EDUCACIÓN

Niños altamente sensibles (NAS). ¿Cómo sé si mi hijo es uno de ellos?

Tras detectar este rasgo en los infantes, lo mejor es seguir esta serie de recomendaciones para positivar su desarrollo

Niños altamente sensibles (NAS). ¿Cómo sé si mi hijo es uno de ellos?
3
Se lee en minutos
EPE

El término Niños Altamente Sensibles (NAS) hace referencia a un rasgo de la personalidad identificado durante la década de los 90 en Estados Unidos. Los niños que tienen este rasgo son personas con una profunda sensibilidad tanto sensorial como emocional.

Entre un 15% y un 20% de los niños son altamente sensibles. Pero, ¿Cómo se puede averiguar si nuestro hijo es uno de ellos?

Características

Desde el nacimiento se puede apreciar su apreciación sensorial destacada. El bebé se despierta al mínimo ruido, se altera si hay demasiada gente a su alrededor, está muy apegado, se siente inseguro... Estos pueden ser rasgos que se pueden identificar como Niños Altamente Sensibles. Repasamos otros rasgos de NAS:

Timidez

No es la timidez al uso lo que se caracteriza como rasgo NAS, si no, la actuación de tu hijo al conocer personas nuevas. Las mira, las identifica, procesa y cuando ha gestionado todo esto las va incorporando a su entorno poco a poco. No es timidez como tal, es más bien que reciben la información con muchísima más precisión e intensidad y se puede sentir estresados y saturados.

Quisquillosos

Los niños NAS tienen una profunda sensibilidad emocional, pero también sensorial. Esto produce que la textura de la ropa, el roce de los zapatos, estar manchado, u otras situaciones irritables pueda molestarles en exceso. No se trata de una exageración, simplemente los niños con estas características tienen una sensibilidad que les puede causar una molestia mucho mayor a la de otros niños.

Madurez

Otra característica de los NAS es que se suelen sentir mucho más a gusto con adultos que con otros niños. El motivo es que con los mayores se sienten menos juzgados y es más fácil que expresen su sensibilidad y su intelecto.

Susceptibilidad

Los cambios en la rutina pueden suponer una alteración emocional en cualquier persona. Sin embargo, para los Niños Altamente Sensibles esto puede suponer un verdadero drama, ya que tendría demasiadas cosas nuevas que asimilar.

Sentidos muy desarrollados

Los niños con NAS tienen los sentidos muy desarrollados. Perciben todo a su alrededor de una manera mucho más potente y precisa que otras personas que no tengan este tipo de característica. Esto produce que otras cualidades personales se desarrollen como por ejemplo:

Perfeccionismo

El perfeccionismo es un arma de doble filo, ya que requiere de un gran esfuerzo mental y físico para lograrlo. Esto, si no se sabe gestionar, puede dar lugar a la insatisfacción personal. Es una cualidad muy auto-exigente.

Bloqueo

Al tener muchas emociones juntas con una alta intensidad, puede ocasionar una sensación muy abrumadora y puede llegar a saturarle. Por eso, hay que estar pendientes de sus niveles de concentración y conocer sus límites para apoyarle en sus momentos de flaqueza.

Tiempo a solas

Es tanto tanta la capacidad de sentir de los NAS que a menudo necesitan un descanso, lo que puede afectar en el equilibrio y la estabilidad emocional. Pese a esto, no tiene por qué suponer que tenga problemas sociales o de adaptación.

¿Cómo puede perjudicar a nuestro hijo?

Después de todo lo mencionado, puede que surja la pregunta más común, ¿es esto un problema? La respuesta es no. Cada persona desarrolla de una u otra manera sus capacidades personales y los NAS tienen otras cualidades que otros niños no pueden llegar a lograr. Por eso, es importante entender las particularidades de cada niño para potenciar su capacidad interior y conseguir que sean adultos felices. Lo único que hay que tener en cuenta con los Niños Altamente Sensibles es que probablemente haya que prestarles más atención emocional que a otros sin esta característica.

Noticias relacionadas
Temas

Educación