ESPAÑA VACÍA

Autobús gratuito para ir al banco del pueblo de al lado: la "exclusión financiera" de Zamora

"Muchos no tenemos coche, somos mayores y no estamos para salir a la carretera a jugarnos nuestra vida y la de otros", denuncian los jubilados de Faramontanos

Autobús gratuito para ir al banco del pueblo de al lado: la "exclusión financiera" de Zamora
5
Se lee en minutos
Chany Sebastián

La localidad zamorana de Faramontanos cuenta desde este pasado miércoles con un nuevo servicio público de autobús gratuito que se mantendrá todo el año y permitirá a todos los vecinos que así lo deseen y necesiten poder desplazarse a Tábara a realizar sus operaciones bancarias.

El nuevo servicio llega con carácter de máxima urgencia tras la decisión de Unicaja, entidad que tenía muchos clientes en el pueblo, de suprimir con la llegada de enero de 2022 de la “Oficina Móvil” instalada en un autobús que había venido prestando un efectivo servicio a numerosos pueblos alistanos, tabareses y albarinos, así como del resto de la provincia de Zamora.

La unidad móvil fue una innovación en su día y muy bien acogida por los residentes del mundo rural pues parte de llevar empleados para atender personalmente a los vecinos y reintegros en efectivo, puesta al día de las cartillas o pago de recibos y transferencias, contaba también con cajero. Incluso llevaba a un vigilante de seguridad. Cada cliente recibía a principio de año una calendario de su actividad y así sabía ya el día y la hora que iba a llegar a cada pueblo.

El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Faramontanos de Tábara integrado ha tomado la decisión de manera urgente, al quedarse sin servicio la localidad, y la Alcaldía informará en el próximo pleno a toda la Corporación Municipal.

La primera jornada del servicio fue un éxito y los propios vecinos lo valoraban como “una magnífica idea"

La primera jornada del servicio fue un éxito y los propios vecinos lo valoraban como "una magnífica idea". "Está claro que lo mejor es que siguiera viniendo la oficina móvil a Faramontanos, pero si no puede ser, contar con un autobús un día fijo nos ayudará. Muchos ya somos personas mayores, algunos con más de 90 años que además o no tenemos vehículo propio", señalan. Y mostraban su agradecimiento al Ayuntamiento: "Han actuado rápido y nos han dado una buena solución al problema".

El autobús prestará servicio una vez al mes con salida de la Plaza Mayor de Faramontanos (frente a la iglesia de San Martín de Tours y la Casa Consistorial) y parará junto a la iglesia de Santa María de Tábara y la travesía de la carretera Nacional 631. Una vez que todos los vecinos realicen sus gestiones bancarias el autobús les llevará de regreso hasta Faramontanos.

El calendario del autobús 2022 será este: enero (día 5), febrero (2), marzo (2), abril (6), mayo (4), junio (1), julio (6), agosto (3), septiembre (7), octubre (5), noviembre (2) y diciembre (7) con salida a las 10 horas.

La alcaldesa Amaranta Ratón Fresno asevera que “la única manera de ofrecer una calidad de vida digna en los pueblos es mantener todos los servicios, porque es un derecho que tienen todos los vecinos y muy en particular las personas mayores que carecen de medios para desplazarse. Las familias necesitan realizar su operaciones bancarias y hemos creído que los más justo es facilitarles que puedan desplazarse hasta Tábara”.

Faramontanos es uno de los pueblos más grandes de Aliste, Tábara y Alba con 332 habitantes (169 varones y 163 mujeres). La población estacional máxima de personas que tienen alguna vinculación o relación con Faramontanos, ya sea por que residen, trabajan, estudian o pasan algún período de tiempo en él, supera el millar de personas, según los datos del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.

El 1900 el pueblo tenía 660 vecinos y en 1910 llegó a 834. Su récord poblacional lo vivía en 1950 con 1.122 residentes, manteniéndose estable toda la década de los años cincuenta para llegar hasta 1960 con 1.076 vecinos. A partir de ahí llegó el éxodo rural hacia las grandes ciudades y en 1981 ya se había descendido a los 683 empadronados. En 1980 se rompió la barrera de los 600 pasando de 683 a 542. El descenso continuo situándose con 628 en 1990, y 509 en 2000. Las personas de la tercera edad y jubilados forman uno de los sectores más numeroso de la localidad de Faramontanos con 151 personas, de las cuales 76 superan los ochenta años de edad, son octogenarios y nonagenarios: usuarios de nuevo servicio público.

Cancelación de las cuentas en Unicaja

Aliste, Tábara y Alba es una comarca con un muy alto índice de población de la tercera edad: “No estamos ya para andar viajando solos, pero es que además una gran mayoría carecen de un vehículo propio y de carnet de conducir, y otros, la edad no perdona, si salimos a la carretera somos un peligro para nosotros y para los demás, con lo cual a nivel de movilidad somos totalmente dependientes”.

En Aliste, si Unicaja mantiene su decisión de prescindir de la oficina móvil, la Mancomunidad de Servicios “Tierras de Aliste” será la primera en cumplir su amenaza y una vez pasen las fiestas navideñas, procederá a cancelar todas sus cuentas y operaciones el próximo lunes, como así se acordó por unanimidad en la última asamblea general del pasado año 2021. Los mismo harán los 12 ayuntamiento y alcaldes que la integran.

El primero en hacerlo será el de Trabazos, presidido por Javier Faúndez Domínguez, que la hará efectiva el próximo lunes. Le seguirán Alcañices (Jesús María Lorenzo Más), Viñas (Bernardo Casado Fernández), Figueruela de Arriba (Carlos Pérez Domínguez), San Vicente de la Cabeza (Fernando González Rodríguez), Rabanales (Santi Moral Matellán), San Vitero (Vanesa Mezquita Mezquita), Rábano (Carina Nepomuceno Gago), Gallegos del Río (Pascual Blanco Martín), Samir de los Caños (Francisco Belver Crespo) y Fonfría (Sergio López Vaquero).

Personas de la tercera edad muestran su preocupación y malestar: “Mucho hablar de la España Vaciada pero vamos de mal en peor. Si se siguen suprimiendo servicios el problema no es que nadie quiera venir a vivir a los pueblos, lo peor va a ser que tendremos que marcharnos los pocos que quedamos porque a este paso vivir en los pueblos no es de afortunados es estar condenados en vida”. Hay ayuntamientos dispuestos a ofrecer un local gratuito a la entidad bancaria que ponga empleados para ir a los pueblos a atender presencialmente. El cierre de la mayoría de las oficinas bancarias de antaño, –solo los mantiene abiertas Caja Rural–, obliga a desplazamientos a las tres cabeceras de las subcomarcas: Alcañices, Tábara y Carbajales. Un duro revés para las personas de la tercera edad que ya son mayoría.

Noticias relacionadas