Blonde

El cambio Ana de Armas para convertirse en Marilyn Monroe más allá de lo físico: actitud, dialecto, movimientos y estilo

La actriz es uno de los puntos más destacados de 'Blonde' por la crítica

Ana de Armas como Marilyn en ’Blonde’

Ana de Armas como Marilyn en ’Blonde’ / ARCHIVO

2
Se lee en minutos
EPE

La actriz Ana de Armas fue la elegida para interpretar el papel de Marilyn Monroe por el que no solo tuvo que practicar las actitudes del personaje, coreografías y dialecto si no que también ha tenido que someterse a un gran cambio físico para poder interpretar el papel a la perfección.

Desde que vemos a Ana de Armas en los diferentes papeles que ha interpretado en su carrera profesional no la hemos visto salir de su tono de pelo color miel, pero para realizar el papel de este gran personaje de Hollywood ha tenido que cambiar físicamente.

Por razones obvias de otros proyectos en los que está trabajando Ana de Armas era completamente imposible que se realizara una decoloración del pelo para poder interpretar el papel. Por eso, los estilistas han creado una peluca con cabellos que mantiene el color adecuado y la textura correcta de la difunta actriz.

Además, algunos jefes del departamento de maquillaje y peluquería del proyecto revelaron en la revista Allure que tardaban dos horas y media en colocarle la peluca y maquillarla cada mañana para continuar con las grabaciones.

No solo ha sido el pelo lo que la cubana Ana de Armas ha tenido que cambiar; también se ha tenido que poner lentillas de contacto azul en los ojos, ya que los de ella naturalmente son de color café. Además de agregar pestañas en las esquinas también le cambiaron las cejas, transformándolas con el arco característico de los años 50/60. Han revelado también que los estilistas pensaban que lo que de verdad hacia similar a ambas actrices eran sus grandes ojos.

El vestuario recreado para "Blondie"

Noticias relacionadas

Uno de los aspectos más llamativos de la película “Blonde”, fue la dedicación que le dieron a cada uno de los detalles para que los espectadores creyeran que la vida de Marilyn Monroe pasaba ante tus ojos. Esto no solo se debió al cambio en el cabello y el maquillaje de Ana de Armas, sino también a los vestuarios que usó.

Jennifer Johnson fue la diseñadora de recrear los icónicos trajes de Marilyn Monroe, como el vestido cóctel blanco que usó la actriz sobre una rejilla de respiración en la película “The Seven Year Ich” y el vestido rosado que usó “Gentlemen Prefer Blondes”. Para ello, Johson acudió a fotografías y al pequeño cuaderno de William Travilla, quien se encargó de diseñar algunos de los vestidos que originalmente usó Monroe.