Modificación legal que entra en vigor el lunes

Pere Navarro: "El cinturón es, después de la penicilina, lo que más vidas ha salvado"

El director de la DGT asegura que la nueva ley de seguridad vial está pensada para "salvar vidas"

5
Se lee en minutos
Olga Pereda

El lunes entra en vigor la nueva ley de seguridad vial, que aumenta los puntos perdidos por usar el móvil al volante o no llevar abrochado el cinturón. El máximo responsable de la Dirección General de Tráfico (DGT), Pere Navarro, considera la norma como un paso en la buena dirección. El objetivo no es recaudar y multar. Es "salvar vidas". En una sociedad donde la velocidad es un valor, Navarro (Barcelona, 1945) pide calma y recuerda que las prisas matan. 

Uno de sus predecesores en la DGT, durante una comparecencia en el Parlamento, confío en Dios y la Virgen para que no hubiera muchos muertos en una operación salida de vacaciones. ¿Usted en qué confía?

En mantener la siniestralidad en la agenda social, que se hable de ello. De vez en cuando, también hay que tomar medidas, que es lo que nos permite avanzar. El ‘bla, bla, bla' está bien, hace su función, como las campañas de concienciación que realizamos en la DGT. Pero lo que de verdad reduce los fallecidos al volante son las medidas coherentes.

¿La nueva ley evitará muertes?

Con esta intención está hecha. Hay un debate ahora con los 20km/h y los adelantamientos (la supresión de la posibilidad de que turismos y motocicletas puedan rebasar en 20 km/h los límites de velocidad en las carreteras convencionales cuando adelanten a otros vehículos). No es una medida popular, no nos va a hacer más simpáticos, no vamos a ganar votos. Pero el objetivo de la ley no es ni hacerse el simpático ni ganar votos. Es salvar vidas.

En el 2021 se murieron en las carreteras 1.004 personas. Es una cifra durísima pero mucho más baja que los 5.000 fallecidos de hace años.

En 2004, antes del carnet por puntos, hubo 5.400. En 2019, y hablo de ese año para no hacernos trampas al solitario por la pandemia y las restricciones a la movilidad, se contabilizaron 1.750. Eso significa un 67% menos, muchas vidas ahorradas. Todos podemos estar relativamente orgullosos del camino que hemos recorrido. En 2004 estábamos en la cola de Europa en siniestralidad y ahora somos uno de los referentes en seguridad vial.

"El objetivo de la ley no es ni hacerse el simpático ni ganar votos. Es salvar vidas"

El 26% de las víctimas mortales no habían hecho un gesto que no cuesta nada: abrocharse el cinturón de seguridad, algo que está más penalizado en la nueva ley.

El cinturón es, después de la penicilina, lo que más vidas ha salvado. Cuesta poco y supone la diferencia entre matarse y no matarse. El que no se lo pone debe despreciar su vida.

No deberíamos llamar accidente al choque que tiene alguien que conduce después de haberse metido tres copazos.

Las asociaciones de víctimas nos recalcan que el accidente no es accidental y nos piden que los llamemos siniestros, una palabra que estamos incorporando. 

La nueva ley permite recuperar puntos si se realizan cursos de conducción segura. ¿No se plantean excursiones de un día al Hospital de Parapléjicos de Toledo para remover conciencias?

Lo primero que hacemos con todos los miembros de la comisión de seguridad vial del Congreso de los Diputados es llevarlos a ese hospital para que vean a realidad que hay detrás de los accidentes. Hablan con el personal médico y con los pacientes que están haciendo rehabilitación y reaprendiendo a vivir. Es dramático. Cuando nos critican la dureza de algunas campañas respondemos que más dura es la realidad. Detrás de cada suceso, hay un caso, una familia, unos amigos y un proyecto de vida.

¿La ley es una guerra contra el uso del móvil?

La campaña se titula ‘Nuevos tiempos, nuevas normas’. Cuando se puso en marcha el carnet por puntos no existía WhatsApp. Ahora, la primera causa de los accidentes son las distracciones. Hemos hecho campañas de información, pero era necesario insistir en el riesgo que supone andar mandando mensajes. Y lo mismo con el navegador. Si lo quieres usar, busca la dirección a la que vas antes de incorporarte al tráfico.

¿Y el manos libre?

Cuando salió dijimos: vale, no tienes el teléfono en la mano pero vas a tener la cabeza en la conversación y hay un riesgo evidente. La industria del manos libre y la ilusión de los conductores nos pasó por encima y no tuvimos éxito con nuestra queja.

¿No es lo mismo que escuchar música?

No. Por el teléfono te pueden llegar problemas, una mala noticia. Cuando conduces, tienes que tener las dos manos al volante y los cinco sentidos.

La educación vial en los coles es una asignatura pendiente.

Llevamos más de 30 años pidiéndolo y, por fin, la nueva ley de educación incluye movilidad segura y sostenible, no como asignatura propia pero con mucho peso en Educación Física. Es una apuesta muy sólida a medio plazo.

"La reforma del reglamento incluirá el permiso B1 para que con 16 años se pueda conducir un coche de baja potencia"

¿Cuándo aprobará la DGT el carnet B-1 para los mayores de 16 años?

La licencia B1 ya está permitida por la UE y en Francia está en vigor. Es para vehículo de cuatros ruedas y baja potencia. Aquí pensamos que puede ser buena idea, especialmente en la España vaciada. Lo introduciremos en la próxima reforma del reglamento de conductores, pero todavía no hay plazos de tiempo.

La Agencia Internacional de la Energía publicó el viernes varias medidas para reducir la dependencia del petróleo de Rusia. Entre ellas, rebajar en la velocidad en autopistas en 10 km/h y que los domingos no circulen coches en las ciudades. 

Esta película ya la he visto.

En 1973.

Sí, y mucho después. En 2011, cuando subió el barril de petróleo a más de 120 dólares. El Gobierno tomó la decisión de bajar a 110 km/h la velocidad en autopistas y autovías. No hubo problema, los ciudadanos lo entendieron y lo acataron. Es verdad que nunca tuvimos un estudio para contabilizar el ahorro.

¿Es partidario de volver a implementar la medida?

Pues si en el 2011 se hizo…

Noticias relacionadas