ATENCIÓN PRIMARIA

Sindicatos y asociaciones cargan contra la idea de Madrid de mantener centros de salud sin médicos

  • Un documento de la Gerencia de Atención Primaria del SERMAS protocoliza cómo actuar en un centro de salud ante la ausencia del facultativo y pone la responsabilidad en manos de las enfermeras.

  • Para AMYTS, el documento que se ha hecho público "es un ataque directo" a la profesión y recuerda que "lleva años pidiendo soluciones" y advirtiendo que el nuevo plan de Atención Primaria de la Comunidad "es insuficiente".

Colas a la entrada de un centro de salud en Madrid en la pandemia.

Colas a la entrada de un centro de salud en Madrid en la pandemia. / David Castro

5
Se lee en minutos

Indignación entre sindicatos y asociaciones tras conocerse que la Comunidad de Madrid ha distribuido este lunes un protocolo de actuación para los centros de salud que, de cara al verano y ante la falta de médicos, establece una reorganización de la atención al paciente. El documento -titulado 'Procedimiento de actuación ante la ausencia de médico de familia en un centro de salud'- contempla que serán las enfermeras de familia quienes decidan a quién se atiende y a quién no o si es necesario derivar al paciente a Urgencias o a un especialista.

En el documento de la Gerencia de Atención Primaria de la Consejería de Sanidad, al que ha tenido acceso este diario, se especifica que este nivel asistencial sufre de un déficit de médicos de familia "que precisa del desarrollo de las posibilidades de atención de otros profesionales, según sus áreas de conocimiento, así como de reorganizar flujos de atención, especialmente de la demanda aguda, para mantener la continuidad de los centros de salud". Como también es conocido, se añade, la garantía de esta continuidad recae en la enfermera de familia "gracias a su desarrollo competencial, académico-profesional, acontecido en los últimos años".

Una enfermera prepara una vacuna contra el covid.

/ EPE

Estas profesionales están capacitadas para el liderazgo clínico-asistencial de los centros de salud, se apunta en el texto desarrollado por la gerencia de Atención Primaria. Sin embargo, "existen competencias exclusivas de otros profesionales y, especialmente, limitaciones legislativas que hacen que se precisen de los diferentes roles de un equipo de salud", se precisa.

"Acabar con la Atención Primaria"

Desde la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), han mostrado este martes "una profunda indignación" ante el documento. "No nos sorprende porque es lo que está persiguiendo la Consejería de Sanidad con el maltrato a médicos, pero la ciudadanía madrileña debe saber que esto supone una piedra más para acabar con la Atención Primaria", indican desde el sindicato médico.

Para AMYTS, el documento que se ha hecho público es un ataque directo a la profesión médica. Su título en sí, indican, es "inaceptable". El sindicato añade que "lleva años pidiendo soluciones" y advirtiendo que el nuevo plan de Atención Primaria de la Comunidad "es insuficiente" lo que estamos viendo es la aniquilación de un nivel asistencial. La gerencia en su protocolo asume la atención sanitaria en un centro sin presencia de personal médico.

Según AMYTS, del texto se desprende que los médicos de familia son prescindibles y que tan sólo un "obstáculo legislativo" hace necesaria su presencia.

Según AMYTS, del texto se desprende que los médicos de familia son prescindibles y que tan sólo un "obstáculo legislativo" hace necesaria su presencia para la atención sanitaria. Para este sindicato, el documento "muestra por escrito el escaso interés y el fracaso que la sanidad madrileña ha tenido en mantener dentro o atraer, desde el sistema de formación o desde otros ámbitos, nuevos médicos de familia. De hecho, lo hemos comprobado hace escasos días con los nuevos médicos de Familia y los nuevos pediatras que han rechazado -igual que promociones anteriores- las plazas que les ofrece la Comunidad de Madrid".

Necesidades asistenciales

En la misma línea, la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, ha asegurado esta mañana, tras conocer el nuevo protocolo, que "un centro de salud que no tiene médico de familia no es un centro de salud, ni responde a las necesidades asistenciales de la Atención Primaria, en todo caso será un centro de atención de enfermería".

La asociación recuerda que, durante la pandemia, la Consejería de Sanidad "decía que estaban abiertos centros de salud con una dotación exclusiva de personal administrativo y/o celadores que solo podían informar a la población de donde estaban los centros más cercanos para poder recibir asistencia y que los Servicios de Urgencia de Atención Primaria (SUAP) llevan cerrados a la asistencia sanitaria desde marzo de 2020.

Por su parte, CCOO Sanidad Madrid considera que la redacción del citado protocolo es "una ofensa a profesionales y a la ciudadanía, además de los posibles riesgos para los pacientes que ello supone. Este mismo martes, el sindicato ha dado a conocer que ha votado en contra de las cuentas anuales del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), correspondientes al año 2021, "entendiendo que el Gobierno regional del PP "ha hecho 'caja' porque ha dejado de gastar más de 400 millones de euros que tenía disponibles para garantizar, en sus presupuestos, la asistencia sanitaria a la ciudadanía madrileña".

Más de 835.000 pacientes aguardan una operación, una consulta o una prueba diagnóstica en Madrid, con datos de CCOO.

Sin embargo, critican, durante 2021, el SERMAS pagó 1.236 millones de euros a la sanidad privada, un 31% más que en 2020. El sindicato considera "indefendibles" estos resultados, teniendo en cuenta "la situación extrema de pandemia, las cifras históricas que alcanzaron, el pasado año, las listas de espera en la Comunidad de Madrid -más de 835.000 pacientes que aguardan una operación, una consulta o una prueba diagnóstica, precisan-, el cierre durante todo el año de los SUAP, las plantillas bajo mínimos y la falta de inversión en Atención Primaria".

Menos inversión en Primaria

Noticias relacionadas

Asimismo, según se desprende del balance presentado en el Consejo de Administración del SERMAS, existe una reducción de las inversiones reales: 154 millones de euros menos, o lo que es lo mismo un 45,2% menos, apunta el sindicado. "Lo que refleja un nuevo incumplimiento de los compromisos adquiridos por el Gobierno de la Comunidad de Madrid, que garantizó la construcción de varios centros de salud, prometidos desde hace años, así como obras de acondicionamiento de otros tantos". El año pasado en material sanitario y productos farmacéuticos para Atención Primaria se presupuestaron casi 55 millones de euros, pero únicamente se ejecutaron 39 millones, afirman.

En lo que respecta a la plantilla, publicada en el portal estadístico del propio SERMAS, de abril de 2022, es de 76.814 efectivos, sustancialmente inferior a la de marzo de 2022 que es de 82.445 profesionales, como consecuencia del despido de casi 6.000 personas contratadas como refuerzo durante la pandemia, pero que constituyen una necesidad estructural en la sanidad Pública madrileña, concluyen.