SANIDAD MILITAR

CCOO exige a la ministra de Defensa una investigación en el Hospital Militar Gómez Ulla

  • Tras la información desvelada por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA de la custodia de los exámenes de la oposición en la que dos hijos del teniente responsable de Seguridad del centro, Antonio Jesús García Sillero, quedaron primero y segundo en sus procesos

  • El sindicato reclama "que se abra, de inmediato, un expediente informativo antes de que se resuelva el listado definitivo de los aspirantes a los plazas convocadas".

Hospital General de Defensa Gómez Ulla.

Hospital General de Defensa Gómez Ulla. / José Luis Roca

5
Se lee en minutos

El sindicato CCOO ha exigido hoy al Ministerio de Defensa que abra una investigación ante las "supuestas irregularidades" y "dudas en la cadena de custodia de los exámenes en las que han sido directamente beneficiados con una plaza fija dos hijos y el yerno del teniente y jefe de Seguridad y Destacamento del Hospital de la Defensa Gómez Ulla, Antonio Jesús García Sillero, en las pasadas oposiciones (Oferta Pública de Empleo OPE) de los años 2017, 2018, 2019 y 2020". Una petición que llega tras la información desvelada por EL PERIÓDICO DE ESPAÑA este jueves sobre las citadas oposiciones y la cadena de custodia de los exámenes. El sindicato reclama "que se abra, de inmediato, un expediente informativo antes de que se resuelva el listado definitivo de los aspirantes a los plazas convocadas".

Este diario relataba ayer jueves la polémica que se ha desatado en el Hospital Gómez Ulla de Madrid por las últimas OPE (oferta pública de empleo) del personal civil después de que dos hijos del teniente Antonio Jesús García Sillero -jefe de Seguridad en el centro- hayan consolidado su plaza. Ambos familiares eran eventuales en las categorías de fisioterapeuta y celadores, y quedaron en primera y segunda posición en la oposición del hospital, uno de los grandes centros sanitarios de la red pública madrileña que depende del Ministerio de Defensa

Izquierda Unida ha preguntado si se respetó la cadena de custodia de los exámenes y el asunto también ha provocado preocupación en los sindicatos. Mientras, desde Defensa, se defiende que la "oposición ha sido completamente estanca, segura y limpia" y, desde la Inspección General de Sanidad (Igesan), a través del general de brigada farmacéutico Juan José Sánchez Ramos subraya: "No se puede poner en duda su mérito y capacidad por intenciones maliciosas. No se puede cuestionar la honradez de los tribunales, del personal de seguridad y custodia y, en definitiva, de la Sanidad Militar, lo que es absolutamente inadmisible".

Dos hijos y el yerno

En la cúpula militar del hospital madrileño figura el teniente Antonio García Sillero, jefe de Seguridad. Además, en el mismo centro trabajan su mujer, sus hijos y su yerno. La primera, que responde a las iniciales I.S.N. y es funcionaria, como técnica. Sus hijos -A.G.S. e I.G.S.-, hasta ahora tenían contratos eventuales de fisioterapeuta y celadores, respectivamente, al igual que su yerno, D. C. S.. Una temporalidad que ahora toca a su fin.

Según ha podido saber este medio, A. e I.G.S., hijos del teniente García Sillero -que como se ha dicho ya trabajaban en el hospital con contratos eventuales- han pasado a la fase de concurso en un listado provisional -que en unas semanas será definitivo- de la convocatoria de estabilización de empleo 2017 y 2018, para personal estatutario civil, en diversas categorías relacionadas con la sanidad militar y que atañe a los dos hospitales que Defensa tiene en España, en Madrid y en Zaragoza. Los exámenes, en el caso de los fisioterapeutas, se realizaron el pasado 11 de febrero. En el de los celadores, el 26 de ese mismo mes. Las pruebas tuvieron lugar en la Universidad de Alcalá de Henares.

En la categoría de 'Fisioterapeuta en la Red Hospitalaria de la Defensa' aparece, en la primera posición, A.G.S.. En los mismos listados, en la categoría de 'Celador/a en la Red Hospitalaria de la Defensa' figura, con el número 2, su hermana que, con la información que maneja este periódico, también, desde hace tiempo, ocupaba un puesto con un contrato de celadora haciendo labores de auxiliar administrativo. En la misma categoría, en el puesto número 7, figura D.C.S., yerno del teniente Sillero.

Custodia de exámenes

Asimismo, la custodia de los exámenes fue objeto de una pregunta parlamentaria, registrada formalmente el 3 de marzo, cuya autora es Roser Maestro, diputada de IU en el grupo de Unidas Podemos. Versaba sobre la cadena de custodia de exámenes del personal civil del Hospital Gómez Ulla. Maestro pedía, además, datos sobre el número de personal civil temporal desglosado por categoría, tipo de contrato y antigüedad. Según fuentes de esta formación política, Defensa no ha respondido todavía a las cuestiones planteadas por la diputada.

Este viernes, CCOO hace alusión a la información que publica EL PERIÓDICO DE ESPAÑA que relata la polémica que en el seno del hospital han levantado estas "presuntas irregularidades", después de que "dos hijos de este militar -jefe de Seguridad en el centro- hayan consolidado su plaza". El sindicato indica que "curiosamente, obtuvieron las mejores calificaciones" y abunda en que aparecían en el primer y segundo puesto, dentro de la relación de calificaciones de aspirantes, publicada en el Portal de Servicios del Ministerio de Defensa.

El pasado 26 de mayo, CCOO "ante los indicios de dichas irregularidades y la no inhibición en el proceso, del citado militar, solicitó información en el órgano de control correspondiente".

El pasado 26 de mayo, el sindicato, ante "los indicios de dichas irregularidades y la no inhibición en el proceso del citado militar", solicitó información en el órgano de control correspondiente, información que no ha sido aportada aún, precisan. El Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla tiene una plantilla que supera los 2.000 profesionales, en un 90% civiles, aunque los mandos son militares, señala el sindicato. La temporalidad laboral del personal civil, en este hospital, ronda el 40%. La que marca la ley para las Administraciones públicas es del 8%, añaden.

Expediente informativo

Este centro, dependiente del Gobierno central, tiene asignada una población civil de más de 100.000 madrileños y madrileñas -residentes en los barrios de Carabanchel y Latina- en virtud de un acuerdo entre el Servicio Madrileño de Salud (SERMAS) y el Ministerio de Defensa. Además, es hospital de referencia de toda España para la atención del personal militar y sus familiares, recuerda el sindicato.

CCOO, a través de un escrito a Defensa y a la dirección del hospital, considera "que las supuestas irregularidades, de las que ya había pedido explicaciones, deben de ser investigadas. Y reclama que se abra, de inmediato, un expediente informativo antes de que se resuelva el listado definitivo de los aspirantes a los plazas convocadas".

Noticias relacionadas