MEDICAMENTOS

Nace la primera pastilla española con heces para tratar infecciones graves

Está destinada a sustituir los antibióticos que tratan la C.difficile, una bacteria difícil de matar, que afecta a 124.000 personas en Europa cada año 

La bacteria C.difficile afecta a 124.000 personas en Europa cada año

La bacteria C.difficile afecta a 124.000 personas en Europa cada año / AGENCIAS

EPE

A finales del pasado año, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA) aprobó el primer producto derivado de microbiota fecal, para tratar a aquellos pacientes que presentan infección recurrente por la bacteria C.difficile. La infección por esta bacteria es la principal causa de diarrea infecciosa asociada al uso de antibióticos en pacientes hospitalizados en todo el mundo. Ahora, tal y como explica EL PAÍS, una empresa española ha conseguido desarrollar un fármaco propio. 

Se trata de un medicamento desarrollado por una empresa de Derio (Vizcaya) llamada Mikrobiomik. Ya ha superado un ensayo fase 3, el último en humanos antes de la aprobación, con resultados positivos. Es un paso muy importante, ya que a pesar de la efectividad del tratamiento con antibióticos, la alta tasa de recurrencia de infección en pacientes con episodios previos de C. difficile y las complicaciones asociadas a la enfermedad siguen siendo problemáticas. 

Tanto el estadounidense, comercializado con el nombre de Rebyota, como el español, son productos de microbiota fecal obtenidos a partir de donantes calificados; aquellos que pasan el cribado, que consiste en unos cuestionarios, y en una analítica de sangre y heces muy exhaustiva. Emplear un producto de este tipo en pacientes con reinfecciones por C.difficile después de la prescripción de antibiótico abre una nueva vía de tratamiento efectiva para ellos. 

¿Qué es la C.difficile?

Es una bacteria que causa una infección del colon, la parte más larga del intestino grueso. Los síntomas pueden incluir desde diarrea hasta daños en el colon que pueden ser letales. La infección suele aparecer después del uso de antibióticos y afecta sobre todo a personas mayores en hospitales o en centros de cuidado a largo plazo. 

Los síntomas suelen aparecer entre cinco y diez días después de empezar a tomar un antibiótico, pero hay algunos que pueden aparecer desde el primer día o hasta tres meses después. Los principales son diarrea acuosa tres o más veces al día durante más de un día, leves calambres en el vientre y sensibilidad, frecuencia cardíaca acelerada, pérdida de líquidos, fiebre y sangre o pus en las heces.