad de primaria. "Esto es algo que se ha hecho siempre, pero de manera puntual. Ahora la excepción se ha convertido en regla y es un problema estructural", explica Belén Fernández, presidenta de la plataforma y maestra en paro a pesar de haber opositado. 

“Hablamos de un empleo público por oposición. En la escuela concertada y privada pueden hacer lo que quieran. Pero en la escuela pública no debería ser así”

Belén Fernández

Maestra y presidenta de Primaria existe

Enseñar a leer

Para ejercer en la etapa de primaria, cada especialidad docente tiene un temario y unos conocimientos específicos en las oposiciones a través de las que acceden al empleo en la educación pública. Es decir, están habilitados para impartir las asignaturas en las que se han formado. El 'baile' de profesores se justifica alegando que los especialistas en música, inglés o educación física poseen conocimientos para impartir otras materias porque han estudiado la carrera. Pero, a juicio de Primaria existe, esto supone un desprecio ante la complejidad de enseñar a leer, escribir, multiplicar o comprender el tiempo histórico.

"Capacitados estamos todos, pero nos hemos especializado en algo. Además, hablamos de una oposición, de un empleo público. En la escuela concertada y privada pueden hacer lo que quieran, ellos deciden. Pero en la escuela pública no debería ser así", explica la presidenta de la plataforma. "Estoy en casa sin trabajar. Ese es el problema. A los profesores de primaria no nos están llamando, no están saliendo plazas y estamos parados. ¿Por qué? Porque ya las cubren los coles haciendo un ‘dos por uno’. Es decir, cogiendo al maestro de educación física para dar matemáticas. Este año, en Madrid, salieron en julio unas 27 plazas de maestros de primaria en lugar de las 200 o 300 habituales. En septiembre la cosa no fue mejor porque salieron unas 56. Son cifras de risa", denuncia. 

"Lo que sucede con los docentes no ocurre en ningún otro empleo público. Los dermatólogos no ejercen de cardiólogos, aunque hayan estudiado cardiología en la carrera"

Antonio

Maestro y miembro de Primaria existe

Noticias relacionadas

En la plataforma no solo hay maestros que se han presentado a las oposiciones y que están en paro luchando por un puesto de trabajo. También los hay ejerciendo y que forman parte de la asociación para mejorar la calidad de la enseñanza pública. "Si nos presentamos a una oposición es para trabajar en ese campo. Es un trabajo vocacional y, además, nos lo hemos ganado. Lo que sucede con los docentes no ocurre en ningún otro empleo público. Los dermatólogos no ejercen de cardiólogos, aunque hayan estudiado cardiología en la carrera", explica Antonio, profesor contratado en un colegio de Madrid.

El maestro enumera algunos problemas que esta situación está provocando en la calidad de la enseñanza. Por ejemplo, fracaso escolar, quejas de los padres y las madres y también de docentes. "Las familias nos exponen su frustración al no tener un maestro que entienda plenamente las necesidades diarias de su hijo o hija o que le eduque con mayor calidad en las asignaturas que le corresponden por derecho de oposición", concluye la presidenta de la plataforma.