CIENCIA

Una muela rescata la historia de una niña denisovana en Laos

Más de 130.000 años después de su muerte, el estudio de unos restos fósiles desvela la historia de una niña prehistórica de entre tres y ocho años

Una muela rescata la historia de una niña denisovana en Laos
2
Se lee en minutos

En una recóndita cueva caliza escondida en el corazón de la cordillera Annamita, en el sudeste asiático, un equipo internacional de investigadores ha descubierto un verdadero tesoro prehistórico. Escondida bajo un metro de tierra, los científicos han descubierto una muela sorprendentemente bien conservada. Su estudio ha permitido rescatar la historia de una niña denisovana que vivió hace unos 164.000 y 131.000 años atrás en las montañas de Laos. Y arrojar luz sobre el recorrido de los denisovanos; esa misteriosa especie de homínidos de la que, hasta ahora, solo se han descubierto un puñado de restos fósiles. 

El descubrimiento, anunciado este mismo martes en la revista científica ‘Nature Communications’, se centra principalmente en la muela hallada en el yacimiento de Tam Ngu Hao. El análisis de este resto fósil desvela, por ejemplo, que perteneció a un homínido joven. Probablemente a una mujer. Según explica el equipo de paleontólogos que ha liderado su estudio, todo apunta a que este diente perteneció a una niña que tenía entre 3,5 y 8,5 años en el momento de su muerte. La morfología del hueso sugiere que se podría tratar de la primera o la segunda muela de una mandíbula inferior. Y su análisis, en comparación con otros dientes de homínidos, apunta a que lo más probable es que perteneciera a un denisovano. Aunque no se puede descartar que fuera de un neandertal. 

Poco más se sabe de la identidad de esta niña prehistórica. Pero gracias al estudio de su muela, los investigadores argumentan que la región donde vivió la pequeña pudo ser una de las puertas de entrada de los homínidos al sudeste asiático. El hallazgo de este ejemplar de denisovano en Laos también sugeriría que esta misteriosa especie de homínidos pudo expandirse por el continente asiático.

"Este descubrimiento corrobora que esta región era un punto crítico de diversidad para el género ‘Homo’, dado que se constata la presencia de al menos cinco especies durante el Pleistoceno medio a tardío: H. erectus, denisovanos y neandertales, H. floresiensis, H. luzonensis y H. sapiens", recuerdan los investigadores en el artículo publicado este martes.

El misterio de los denisovanos

La historia de los denisovanos es uno de esos misterios que desde hace años intriga a la comunidad científica. La primera prueba de la existencia de esta especie fue hallada en el año 2010, tras el análisis genético de unos restos encontrados en las cuevas de Denisova, en Siberia. Poco se sabe de estos misteriosos individuos. Todo apunta a que esta especie apareció hace un millón de años y que se extinguieron hace medio millón de años. En su camino, los denisovanos se cruzaron con otros homínidos prehistóricos que por aquel entonces pululaban por el planeta. Incluso tuvieron descendencia ‘mixta’. Tanto con neandertales como con los humanos modernos. 

Según apuntan varios estudios genómicos realizados hasta la fecha, los denisovanos destacaban por su gran arco dental su cráneo muy ancho. En algunos aspectos, señalan los expertos, se parecían a los neandertales. Por ejemplo, por su frente inclinada, cara alargada y pelvis ancha. Todo lo demás, desde su aspecto hasta su recorrido por el globo, sigue estando envuelto en misterio.

Noticias relacionadas