ACCIDENTES EN VERANO

Las zambullidas en agua poco profundas y desconocidas, una de las principales causas de lesiones medulares

El año pasado hubo siete ingresos por zambullidas en el Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, todos en varones, con una media de 32 años

Arranca la campaña de prevención de las zambullidas

Hospital Nacional de Parapléjicos

Nieves Salinas

Nieves Salinas

Arranca el verano, abren las piscinas y aumenta la actividad acuática en playas, ríos y pantanos. Como cada año, el Hospital Nacional de Parapléjicos, alerta sobre el riesgo de las zambullidas y las lesiones medulares que puede provocar un mal salto de trágicas consecuencias. Según datos facilitados del último balance de ingresos por la directora médica del hospital, Mónica Alcobendas, el año pasado hubo siete ingresos por zambullidas, todos en varones, con un rango de 15-44 años y una media de 32 años.

"Se trata de lesiones medulares severas con gran repercusión funcional que ocurren en personas jóvenes y que podrían haberse evitado. Por ello es de vital importancia la concienciación siendo básicas las campañas de prevención porque la mejor lesión medular es la que no se produce", explica la doctora Alcobendas.

La prevención

Junto con la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF), la Federación Nacional ASPAYM (Federación de Asociaciones de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos), Cruz Roja y la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, el centro perteneciente al Servicio de Salud de Castilla-La Mancha, lanza una campaña para insistir en el mensaje de prudencia como la medida preventiva más eficaz que evite consecuencias indeseables, como una lesión medular.

Un salto mal calculado puede llevar a un impacto violento de la cabeza contra el fondo, causando fracturas cervicales y daños severos a la médula espinal

Las zambullidas en agua poco profundas o desconocidas son una de las principales causas de lesiones medulares, señalan. Un salto mal calculado puede llevar a un impacto violento de la cabeza contra el fondo, causando fracturas cervicales y daños severos a la médula espinal. Las consecuencias pueden incluir parálisis parcial o total, pérdida de la sensibilidad y control motor, y una necesidad de asistencia de por vida.

Las manos por delante

Desde la Federación Nacional ASPAYM, su presidenta. Mayte Gallego, señala que atendiendo al perfil de las personas accidentadas, es crucial "no excederse en las confianzas a la hora de zambullirse, sobre todo cuando no se conoce el fondo", y ser prudentes "lanzándonos siempre con las manos por delante".

Por su parte, la presidenta de la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF), la doctora Helena Bascuñana, subraya que "las lesiones medulares por zambullida representan una causa significativa de discapacidades permanentes que podrían prevenirse. Ocurren cuando hay un daño en la médula espinal, el cual puede resultar en pérdida de movilidad y función en partes del cuerpo controladas por la médula afectada".

Con cabeza

La campaña de este año, cuyo eslogan es 'Con cabeza sí, de cabeza no', tendrá especial protagonismo en redes sociales con los hashtags #Zambullidas2024, #ConCabezaSí y #DeCabezaNo, y mensajes que recuerden a los bañistas la importancia de la observación y la prudencia para prevenir una lesión medular, explican desde el centro de Toledo.

En la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo, Francisco Cano Noguera, director de Prevención y Seguridad, hace un llamamiento a la prudencia y conciencia de los riesgos, donde "la responsabilidad individual de cada persona desempeña un papel crucial para evitar accidentes", para lo que insiste en consultar al personal de socorrismo y "respetar las normas y señalizaciones en piscinas y playas para evitar accidentes con consecuencias irreversibles" o evitar zambullidas en aguas turbias que puedan ocultar objetos o estructuras subacuáticas peligrosas, así como evitar saltos desde zonas rocosas o acantilados, que además suelen tener la prohibición expresa de estas acciones.

Las pautas

Todos los expertos piden seguir cinco pautas para evitar consecuencias devastadoras: conocer la profundidad del y que sea lo suficientemente profunda para evitar el contacto con el fondo; hacer una entrada cauta, con los pies primero la primera vez para evaluar la profundidad; supervisar a niños y adolescentes; evitar el consumo de alcohol, que reduce la capacidad de juicio y aumenta el riesgo de tomar decisiones peligrosas y asegurarse de que haya señalización clara sobre las áreas seguras para zambullirse y educar a todos los participantes sobre los riesgos.

En caso de una lesión por zambullida, las entidades señalan que es "crucial actuar rápidamente" y no mover al lesionado porque la movilización incorrecta puede agravar la lesión; mantener a la persona quieta y en la posición en que fue encontrada; llamar a los Servicios de Emergencia; mantener la calma se asegure al lesionado hasta que llegue la asistencia profesional.